martes 23 de junio de 2020 - 12:00 AM

Este es el balance de la primera legislatura virtual en Colombia

Por primera vez en la historia política de Colombia, el Congreso de la República tuvo que sesionar de manera virtual por cuenta de la pandemia. El control político, el gran damnificado de este periodo atípico en el legislativo del país.
Escuchar este artículo

Como a todo el mundo, la pandemia del COVID-19 tomó por sorpresa al Congreso de Colombia.

Además: Sesiones virtuales o presenciales, el dilema de los congresistas en Colombia

Por eso, la primera parte del periodo legislativo que comenzó a mediados de marzo (justo cuando el país estaba entrando en cuarentena por la emergencia), debieron invertirla los congresistas en definir si iban a sesionar de manera presencial, virtual o semipresencial y cómo hacer para que las votaciones virtuales tuvieran legitimidad.

Casi hasta mayo, seguía aún la polémica entre los parlamentarios sobre cómo debían sesionar, pues algunos sostenían que las sesiones virtuales no eran suficientes para ejercer la labor de contrapeso que debe cumplir el órgano legislativo.

Sin embargo, a pesar de las sesiones no presenciales, ayer el senador, Laureano Acuña, confirmó que dio positivo para COVID-19.

Acuña se retiró de la sesión virtual del jueves pasado en que se discutía la cadena perpetua para violadores de niños porque presentaba síntomas de la enfermedad. En esa ocasión, reconoció que había estado en una reunión con una persona que dio positivo para la enfermedad.

Proyectos aprobados

La presencia de casos de coronavirus en el Capitolio sirvió, sin embargo, de argumento a quienes creían que las sesiones debían continuar siendo virtuales, como finalmente ocurrió hasta concluir la legislatura, aunque se mantuvo la presencia de algunos funcionarios en la sede del legislativo.

Esta situación anómala hizo que el balance del legislativo no haya sido muy abundante en normas aprobadas, aunque vieron la luz proyectos que habían tenido un camino tortuoso por el legislativo y otros que tienen un importante contenido social.

Entre las iniciativas aprobadas por el legislativo, la más destacada fue la aprobación de la cadena perpetua para violadores de niños, un proyecto que dio vueltas entre el Congreso y las convocatorias a referendo por más de 10 años sin ser aprobado.

Sin embargo, desde ya se vaticina que será demandado y tendrá que llegar a la Corte Constitucional, que tendrá la última palabra sobre si se ajusta o no a la Constitución.

Otro proyecto destacado fue la aprobación del proyecto de ley de pliegos tipo, que hacía parte de la aplazada agenda anticorrupción y que era un compromiso que el presidente Duque había asumido, luego de la consulta popular anticorrupción.

En las sesiones legislativas, también terminaron aprobadas varias normas de contenido social, Necesarias en esta época de coronavirus.

En primer lugar, la que dispone un manejo especial al transporte escolar especial en zonas alejadas, de autoría de la representante Juanita Goebertus, que le facilita a los municipios la contratación de servicio de transporte escolar, en lugares de difícil acceso, lo que puede contribuir a que muchos niños que tienen problemas para ir a estudiar, especialmente en zonas rurales, puedan hacerlo.

Lea también: Sesiones virtuales en el Congreso de la República han limitado el ejercicio legislativo

También se aprobaron la ley que incentiva la contratación de adultos mayores que no cuentan con una pensión, con beneficios tributarios para las empresas que les den empleo; la ley de borrón y cuenta nueva, que le da una especie de amnistía a quienes están en mora por no han podido pagar sus créditos, en especial en esta época de pandemia, y la ley de pago a plazo justo, que reduce los tiempos en los que las grandes empresas deben pagarle a sus proveedores, lo que les permita tener un mejor flujo de caja a los pequeños y medianos empresarios.

El Congreso entró desde elpasado domingo en un mes de receso. El próximo 20 de julio iniciará un nuevo periodo legislativo, de cómo sea el avance del COVID-19 en el país dependerá si esa legislatura también tendrá que cumplirse o no de manera virtual.

Faltó más control político

Aunque, según la ministra del Interior, Alicia Arango, “nunca antes se habían tenido tantas citaciones de control político en un período de tiempo”, la labor del Congreso en materia de control político del presidente sí se vio afectada por las circunstancias extraordinarias de la pandemia.

Mientras que el presidente Duque alcanzó en este semestre a declarar dos veces el Estado de Emergencia por los efectos económicos de la pandemia, lo que le permitió dictar más de un centenar de decretos con fuerza de ley, para atender la crisis del coronavirus, solo en una de las últimas sesiones de la legislatura vino el Congreso a pronunciarse sobre la conveniencia de la declaratoria, que se había hecho en marzo.

Además, lo hizo en una única sesión, que, por coincidir con la votación de varios proyectos que debían ser estudiados antes de que concluyera el periodo legislativo, no tuvo mucho tiempo de debate. Algunos congresistas protestaron por lo que consideraron fue una limitación de las atribuciones constitucionales del Congreso.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad