domingo 02 de febrero de 2020 - 12:00 AM

Contratistas del estadio La Flora, enfrentados en ‘batalla legal’

Los integrantes de la unión temporal que está remodelando el estadio de atletismo Luis Enrique Figueroa están metidos en una ‘batalla legal’ que, si bien por ahora no amenaza la culminación del proyecto, sí tiene contra las cuerdas a una reconocida empresa contratista de la región.
Escuchar este artículo

Retrasos en la entrega de materiales, adiciones en el presupuesto y un conflicto jurídico entre los contratistas son algunos de los hechos que han venido empantanando la remodelación del estadio de atletismo Luis Enrique Figueroa.

La iniciativa busca dejarle a la ciudad un estadio prácticamente nuevo, con las especificaciones técnicas para realizar eventos de talla nacional, y recuperar un escenario deportivo que estaba en muy malas condiciones.

No obstante, el proyecto, que debió entregarse el 22 de diciembre de 2019, apenas tiene un avance del 37% y ahora la fecha estimada de entrega es el mes de junio.

Además, diferentes imprevistos llevaron a que la obra costara $2.700 millones más que el valor inicial pactado: $7.406 millones.

Sin embargo, más allá de estos inconvenientes, hay un tema prácticamente desconocido para la ciudad y es la ‘batalla legal’ en la que están los socios de la Unión Temporal Bucaramanga Atlética, la firma que ganó la licitación.

Esta la conforman Titan Ingeniería (45%), Civideportes (empresa de Cundinamarca, 30%) y John Fernando Quintero Roa (25%).

Este último es el esposo de Claudia Lucena Lizarazo, representante legal de la unión temporal y de Titan. Esta pareja fue la que le compró la empresa Probraco a la familia del exalcalde de Bucaramanga, Luis Francisco Bohórquez, en el marco del caso Manantial de Amor.

El 11 de diciembre de 2019, seis meses después de firmado el contrato, los representantes de Civideportes instauraron una denuncia penal en contra de Claudia Lucena y John Fernando Quintero.

Según ellos, Civideportes fue relevada (excluida) de la ejecución del proyecto de forma arbitraria y “sin explicación lógica”, cuando ellos fueron los que pusieron la experiencia en pistas atléticas que exigía la licitación.

Observaciones a pliegos

La Alcaldía de Bucaramanga abrió la licitación en marzo de 2019. En un comienzo se estableció que el material solicitado para el tapizado de la pista atlética debía ser Sportflex Super x 720, fabricado y distribuido por la marca italiana Mondo.

Durante la fase de observaciones al prepliego de condiciones, la empresa Civicon manifestó que se estaba vulnerando el principio de transparencia, pues se exigía una marca específica y con esto se limitaba la participación de oferentes.

En Colombia, cabe destacar, se venden al menos tres marcas avaladas por la International Association of Athletics Federations (IAAF), con las cuales se podía cumplir el objetivo del contrato.

Además, se sugirió la construcción ‘in situ’ (fundida en el lugar de la obra y más económica), mientras que la Alcaldía establecía que la adecuación de la pista debía ser con material prefabricado (construido por el proveedor en fábrica).

Tras esta observación, el municipio atendió parcialmente la observación y estableció como requisito para el pavimento sintético que debía estar avalado por la IAAF, dejando a elección del contratista la marca del material.

Sobre la instalación de la pista en sitio respondió: “En la etapa de consultoría se nos brindó acompañamiento con la Federación Colombiana de Atletismo, donde se concertó y se dejó constancia que ellos no recomiendan instalar pistas fundidas ‘in situ’, porque han tenido experiencias negativas en Colombia”.

Según Civideportes, al ser proveedores de la marca alemana Porplastic (avalada por la IAAF), vieron con buenos ojos participar en la licitación cuando Titan los contactó días antes del cierre.

$!Contratistas del estadio La Flora, enfrentados en ‘batalla legal’

Ganaron la licitación

Al no tener Titan y Jhon Quintero experiencia en pistas atléticas, la participación de Civideportes en la unión temporal fue clave para cumplir uno de los requisitos habilitantes de la licitación. Para ello se certificó un contrato de esta empresa con la Universidad del Bosque.

Una vez les adjudicaron el contrato, Wilson Pérez Velásquez, representante de Civideportes, fue el encargado de las cotizaciones del material para la pista atlética.

Estas variaron entre prefabricado e ‘in situ’ de marcas como Porplastic, Flyon Sport y King Arthur, cuyos costos estaban entre $1.700 millones y $1.200 millones.

No obstante, a los pocos días surgieron los primeros problemas. Según los denunciantes, si bien el contrato no especificaba la marca del material, los esposos Claudia Lucena y Jhon Quintero tomaron la decisión de implementar el material sin tener en cuenta las cotizaciones realizadas por Civideportes.

La razón que les dieron: “Los supervisores y/o interventores encargados por el municipio de Bucaramanga dieron la orden de instalar el producto que comercializa el grupo Mondo”.

Al ser consultada sobre este tema, la secretaria de Infraestructura de Bucaramanga, Fany Arias, aclaró que si bien en los pliegos se dio la libertad de escoger cualquier marca avalada por la IAAF, en el momento de la firma del contrato estaba claro que se debía cumplir la recomendación de la Federación de Atletismo: “En el proceso precontractual ellos querían ‘in situ’, se les dijo que no y en el proceso licitatorio quedó con la especificación técnica de ser prefabricado. Se firmó el contrato con el tema claro que es prefabricado”.

Revisando el Secop (Portal Único de Contratación), Vanguardia encontró que tanto en el contrato legal celebrado el 11 de junio de 2019 como en las actas parciales (incluyendo una del 20 de diciembre) se evidencia en el ítem 6.3 del presupuesto que no hay marca específica para la pista atlética. Solo se indica: “Suministro de instalación de pavimento sintético para pista de atletismo de 13,5 mm de espesor que cumpla con la norma IAAF, por un costo de $2.834.989.892”.

$!Cinco oferentes participaron en la licitación. De estos, dos quedaron inhabilitados en la evaluación jurídica.
Cinco oferentes participaron en la licitación. De estos, dos quedaron inhabilitados en la evaluación jurídica.

Para finales de 2019, la pelea entre Civideportes y Titan ya estaba casada. Este último optó por comprar el material Sportflex de Mondo sugerido por la consultoría y la Federación Colombiana de Atletismo, decisión que no compartió Civideportes.

Por ello, el 11 de diciembre de 2019 se instauró una denuncia penal contra Titan y Jhon Quintero por administración desleal y estafa.

Al ser consultada sobre el tema, Fany Arias reiteró que el Municipio no tiene ninguna responsabilidad: “Respecto a la denuncia instaurada por Civideportes, es un tema privado entre consorciados. Esto no afecta al municipio ni mucho menos a la obra”.

La Unidad Investigativa intentó comunicarse reiteradamente con Claudia Lucena y John Quintero para conocer su posición frente a la denuncia. La única que contestó fue la representante legal de Titan, que tras conocer el tema de la entrevista aseguró que estaba ocupada. Luego no volvió a contestar las llamadas de Vanguardia.

Adiciones al presupuesto de $2.700 millones

Por otro lado, la secretaria de Infraestructura de Bucaramanga, Fany Arias, reconoció que el 15 de noviembre de 2019 fue necesario aprobar una adición presupuestal de $2.700’000.000 por distintos imprevistos que fueron surgiendo, por lo que la obra terminará costando $10.106’968.741.

Este dinero adicionado ya se legalizó y se adherirá al presupuesto general en los próximos meses.

Las luminarias, sus estructuras y el sistema de drenaje son el principal destino de esta suma.

“Se encontraron algunas fallas en el alcantarillado pluvial. En el momento que se hicieron las excavaciones, se hallaron pozos en mampostería obsoletos que debemos cambiar para así terminar la obra”, explicó Fany Arias.

La funcionaria también hizo énfasis en que: “El material de relleno no era competente, se debió pactar un precio de un material que sustituye este. Por otra parte, incluimos la iluminación porque es un sistema de hace más de 23 años, necesitamos uno que cumpla con las normas, porque la idea es hacer eventos nocturnos”.

La funcionaria espera que el contratista cumpla el plazo agregado, para que así la obra pueda ser entregada en junio de 2020. Cabe aclarar que actualmente Bucaramanga no cuenta con un escenario de este tipo, que pueda suplir la ausencia del espacio deportivo.

$!La representante de Titan dijo inicialmente que estaba ocupada y luego no volvió a contestar las llamadas.
La representante de Titan dijo inicialmente que estaba ocupada y luego no volvió a contestar las llamadas.

Los retrasos en la obra

Si bien se estima que el pleito jurídico no tendrá efectos en la ejecución de la obra, lo cierto es que el proyecto no ha estado exento de dificultades.

El cambio de la pista atlética ha sido uno de los tantos causales por los que la obra está paralizada desde hace casi dos meses.

El material utilizado por la Unión Temporal Bucaramanga Atlética ha tenido retrasos en cuanto a su importación, pues proviene de Italia (al fin se usó la marca Mondo). Al ser prefabricado (en vez de instalarse ‘in situ’), viene en rollos que suman un área de 7.800 m², por lo que debió trasladarse desde Cartagena (donde se hizo la nacionalización) a Bucaramanga en 12 tractomulas.

Al cierre de esta edición se tenía previsto el reinio de las obras en el estadio de atletismo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad