martes 07 de septiembre de 2021 - 9:17 AM

Gaviria y Fajardo se lanzan primeros dardos

La puja por ser el candidato que aglutine al centro de cara a las elecciones presidenciales del 2022 dejó en evidencia este lunes las primeras tensiones entre las dos cabezas más visibles de ese sector político: el exministro de Salud Alejandro Gaviria, y el exgobernador de Antioquia Sergio Fajardo.
Escuchar este artículo

Quien asestó el primer golpe fue Gaviria, quien le dijo a Fajardo –el líder más visible de la llamada Coalición de la Esperanza– que en los meses que lleva de campaña “no le dio un contenido ideológico programático fuerte al centro”, por lo que él espera llegar a ocupar ese espacio.

Y, por supuesto, el exgobernador no tardó en responderle. “Pretender unir el centro político atacándolo es un error”, aseguró a través de un video, en el cual –en todo caso– advirtió que no le molestó la candidatura del exministro.

De hecho, aseguró que “Colombia nunca había tenido tanta gente buena en este centro político para una presidencial y con tanta posibilidad de diálogo”, lo que se interpretó como un nuevo guiño hacia Gaviria para intentar sentar las bases de un diálogo que derive en una consulta en marzo próximo. Comenzaron con diferencias, pero coinciden en que si no van unidos a primera vuelta el centro puede ser fácilmente derrotado

Incluso, los puentes para una reunión Gaviria-Fajardo, en la que también estarían Humberto de la Calle, Juan Manuel Galán y Juan Fernando Cristo, ya se tendieron y solo se está a la espera de la fecha y el lugar para oficializar la cita.

Pero, aunque ambas partes han insistido en que la unión de ideas será la que lleve al centro a la Casa de Nariño, ¿a qué se debe este primer cruce de críticas?

Lea también: Uribe tomó las riendas del Centro Democrático para elegir candidato

Para Antonio Sanguino, senador de la Alianza Verde y precandidato de esa colectividad, “esto hace parte de las discusiones normales. Hay que crear una convergencia sin hipocresías, con debates francos y sobre la mesa de lo que podría ser una agenda de cambio para el país”.

Este diario también le consultó a Galán cómo habían caído las palabras de Gaviria e la Coalición de la Esperanza: “Son más los puntos en común que las diferencias”. La idea de este sector, según él, es trabajar unido para que no llegue a la Presidencia ninguno de los dos extremos, representados –de acuerdo con su versión– en el uribismo, con el presidente Iván Duque y los candidatos que resulten del Centro Democrático, y la izquierda, con Gustavo Petro y su autodenominado Pacto Histórico.

Por otro lado, para Carlos Builes, profesor del programa de Ciencia Política de la Universidad de Antioquia, con las críticas de parte y parte los precandidatos están midiendo fuerzas en lo que resta de un año preelectoral.

Incluso, recordó que también han surgido críticas a Gaviria por su trabajo como ministro de Salud en el gobierno de Juan Manuel Santos, en especial por parte del senador y miembro de la Coalición, Jorge Enrique Robledo. Eso, agregó, “demuestra que el centro tiene diversas posturas”.

Una tesis similar planteó Juan Federico Pino, profesor de la Universidad Javeriana. Dijo que “se esperaría que al haber más cercanía ideológica entre Fajardo y Gaviria, lo que no pasa con Robledo, la dinámica fuera de complementariedad, pero hay un factor y es que la distancia no se da por lo ideológico, sino porque hay dos figuras que quieren caber en el mismo espacio”.

Es decir, añadió, que la puja entre Fajardo y Gaviria, de fondo, no se da por temas ideológicos, sino porque cada uno quiere diferenciarse ante su posible electorado.

Se tienden puentesEn todo caso, Galán le contó a este diario que la Coalición se reunió este lunes para discutir la idea de entablar un diálogo formal con Gaviria. “Más que hablar de las diferencias con Alejandro, la agenda fue enfocada a una conversación de los puntos a tratar con él”.

Y ratificó que el exministro es una pieza fundamental como candidato para consolidar “una consulta de centro entre quienes no participamos en los extremos”.

En efecto, el profesor Pino ratificó que ese es el camino. Dijo que “Robledo comenzó inamovible: que si Gaviria entraba, él salía, y luego cambió y dijo que tocaba pensar la agenda; si los otros están de acuerdo, pueden establecer acuerdos con Gaviria”.

Esta fricción Gaviria-Fajardo abre un debate interno en el centro, pero sirve para calentar la campaña del centro

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad