domingo 21 de febrero de 2021 - 12:00 AM

‘En la Corte está el derrotero de los derechos de los ciudadanos’: Hilda González

Para la santandereana Hilda González, el haber sido nombrada Magistrada de la Corte Suprema es el máximo logró como funcionaria judicial y abogada.
Escuchar este artículo

Tuvieron que pasar 15 años para que nuevamente una mujer llegara a la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia, curiosamente ambas son abogadas santandereanas.

Además: Una santandereana fue elegida como magistrada de la Sala Civil de la Corte Suprema de Justicia

En 2006, la Corte Suprema designó a Ruth Marina Díaz, oriunda de Socorro, como la primera mujer que integraría la Sala Civil del alto tribunal, el pasado viernes, 15 años después, el máximo tribunal de la jurisdicción ordinaria por unanimidad eligió a Hilda González Neira, como la segunda mujer en integrar la Sala Civil, del alto tribunal.

En diálogo con Vanguardia la nueva magistrada señaló que actualmente existen garantías para que las mujeres compitan en igualdad de condiciones para ser magistradas y calificó su nombramiento en el alto tribunal como el más grande logro de su carrera profesional.

¿Quién es Hilda González Neira?

Soy una señora nacida en el municipio de Suaita, criada en el corregimiento de Vado Real. Ahí comencé a estudiar en la escuela pública. Posteriormente continué miss estudios de bachillerato en la Normal de Oiba donde cursé hasta cuarto, antes de viajar a Bucaramanga, porque éramos muchas mujeres y mi papá decidió que debíamos estudiar en la ciudad, allá terminé el bachillerato y estudié derecho en la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Una vez terminé la carrera viajé a Bogotá para cursar una especialización en Derecho Familiar en la Universidad del Externado, en la teoría y en la práctica porque terminé casándome. De ahí comencé mi carrera profesional, donde litigué por un tiempo largo, luego concursé, soy un funcionario de carrera, mi primer cargo en la rama lo obtuve como oficial mayor de la Secretaría de la Sala Constitucional de la Corte, en esa época no había Corte Constitucional sino había una sala constitucional dentro de la Corte Suprema. Enseguida comenzaron a salir los resultados del primer concurso que se hizo en la rama judicial para jueces y yo tuve la fortuna de salir escogida y ahí inició todo.

Lea también: Corte Suprema ratificó condena contra juez vinculada en el caso Hyundai

¿Las mujeres pueden competir en igualdad de condiciones en la carrera judicial?

En este momento los tiempos han cambiado. La Corte Suprema de Justicia en su Sala Civil tuvo una primera mujer que también es santandereana, la doctora Ruth Marina Díaz que es del Socorro, ella fue la primera mujer en llegar a la Sala Civil, en un tiempo relativamente muy corto, en la última década. Yo soy la segunda mujer que llega a la Sala Civil de la Corte. Pero oportunidades tenemos todos. En este proceso que yo participé se inscribieron quien quiso postularse y reunía los requisitos, luego el Consejo Superior de la Judicatura hace una selección para enviar la lista a la Corte Suprema de Justicia, selección que después de muchos filtros terminó en una lista de 10 personas y esas 10 personas donde cualquiera de las 10 podía ser. Afortunadamente fui yo.

¿Cuál es el principal reto?

Llegar a la Corte Suprema de Justicia para un profesional del Derecho y para un funcionario judicial como yo, es llegar a la meta máxima, porque es el máximo órgano de la jurisdicción ordinaria. El papel que cumple la Corte a nivel nacional y a nivel internacional, porque es la Corte Suprema de Justicia es de suma importancia. Lo que allí se discute y la palabra que allí se dice tiene un derrotero en los derechos de las personas muy importante. Estar aquí mirando lo que todos los demás funcionarios judiciales hacen a nivel nacional a través de los recursos de casación, unificando y haciendo jurisprudencia, poder uno formar parte de eso, de poder uno a nivel del derecho estar donde se están haciendo los derroteros a seguir es algo muy importante y una responsabilidad muy grande.

Hoja de vida

González Neira, nació en Suaita, Santander. Abogada de la Universidad Autónoma de Bucaramanga, Unab. Es especialista en derecho Familiar del Externado, una maestría en derecho Administrativo de la Universidad Libre, especialista en docencia universitaria, de la Universidad Santo Tomás de Bogotá, así como una especialización en derecho Privado Económico e Instituciones Jurídicas y Procesales, de la Universidad Nacional.

Tras iniciar su carrera judicial como oficial Mayor en la Sala Constitucional de la Corte, González Neira pasó a ser funcionaria de la rama judicial siendo designada Juez Promiscua municipal de La Calera, Juez Civil municipal de Bogotá, Juez Civil del Circuito en Bogotá, Magistrada del Tribunal Superior de Manizales, después pasó a ser magistrada Superior de Bogotá hasta el viernes que fue elegida como magistrada de la sala Civil de la Corte Suprema de Justicia.

Hilda González está casada con un comerciante santandereano con quien tiene dos hijos.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad