Publicidad

Política
Sábado 06 de enero de 2024 - 12:00 PM

Costo de Ptar para Bucaramanga se duplica quién financiará la obra

Los estudios contratados para la construcción de la obra de saneamiento básico más urgente de Bucaramanga plantearon una nueva realidad financiera costaría el doble de lo pensado Carrera contra el tiempo y jugadas políticas para lograr apoyo del gobierno Petro al proyecto

Compartir
Imprimir
Comentarios

Compartir

Diego Calderón / VANGUARDIA
Diego Calderón / VANGUARDIA

Diego Calderón / VANGUARDIA

Las cuentas para la construcción de la planta de tratamiento de aguas residuales, Ptar, que desde hace décadas necesita con urgencia Bucaramanga, se crecieron. Esta es una de las principales conclusiones de los más recientes estudios y diseños realizados para la construcción de la obra de saneamiento básico e infraestructura ambiental más importante que tiene hoy la capital de Santander y que plantea un gran reto financiero para los nuevos gobiernos locales y las entidades involucradas en este megaproyecto.

La Unidad Investigativa de Vanguardia conoció detalles de los resultados de la consultoría contratada para diseñar, proyectar y plantear la financiación de la Ptar del río de Oro, que sería la solución a la disposición de las aguas residuales de la ciudad y para mitigar el desastre ambiental que se presenta hoy en el afluente que lleva el mismo nombre, considerado uno de los más contaminados de Colombia por recibir sin tratamiento las aguas negras del área metropolitana de Bucaramanga y otros municipios.

Al menos 1 billón de pesos costaría la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales, Ptar del Río de Oro, que beneficiaría a Bucaramanga y Girón.

Así lo revela el informe definitivo de los estudios y diseños contratados por la Empresa Pública de Alcantarillado de Santander, Empas, para proyectar la construcción de la planta, que tendría dos fases: construcción y operación. Para hacerse una idea del valor de la megaobra, el presupuesto del municipio de Bucaramanga en el 2023 fue de $1,3 billones, tan solo $300 mil millones menos que el costo inicial que tendría la Ptar.

Debido esta nueva realidad financiera, que superó ampliamente lo previsto por las entidades involucradas en el proyecto, que pronosticaban un costo cercano a los $500 mil millones, la Empas decidió mantener bajo reserva los detalles del estudio hasta que se tenga certeza de un elemento clave, la participación del Gobierno Nacional en su financiación.

Varias fuentes de las dos autoridades ambientales que encabezan el proyecto de la Ptar, la Corporación para la Defensa de la Meseta de Bucaramanga, Cdmb, y la empresa de alcantarillado Empas, mostraron su preocupación por los resultados de los estudios y diseños, en el componente financiero, por lo que concluyen que es imprescindible el apoyo de la Nación.

Por tal motivo, a pesar de que el contrato de consultoría para las obras de la Ptar terminó en octubre del 2023, luego de dos años de ejecución, con varios meses de retraso, los detalles sobre el informe final continúan en total hermetismo, pues en la Empas los documentos se mantienen bajo “reserva” hasta tanto el gobierno del presidente Gustavo Petro viabilice el proyecto y se comprometa con los recursos necesarios para la ejecución de la trascendental obra.

El proyecto de la Ptar del río de Oro es un tema de interés regional presente desde hace años en planes de gobierno y campañas políticas, por supuesto, nadie desconoce la necesidad y la urgencia de la obra, pero su magnitud y presupuesto siempre han estado en medio de controversias, sobre todo por su contratación.

Una de las voces críticas al actual proceso es la del representante a la Cámara por Santander Cristian Avendaño, quien ha hecho veeduría al contrato de los estudios y diseños.

“La Empas lo único que nos contestó fue que los estudios están listos desde el pasado mes de octubre, sin embargo no ha querido entregar los detalles respondiendo que están bajo reserva. Estamos intentando aprobar una mesa técnica para hacer seguimiento a la etapa de planeación pero no ha sido posible”, reclama el congresista.

Aunque el proyecto para la construcción de la Ptar del río de Oro quedó incluido en el Plan Nacional de Desarrollo del gobierno Petro, garantizando que pueda ser financiada con recursos de la Nación, los problemas en la gestión de los estudios y diseños habían puesto en riesgo dicho financiamiento.

Los diseños definitivos de la planta debían estar radicados a más tardar el pasado mes de noviembre, para que alcanzara a ser integrado al Plan Plurianual de Inversiones, a través del cual se definen las fuentes de financiación y las estimaciones de los recursos para cada cuatrienio, partidas presupuestales que son aprobadas y apropiadas todos los años en el Congreso de la República con el Presupuesto General de la Nación.

“Se debía tener listos hace tres meses los estudios de diseño y preinversión de la Ptar para poder hacer una trazabilidad con el Ministerio de Vivienda, pero como los diseños no estuvieron listos en la fecha acordada no pudimos avanzar en el debate de noviembre sobre los recursos que están en el Plan Plurianual de Inversiones”, explicó el representante Avendaño.

Ante este panorama, la Empas comenzó una carrera contrarreloj para buscar por su propia cuenta el financiamiento necesario para la Ptar.

El primer paso, fue radicar el proyecto ante el Ministerio de Ambiente, específicamente en la Agencia Nacional de Licencias Ambientales, Anla, para los estudios de impacto ambiental de la obra, la cual se proyecta esté ubicada en límites entre los municipios de Bucaramanga y Girón.

Sin embargo, debido a fallas en el cargue de la información ante la Anla, el contrato de consultoría 4135 de 2021 tuvo que ser nuevamente suspendido.

Vanguardia consultó con la Empas lo sucedido con el trámite y estado de toda la gestión ante al gobierno nacional.

“El 13 de octubre de 2023, se hizo el trámite con la persona encargada de la Ventanilla Integral de Trámites Ambientales, Vital, del Ministerio de Ambiente, con el Estudio de impacto Ambiental para el proyecto Construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales Ptar río de Oro. Una vez se generó el cargue de la información en la página, esta arrojó como resultado el número Vital 0200090011593123001, direccionando el trámite al Área Metropolitana de Bucaramanga y no al Anla”, explicó la entidad en respuesta a un derecho de petición.

Por lo anterior, la Anla le solicitó a la Empas volver a realizar de nuevo el trámite de inscripción del proyecto.

“Se solicitó a la Ventanilla Integral de Trámites ambientales Vital, el redireccionamiento de la solicitud a la autoridad ambiental Anla, teniendo en cuenta que acorde la resolución 0661 del año 2019, numeral 2.6 Requisitos ambientales, se establecen los trámites de licenciamiento ambiental por parte del Anla, en la evaluación y resolución de licenciamiento del Estudio de Impacto Ambiental de la Ptar, como parte de la información a adjuntar en la radicación del proyecto, para lo cual, el mal direccionamiento al Área Metropolitana de Bucaramanga impide obtener la certificación de inicio de evaluación por parte del Anla”, agrega la Empas en su respuesta.

Sin la licencia ambiental la empresa de alcantarillado Empas no podría radicar el proyecto de la Ptar del río de Oro ante el Ministerio de Vivienda, cartera desde la cual se apropiarían los recursos para apalancar la megaobra

“Los diseños ya están listos desde finales de octubre pero la Empas no ha querido hacerlos públicos hasta tanto no logre gestionar los recursos ante el Gobierno Nacional. Allá hay un Conpes aprobado desde el 2010 por $700 mil millones hasta el 2037, para gestionar la Ptar para Bucaramanga. Sin embargo, están esperando la licencia ambiental de la Anla para ahí sí poder radicar el proyecto en el Ministerio de Vivienda para que se puedan apropiar esos recursos”, explicó a Vanguardia una fuente de la empresa de alcantarillado.

Esa misma versión fue confirmada por otras seis personas consultadas, entre miembros de sindicatos, funcionarios y contratistas de la Empas y la Cdmb, a quienes la exgerente Luz Elena Aleman hace algunas semanas les socializó en privado el diseño de la Ptar.

“Es un megaproyecto que será construido en inmediaciones del río de Oro, entre Girón y Bucaramanga. La planta procesaría el 85 % de las aguas residuales de Bucaramanga y el 100 % de las de Girón, que actualmente se disponen sin ningún tipo de tratamiento en ese río”, explicó una de las fuentes.

Cabe recordar que en 2021, precisamente fue el Ministerio de Vivienda (cartera ante la que ahora se busca gestionar los recursos), la que se retiró de un acuerdo de voluntades que había entre varias entidades para construir la Ptar de Río de Oro, debido a la intransigencia de las directivas de la Empas para acatar las recomendaciones elevadas por los demás socios, sobre la convocatoria para los estudios y diseños.

“El Ministerio fue contundente en manifestar que si ellos no estaban posteriormente no iban a avalar esos estudios y desde luego tampoco iban a gestionar recursos del nivel nacional. Este es un proyecto que tiene cuatro componentes: la planta, los colectores, la protección de esos colectores y las obras complementarias de estabilización de los lotes donde se construirá la Ptar”, detalló en su momento el prestigioso ingeniero Félix Jaimes Lasprilla, reconocido consultor en infraestructura.

Con la salida del Gobierno Nacional, la Alcaldía de Bucaramanga y la Gobernación de Santander, también se apartaron de cualquier intención de financiar el proyecto de la Ptar.

Al día siguiente de la tensa reunión en la que las entidades se salieron del acuerdo, la Empas y la Cdmb iniciaron un nuevo proceso solas, firmando un acuerdo privado para construir la planta, comenzando por los estudios, los cuales calcularon en $11 mil millones, para los cuales la Empas aportaba $7.574 millones y la Cdmb, $4 mil millones.

Ante este panorama, las directivas de la Cdmb, entidad que controla más de 95 % de las acciones de la Empas, emprendieron a mediados del año pasado una estrategia política para poder revertir la situación y gestionar los recursos necesarios del presupuesto nacional.

Las movidas comenzaron con la elección del director de la Cdmb para el periodo 2024 - 2027, para lo cual los candidatos debían obtener el voto de siete de los doce miembros del Consejo Directivo. Para tal fin, Juan Carlos Reyes, en ese momento director de la entidad, aseguró su reelección con una votación unánime de los consejeros habilitados (solo siete por líos de recusaciones), incluyendo a los delegados del Ministerio de Ambiente y de la Presidencia de la República.

Pero la estrategia no solo se limitó a la reelección de Reyes en la Cdmb. Con Petro como presidente, hay una nueva protagonista en el manejo de las entidades ambientales en Santander, la senadora del Pacto Histórico, Gloria Flórez, quien ahora no solo tiene influencia en la Cdmb y la Empas, sino que entró a reforzar las gestiones ante el Gobierno Nacional para el proyecto de la Ptar.

Una vez cumplido el objetivo de apoyar la reelección de Reyes y comprometerse de ‘empujar’ en Bogotá el proyecto de la Ptar de río de Oro, la senadora Flórez entró en la puja por la elección del nuevo gerente de la Empas, dando el guiño al exdirector del Área Metropolitana de Bucaramanga, AMB, César Camilo Hernández.

“Ella es la senadora santandereana más cercana a Petro, y quién mejor que ella para que ayude a gestionar lo que falta para la Ptar en Bogotá, por eso se dio esa alianza. Así la Empas consigue la financiación y ella tendrá a César Camilo como gerente para la gestión de esos recursos. Un gana - gana”, contó una alta fuente en la Empas.

Lo anterior habría motivado que en septiembre pasado, de manera sorpresiva, el AMB hubiera aprobado el desistimiento del proceso jurídico por el manejo de millonarios recursos de la sobretasa ambiental, recaudados durante los años 2017, 2018 y 2019 (según el AMB cerca de $12 mil millones), e iniciara el proceso de traslado a las arcas de la Cdmb.

Con todos los acuerdos surtidos estaba previsto que el pasado 28 de diciembre se diera la elección y nombramiento de César Hernández (también cercano al exalcalde de Bucaramanga, Juan Carlos Cárdenas), como nuevo director de la Empas, pero finalmente se aplazó. Sin embargo, llegada de Hernández a la Empas parece ser un hecho.

Consultada por Vanguardia, la senadora Gloria Flórez reconoció tener una muy buena relación con el exdirector del AMB pero negó haber influido o participado en acuerdo político alguno para la elección de los directores de la Cdmb y la Empas.

“No doy avales y no tengo injerencia en esas cosas. Conozco hace años al padre de César y a él, a quien respeto por su trabajo”, respondió la congresista del Pacto Histórico.

El ingeniero Rodrigo Fernández, miembro de la Sociedad Santandereana de Ingenieros y consultor en contratación pública, asegura que debido a la complejidad de la obra de la Ptar del río de Oro, fue un error haber contratado los estudios y diseños del proyecto y realizar aparte la licitación para su construcción.

“Este proyecto tiene cuatro componentes: la planta, los colectores, la protección de esos colectores y las obras complementarias de estabilización de los lotes donde se construirá la planta. Es supremamente complejo y muy costoso. Jamás vamos a tener el billón de pesos para la Ptar. Lo que se tenía que hacer era convocar una APP en la que fuera el propio contratista el que realizara los estudios y diseños, ejecutara el contrato y se le pagara según la calidad del agua. Hacer unos estudios antes es un error porque lo más seguro es que el contratista que llegue después tenga que hacer unos nuevos diseños y se van a perder esos dineros”, advierte el experto.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.

Publicado por Unidad Investigativa

Publicidad

Publicidad

Tendencias

Publicidad

Publicidad

Noticias del día

Publicidad