domingo 05 de julio de 2020 - 12:00 AM

Financiación irregular de campañas, el gran problema de la política colombiana

Expertos consideran que la financiación irregular de las campañas continúa siendo el mayor problema del actual sistema político y electoral que rige en Colombia.
Escuchar este artículo

Hace poco menos de un mes los tres principales órganos de control del país, Fiscalía, Contraloría y Procuraduría, advirtieron de un hecho que es repetitivo después de cada campaña política, el origen de la financiación y el presunto favorecimiento a quienes fueron los aportantes de la misma, es correspondido cuando los elegidos ya están en el gobierno.

Además: Fiscalía adelanta inspección en sede del Centro Democrático por ‘ñeñepolitica’

Fue así como la Procuraduría aseguró que al menos 117 financiadores de los entonces candidatos y hoy mandatarios de las pasadas elecciones regionales de octubre se han visto favorecidos con la contratación estatal que se ha hecho para atender la emergencia de la pandemia del Coronavirus.

El jefe del ministerio Público, Fernando Carrillo, aseguró en ese momento que se vigilan de manera preventiva los contratos adjudicados entre marzo 16 y mayo 25 a 117 financiadores de campañas, que superan los $12.500 millones en los gobiernos de Bolívar, Caldas, Córdoba, Risaralda, Santander, Valle y la Alcaldía de Bogotá. Esos financiadores, hoy contratistas, contribuyeron con más de $4.700 millones a las campañas de los hoy mandatarios.

Problema histórico

Pero esta situación no solo se ha evidenciado en la campaña regional del 2019 o las elecciones presidenciales de 2018, sino que viene de tiempo atrás y en el país son muchos los casos que se recuerdan, comenzando por la financiación que hicieron en 1994 los capos del narcotráfico hermanos Miguel y Gilberto Rodríguez Orejuela, quienes aportaron al menos dos millones de dólares a la campaña del expresidente Ernesto Samper Pizano.

Otro sonado caso fue en el 2014 cuando la multinacional brasileña Odebrecht habría permeado las campañas del reelecto presidente Juan Manuel Santos y del excandidato Óscar Iván Zuluaga, en procedimiento ilegal con el fin de seguir beneficiándose con la contratación estatal que ya tenían.

Lea también: Los rastros del ‘Ñeñe’ Hernández en Santander

Para el analista político John Mario González, hay al menos tres razones por las que en Colombia se viene presentando éste problema con la transparencia de la financiación de las campañas políticas en todo su orden no sólo para los mandatarios sino también para los miembros de los cuerpos colegiados como Congreso, concejos y asambleas.

“La primer razón es una especie de subdesarrollo cultural en el que el voto se convierte en una moneda de cambio sin que el ciudadano que incurre en esa práctica piense que, al final, es él el afectado”, indicó González.

Lo dicho por el analista evidencia el delito de la compra de votos, práctica ilegal de los dirigentes políticos de décadas atrás, pero que en 2018 quedó al descubierto luego de que se conociera la manera como la hoy prófuga Aida Merlano, compró los votos con los cuales ganó la curul en el Senado de la República.

La práctica de Merlano no solo la comprometió a ella de forma directa, sino que también a otros dirigentes políticos que están siendo investigados como la tradiciconal familia Gerlein de Barranquilla, a la vez que al actual senador Arturo Char, quien se perfila como el más seguro nuevo presidente del Congreso desde el próximo 20 de julio, pero previamente, esata semana deberá atender una citación ante la Corte Suprema para una versión libre sobre las denuncias que hizo Merlano en su contra de haber sido uno de los financiadores para que ella compra los votos.

Le puede interesar: Empresarios vinculados con Odebrecht fueron condenados entre dos y cuatro años de prisión

Empresas políticas

Pro su parte, el analista Andrés Fandiño, considera que en Colombia es imperioso que todas las campañas sean financiadas por el Estado, para de esa forma evitar que las empresas políticas continúen corrompiendo el sistema electoral del país.

“El sistema político actual se ha convertido en unas empresas políticas para dar beneficios a los intereses de un grupo pequeño que usufructa el estado y que tiene a sus representantes en los diferentes órganos de elección popular y también en los cargos de libre nombramiento y remoción”, señaló Fandiño.

Precisamente en el 2016 esa fue una de las principales recomendaciones que hizo una misión especial que integró el gobierno de Juan Manuel Santos con expertos y politólogos para lograr una gran reforma política y electoral. El compendio de las mismas quedó recogido en un gran documento y no avanzó en su discusión en el Congreso porque coincidió la llegada de la época electoral y el cambio de gobierno.

Es claro que por ahora el mal de las cuestionadas financiaciones a las campañas seguirá por algunos años más, por razones fundamentales como la falta de presupuesto en las finanzas estatales, la reforma al sistema electoral y la renovación de la cultura política.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad