domingo 29 de abril de 2018 - 12:01 AM

Colombia.

División interna, la nueva crisis política de la Farc

A menos de tres meses de que los 10 integrantes de las Farc tomen posesión en el Congreso, la división interna dentro del nuevo partido político se acrecienta.
Compartir

La transición de las Farc a partido político no ha sido fácil. Así se ha quedado en evidencia en los últimos días, en especial luego del anuncio de ‘Iván Márquez’, de no aceptar la curul que le corresponde en el Senado de la República como parte del acuerdo de paz de La Habana, si no se resuelve la situación jurídica de Zeuxis Hernández Solarte, alias ‘Jesús Santrich’, quien es acusado de cometer delitos de narcotráfico.

Esa incertidumbre de lo que pueda ocurrir con el electo representante a la Cámara ‘Jesús Sántrich’ y ahora pedido en extradición por Estados Unidos, es lo que destapó la fractura interna por la que atraviesa el hoy partido político de la Farc, situación que era evidente desde hace más de un año.

Lea también: Según Wall Street Journal, Iván Márquez también es investigado por narcotráfico

Por un lado, Rodrigo Londoño, ‘Timochenko’, el frustrado candidato presidencial de la Farc, hizo un llamado a los excombatientes para que mantuvieran la calma y ratificó su confianza en lo acordado con el Gobierno, pero por otro, ‘Iván Márquez, se trasladó a la zona de reincorporación de Miravalle (Caquetá), mientras que Hernán Darío Velásquez, conocido como ‘El Paisa’, salió de ella.

Dichas actitudes han generado todo tipo de reacciones, inclinada unas hacia la teoría de que todo lo que está ocurriendo pone de manifiesto el “fracaso” del proceso de paz y otras hacia precisamente lo contrario, que el acuerdo ha sido exitoso y se demuestra con la detención de Santrich y con la libertad que tiene los excombatientes de tomar decisiones individuales, como la de Márquez de no aceptar su curul en el Congreso.

Las voces de los expertos

Para el experto en política, Víctor de Currea, lo que está ocurriendo al interior de las Farc es entendible en una dinámica política. “Todo partido político tiene tendencias. No hay que escandalizarse porque el partido Farc tenga tendencias. Las hay en el Partido Conservador, las hay en el Polo, en el Partido Liberal. El único partido que no tiene división es el del uribismo y aún así Francisco ‘Pacho’ Santos no está de acuerdo con Uribe en muchas cosas, como el matrimonio homosexual”.

Según Currea el origen de la división interna de las Farc tiene raíces en factores externos derivados de la falta de implementación de los acuerdos de paz con el Gobierno, como por ejemplo el asesinato de los excombatientes y de sus familiares; las pocas garantías jurídicas que tienen, entre otras.

Vea además: Sin Márquez y Santrich, la Farc en lío jurídico y político

Por su parte, Ariel Ávila, subdirector de la Fundación Paz y Reconciliación, ratifica que la entrada de las Farc en política ha sido complicada por razones como la distancia en la dejación de armas y la incursión en política. “La estrategia política de ellos falló. Se vinieron a las ciudades y abandonaron sus zonas y cuando se devolvieron, estas ya habían sido captadas por los políticos tradicionales, ahora el tema Santrich”.

Para Ávila, esas diferencias son parte de la democracia y no es extraña en los partidos políticos, pero que para ellos es más traumático debido a que no están acostumbrados a ese tipo de situaciones. “Eran un ejército donde ellos tomaban decisiones y pues ahora son un partido político, lo grave es que esta división se dé en la implementación del acuerdo de paz. Es grave porque en este caso no se divide lo político de la reincorporación”, añade.

Unidad de las farc

Por su parte, el experto en paz, Vicente Torrijos, señala que esta situación por la que está atravesando las Farc demuestra todo lo contrario a lo que la gente piensa, que jamás han estado desunidas.

Le puede interesar: Foto de abrazo entre ex líderes de las Farc y las Auc se vuelve viral

“No hubieran firmado los acuerdos de La Habana si el grupo hubiera estado fraccionado y esa idea de las disidencias es por ende una idea falsa. En realidad lo que el caso Sántrich demuestra es que hay una unidad orgánica en el que las disidencias, vienen a ser el brazo armado de ese partido político”, señala Torrijos.

Agrega el experto que la actitud de ‘Iván Márquez’ de trasladarse al Caquetá de manera “desafiante” evidencia que ya está a las puertas de abandonar el proceso político para “entrar a su nicho natural donde están las disidencias y de las que nunca se ha separado”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad