viernes 23 de octubre de 2015 - 9:20 PM

Los Alvernia, una familia con candidato y tentáculos de poder

En estas elecciones un poder que no es nuevo en el departamento pero que pasaba por debajo del radar en Santander, salió a la luz pública: el de los hermanos Alvernia.
Escuchar este artículo

Fuera de la millonaria campaña del exconcejal Jhan Carlos Alvernia a la Alcaldía de Bucaramanga que avasalla a la ciudad, los tentáculos de poder de la familia abarcan su participación en una abultada contratación de sindicatos ‘de papel’ con el Estado, una fundación todera, el matadero de Barrancabermeja y sus relaciones con parte de la clase política más poderosa que ha mandado en la región.

Solo en los últimos tres años esos sindicatos han contratado cerca de $100 mil millones en la red hospitalaria del departamento y en el Instituto Universitario de la paz, Unipaz, con un modelo cuestionado por expertos en derecho laboral.

Así, Jhan Carlos Alvernia pasó de ser un concejal de poco más de tres mil votos en Bucaramanga con una gestión poco visible  y controvertida en su curul, a ser la cabeza de una de las de campañas políticas más ostentosas de la capital.

A la visible inversión en propaganda que se evidencia en vallas, afiches, carros empapelados y numerosas avanzadas, se suma la capacidad que ha tenido de convocar no sólo a su partido en pleno, sino a la dirigencia del viejo PIN (de Luis Alberto Gil y del clan Aguilar) que en otros frentes está dividida.

La Silla Vacía  y la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal rastrearon qué es lo que hay detrás del candidato y sus hermanos – Jhonny y Aldemar -, quienes además de ser los principales promotores y financistas de la campaña, tienen marcados intereses en la contratación estatal de Santander. 

Estos son sus tentáculos de poder.

 Los “sindicatos”

La Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal contó hace casi tres años cómo un sindicato de papel, DarSalud AT, se hizo a un contrato por $4.229 millones con el Hospital Universitario de Santander HUS, para intermediar la vinculación de personal médico

Entonces Vanguardia reveló que el contrato fue entregado ‘a dedo’, tras una modificación premeditada del manual de contratación del Hospital e hizo público que DarSalud pertenecía a la Federación de Empresarios y Trabajadores, FET, organización que agrupa a 10 sindicatos más y con la que además de una relación gremial, compartía números de teléfono,  sede y hasta socios.

Sin embargo, lo que no se supo en ese entonces, es que la familia Alvernia Vergel, la misma que hoy tiene candidato a la Alcaldía de Bucaramanga, tiene estrechas relaciones con esa organización, cuyo crecimiento desde dicho contrato ha sido vertiginoso, y le ha permitido manejar, a través de los sindicatos, la contratación de al menos $100 mil millones de la red hospitalaria y educativa de Santander.

Vanguardia Liberal y La Silla investigaron los orígenes de esa Federación y encontraron que muchos son los hilos que los unen a Jhonny  y Aldemar Alvernia Vergel, hermanos mayores del actual candidato, quien según las últimas encuestas de intención de voto en Bucaramanga, tiene el segundo lugar de favorabilidad entre la baraja de los cuatro aspirantes al primer cargo de la ciudad.

* Los 10 sindicatos y FET

 En 2011 de manera consecutiva y en menos de un mes, nacieron a la vida jurídica 10 sindicatos en Barrancabermeja. De ese total, cinco – Aspmedica AP, Districomercial, Induagro, Darsalud y Eduquemos-  se crearon el 21 de noviembre; cuatro –Ecoenergía, Gestión Integral, Producimos, Transportar y Gestión Integral- entre el 5 y 6 de diciembre y uno –Construyendo - el 12 de ese mismo mes.

Quienes los constituyeron no son desconocidos entre sí, y de hecho tienen en común que la gran mayoría de sus socios, tal y como se logró establecer en esta investigación, son familiares, amigos o empleados de la familia Alvernia.

Tan es así, que de los nombres registrados ante el Ministerio del Trabajo,  solo por nombrar algunos, están el de Martha Alvernia  Vergel, quien  figura como tesorera de Induagro AT y es hermana del candidato; el de  Leiddy Wandurraga, quien es esposa de Jhonny Alvernia y es la representante legal de Eduquemos  AT; y el de  Norahima Cáceres, la esposa de Aldermar Alvernia, quien figura como ‘fiscal’ de Transportar AT.

Pero las relaciones son más. El actual jefe de prensa de la campaña de Jhan Carlos Alvernia, Jahir Lagos, es el presidente de Construyendo AT y Karol Wandurraga, hermana de Leidy Wandurraga y en esa medida cuñada de Jhonny Alvernia,  es la tesorera de Gestión Integral AT,

Los estatutos de los sindicatos además son muy similares y su funcionamiento se circunscribe completamente a FET, organización que fue creada por ellos mismos el 26 de junio de 2012, es decir, poco más de seis meses después de constituidos.

Precisamente y tras una revisión al acta que le dio vida a esa organización, Vanguardia Liberal y La Silla encontraron que en la mesa principal fue nombrada Leiddy Wandurraga como secretaria de Fiscalización y Auditoría.

Aunque las relaciones con la familia del candidato a la Alcaldía de Bucaramanga saltan a la vista, al ser consultado por su papel en FET, Jhonny Alvernia Vergel, quien además funge como jefe de la campaña de  Jhan Carlos Alvernia, negó estar vinculado de manera alguna con esa organización.

“Yo fui capacitador de FET, pero tengo que confesarlo, hace dos años yo no tengo relación civil ni mercantil con esa organización”, aseguró Alvernia.

No obstante, otra es la versión que tienen los empleados de FET. Cuando esta redacción se comunicó con los números de contacto de las sedes de esa organización para hablar con Jhonny Alvernia, la respuesta fue: “en la dependencia de presidencia lo puede encontrar, pero hace varios días que no viene”.

Adicionalmente, Vanguardia Liberal y La Silla encontraron que contrario a lo que Jhonny Alvernia asegura, su relación con la federación de sindicatos  es tal, que una fundación denominada Fundeamigos ONG, de la que es representante legal, y de la que son socios tanto su hermano Aldemar Alvernia como su cuñada  Norahima Cáceres, tienen sede en FET.

Y como si fuera poco, Darsalud e Induagro- dos de los sindicatos de FET- son socios de Aldemar Alvernia en el manejo del único matadero que funciona legalmente en la provincia De Mares y que se denomina Planta de Beneficio Animal Regional y Centro de Negocios Cárnico.

Esa planta que administra el matadero, además tiene sede en las instalaciones de FET en Barrancabermeja.

* La millonaria contratación en salud y educación

La entrada de los sindicatos a la contratación por lo menos para el caso de la salud, data de  2012 cuando Darsalud AT, se quedó con un contrato por $4.299 millones para administrar la nómina del HUS, pese a que no tenía experiencia.

De ahí en adelante, ese sindicato se ha convertido en el ‘amo y señor’ de la vinculación del personal misional –enfermeras, médicos - en la entidad hospitalaria más grande del departamento.

Y es que desde esa fecha y en procesos de único oferente, le han sido entregados contratos por  más de  $80.586 millones, que tal y como está pactado, le han dejado al sindicato un 4,5% correspondiente al valor que le paga el hospital por concepto de administración.

El caso de Gestión Integral también ha sido muy similar; desde febrero de 2013 se ha quedado con la ejecución de toda la vinculación del personal relacionado con el sector administrativo y las subgerencias, lo que le ha significado el manejo de poco más de $6.900 millones del HUS.

Aspmedica es el tercero de los sindicatos de FET que ha tomado fuerza en el Hospital Universitario de Santander,  y desde 2014 ha ejecutado $2.500 millones relacionados con la vinculación de “personal especializado en medicina interna”.

Darsalud también ha ejecutado contratos de intermediación laboral en el hospital regional de San Gil, en el Regional de García Rovira y en el Manuela Beltrán del Socorro, por un valor de poco más de $10 mil millones.

Para el caso de la educación, la fortaleza está en el Instituto Universitario de  la Paz, Unipaz Además, la esposa de Jhonny Alvernia, Leiddy Wandurraga (otra cuñada del candidato), es la representante legal del sindicato Eduquemos AT. Este colectivo, como único proponente, se ganó este año un contrato sindical de 1.808 millones de pesos con Unipaz por nueve meses para intermediar la contratación laboral en varios frentes de dicha institución educativa. Antes, en 2013 y 2014, para el mismo objeto también se ganó dos contratos millonarios. En 2014, por $1.574 millones y con una adición de $774 millones. En 2013, por $901 millones y con una adición de $447 millones.

Lo que los sindicatos reciben por administración, en el papel debería ser invertido en el personal que pagan para entregar la nómina y en infraestructura (computadores, internet, oficinas); lo restante en beneficios para los afiliados.

Sin embargo, ninguno de los sindicatos tiene infraestructura propia y el personal lo comparte con FET, federación a la que cada sindicato le paga una cuota de administración. Adicionalmente, ninguno de los asociados a los sindicatos aseguró  haber recibido beneficios adicionales  a los del pago de su sueldo.

* “Esos son sindicatos ficticios”

La Silla y Vanguardia Liberal consultaron con expertos en derecho laboral la implementación de la figura de contratación que utilizan los sindicatos afiliados a FET, que básicamente se circunscribe en la suscripción de contratos sindicales con entidades públicas y privadas, y señalaron que “desdibuja a los sindicatos, los emula y además los pervierte”.

“El modelo que se usa con esa federación va en contravía de lo planteado por la ley. Si bien bajo esas figuras a los empleados les están reconociendo primas, cesantías, vacaciones e intereses, lo que están haciendo es tercerizando el personal a través de sindicatos de papel. ¿Por qué de papel? Porque simplemente no funcionan como sindicatos, los asociados no presentan pliegos de peticiones ni crean, debaten o definen estatutos, todo ya está creado y ese no es el espíritu de un sindicato”, indicó el jurista.

En  ese sentido, el experto señaló que de esta manera lo que se está haciendo es permitiendo que un privado bajo una figura especial administre nóminas públicas, “lo que a la postre termina vulnerándole más derechos a quienes figuran en esos sindicatos”.

“La manera en la que se maneja esta figura, hace que aunque los asociados tengan garantías de pago, se les estén omitiendo derechos como el de la carrera administrativa, el de la estabilidad, el de concurso o pensión, entre otros. Estas son graves violaciones porque la administración es a una nómina pública”, agregó el experto.

Sin embargo, los reparos en torno a este modelo de sindicatos serían más. Vanguardia Liberal y La Silla dialogaron con diferentes contratistas del HUS, entre ellos médicos y enfermeras, quienes aseguraron que no pertenecían a sindicato alguno.

No obstante, otra es la historia en los archivos que reposan en el Ministerio de Trabajo y FET, y es que aunque todos los empleados del hospital aparecen en registros sindicales como asociados, en su gran mayoría no se vincularon conscientemente a ellos.

“Si a una persona le muestran que tiene trabajo por siete meses o más con todas las garantías, simplemente firma documentos y no repara en qué son cuando para afiliarse a un sindicato tiene que existir voluntad expresa. Si ellos no saben que integran un sindicato, se les está violando el derecho a la libre asociación sindical”, precisó.

El experto en derecho laboral también se remitió al hecho de que FET sea el que preste la infraestructura, y explicó que esa modalidad se convierte “en la tercerización de la tercerización, porque quien termina ejecutando todo es FET, y eso también va en contravía del contrato sindical, que tiene que ser específicamente ejecutado por el sindicato, no por una federación. Eso sin contar lo que están haciendo con los excedentes”.

Al respecto, Jhonny Alvernia indicó que aunque no tenía nada que ver con FET, sí fue promotor del modelo bajo el que opera.

“Hace varios años…a mí me contrataban para hacer capacitaciones enfocadas en el tema de emprendimiento, yo me enfoqué en el tema de riesgos profesionales… entonces desde el sector de los médicos especialistas, ellos empezaron a pedir capacitaciones, pero ellos querían que les pagaran en los hospitales todo el rango salarial, ellos se asesoraron en ese momento de la Subcomisión Laboral y Salarial y en esa mesa se discutió y se definió que la mejor forma era crear organizaciones con esos profesionales de carácter sindical… de ahí surgieron esos sindicatos de especialistas”, señaló.

Y agregó: “esta es un tema de economía de escala, porque no tendría sentido que dividieran tantos esfuerzos. Entonces en vez de tener 10 revisores fiscales tienen solo dos, no tienen 10 sedes, tendrán dos o tres. Eso tiene sentido porque suman esfuerzos y ese es un modelo válido, ese es un modelo que en su momento hace cuatro y cinco años proponía”.

 

La fundación: Fundeamigos ONG

Aunque Jhan Carlos Alvernia Vergel ha asegurado durante toda su campaña a la Alcaldía de Bucaramanga que está en contra de las fundaciones de papel, que las denunciaría y que de llegar a ser elegido no tendrían cabida en su administración, lo cierto es que su familia en enero de 2005 creó una que podría considerarse como tal.

Jhonny como representante legal, Aldemar como gerente y Norahima Cáceres, su esposa, como miembro de la junta directiva, crearon Fundeamigos ONG, fundación que  al igual que las que han hecho parte del ‘carrusel’ de contratación de la Alcaldía de Bucaramanga, no tiene sede propia y su objeto social abarca desde la posibilidad de brindar talleres a habitantes de sectores deprimidos, hasta la construcción de proyectos de vivienda de interés social.

Aunque al ser consultado por la Fundación, Jhonny Alvernia señaló que fue creada con un grupo de amigos para dedicarse a “participación ciudadana, presupuesto participativo y temas de gobierno en general” y explicó que estaba interesado en liquidarla desde hace varios años,  lo cierto es que el registro de esta fundación fue renovado el 31 de marzo de este año. 

El último contrato que fue suscrito por Fundeamigos, al menos en el sector público, fue suscrito con la Alcaldía de Barrancabermeja y se hizo con el fin capacitar en “pautas de crianza” a padres de familia por $250 millones.

Esa fundación, según lo que La Silla y Vanguardia Liberal lograron rastrear, además suscribió otro convenio con la administración de Elkin Bueno Altahona, alcalde de Barrancabermeja, en 2013 por $241 millones para brindar capacitaciones y asesorías “con el fin de desarrollar ideas de negocio e iniciativas productivas como acciones para el impulso al emprendimiento”.

Fundeamigos también funciona en la sede de FET en Barrancabermeja y con la federación de sindicatos comparte, además de ubicación, socios y números de teléfono.

 

El matadero de Barrancabermeja

Aldemar Alvernia, hermano del candidato Jhan Carlos Alvernia, ha estado detrás de la administración y explotación del Matadero Municipal de Barrancabermeja.

En 2005, después de liquidada la Empresa de Servicios Varios de Barrancabermeja, las antiguas instalaciones del Matadero Municipal fueron dadas en arriendo a la Cooperativa de Ingenieros y Profesionales para el Desarrollo Integral en Barrancabermeja, Coinba Ltda, de la que Aldemar Alvernia era su representante legal.

Según consta en el contrato, firmado con el alcalde de la época, el difunto Edgar Cote Gravino (cuestionado por presuntos nexos con los paramilitares), el valor del arriendo se tasó en apenas 1.500.0000 mensuales.

Así, el nombre de la entidad arrendataria ha cambiado pero siempre ha estado detrás Aldemar Alvernia. La sociedad hoy es la Planta de Beneficio Animal Regional y Centro de Negocios del sector cárnico de la Provincia de Mares S.A.S PBAR.

Vanguardia y La Silla no conocieron el contrato vigente, pero de acuerdo al hermano de Aldemar, Jhonny, el valor del arriendo hoy es equivalente. Según él, es así de bajo porque se alquila sólo el espacio mas no el equipamiento, que pertenece a las empresas que ha manejado Aldemar.

En cualquier caso, el negocio es jugoso máxime porque hoy, después de que la CAS ordenara el cierre del matadero de Fedeagro en 2013, Alvernia Vergel mantiene el monopolio.

Según el coordinador de calidad de la planta, a diario se sacrifican entre 70 y 80 reses, y los fines de semana se puede llegar hasta 120.

Fuera de Aldemar, que es su representante legal, los socios de PBAR son el sindicato Darsalud AT, el sindicato Induagro A.T, la sociedad Nacional de Alimentos S.A.S., el grupo inmobiliario y la constructora Alca S.A.S., así como la Asociación de expendedores de carne de Barrancabermeja, Asocarba.

Los sindicatos referidos forman parte de la estructura de uno de los tentáculos de poder de esta historia. Y las empresas Nacional de Alimentos y el grupo inmobiliario las representa Norahima Cáceres, la esposa de Aldemar.

La dirección que registra PBAR es la misma que registran Fet y los sindicatos en Barranca, que es la misma de Fundeamigos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad