jueves 22 de octubre de 2015 - 12:01 AM

Gobernador de Santander nombró a Secretario que no cumplía con requisitos

Julio César Villate Jessen fue nombrado por Richard Aguilar Villa en la Secretaría de Educación sin que tuviera título profesional. Gobernación dice que fue inducida a error.
Escuchar este artículo

La Gobernación de Santander, en cabeza de Richard Aguilar Villa, en agosto de 2012 posesionó en el cargo de Secretario de Educación del Departamento a una persona que no cumplía con los requisitos de ley.

Se trata del actual candidato a la Asamblea de Santander por Opción Ciudadana y diputado, Julio César Villate Jessen, quien se desempeñó en ese cargo hasta 2013, pese que no tenía título profesional para la fecha en la que fue designado en el cargo.

Y es que aunque para ese entonces los requisitos que estaban vigentes para acceder a ese cargo en la Gobernación eran: tener “título profesional” y 20 meses de expericia profesional, Villate solo se graduó y obtuvo el título que lo acreditaba como abogado hasta octubre de 2014; es decir, en la época de su nombramiento estaba por fuera del rango de elegibles.

Los documentos

Para que se hiciera efectiva su designación como Secretario de Educación de Santander, Villate Jessen le aportó a la Gobernación, entre otros documentos, un diploma expedido por el consultorio jurídico de la Universidad Católica de Colombia y una certificación en la que se señalaba que había terminado todos sus estudios en derecho en 1981.

Esos documentos fueron aceptados por la administración departamental, pese a que en ninguno decía explícitamente que le conferían el título de abogado que era exigido por la Gobernación.

“Yo entrego mis documentos cuando me los exigieron. Una cosa es ser abogado titulado y otra tener el título de abogado, y en mi caso tenía el título porque está un diploma en el que me reconocen como tal. De hecho, con mi tarjeta provisional yo ejercí como juez de instrucción criminal”, aseguró Villate al ser consultado por esta redacción.

Sin embargo, la Universidad Católica de Colombia respondió otra cosa.

Aunque si bien, tanto el diploma como la certificación son reales, la Secretaría General de esa institución de educación superior señaló, al ser consultada por la validez de esos documentos, que con su expedición “en manera alguna se trataba de certificar el cumplimiento de los requisitos legales y reglamentarios para obtener el respectivo título”.

En este sentido, desde la Universidad se explicó que tanto el diploma como la certificación solo se remitían al cumplimiento, por parte de Julio Villate, de una porción de los requisitos que tenía que cumplir para convertirse en abogado, y de hecho, se precisó que el diploma que aportó el ahora diputado y candidato a repetir curul en la Asamblea, solo se remitía a hacer el “reconocimiento a los estudiantes que realizaban sus prácticas obligatorias en dicha dependencia (el Consultorio Jurídico) y les otorgaba el diploma que los acreditaba como ‘Miembro de número’ de ese consultorio”.

Adicionalmente, desde la Universidad Católica se señaló que “en el año 2014 el señor Julio César Villate Jessen cumplió con los demás requisitos de grado que tenía pendientes y recibió, finalmente su título profesional de abogado el 24 de octubre de 2014”.

Así las cosas, y pese a que Villate estaba por fuera de los requisitos solicitados para ejercer como Secretario de Educación, la Gobernación hizo el nombramiento por designio de Richard Aguilar.

“Revisando las actuaciones administrativas, hojas de vida y formatos de verificación, la administración consideró que el señor Villate cumplía en razón a los documentos que nos proporcionó. Realmente es una sorpresa para nosotros la certificación que nos da la universidad frente al diploma, en la que no se está acreditando el título profesional”, aseguró Alex Patiño, director de Talento Humano de la Gobernación.

En este sentido, el funcionario explicó que la Gobernación “se basó en la presunción de la buena fe de Julio Villate, quien además sabía los requisitos para desempeñarse en el cargo. Como el diploma se le entregaba con el rótulo de abogado, se nos indujo a error. Ya que conocimos esta situación estamos estudianto las acciones que tomaremos”.

Las implicaciones

Al respecto, expertos en contratación señalaron que tanto el actual diputado como la Gobernación habrían cometido faltas.

“Si uno de los requisitos para ser secretario era tener el título de abogado, del contenido de la certificación entregada por la Universidad se infiere que el señor Villate solo lo fue hasta octubre de 2014; si él invocó esa calidad para ser nombrado no solamente indujo en error a la administración, sino que él también habría tenido que diligenciar el formato único de la hoja de vida para la función pública y esa información se expresa bajo la gravedad de juramento, de manera que si diligenció ese documento y si señaló que era abogado faltó a la verdad”, explicó el experto.

Sobre la Administración departamental, el jurista consideró que “las consecuencias también son significativas, porque era labor de la administración, y específicamente del personal encargado de recursos humanos, verificar los papeles que le fueron aportados por el señor Julio Villate. De lo contrario se podría decir que existió una omisión de la Gobernación de Santander”.

El nombramiento

El nombramiento de Julio Villate como Secretario de Educación no fue de bajo perfil. Su llegada al gabinete de Richard Aguilar Villa se dio en medio de cuestionamientos basados en que el nuevo secretario no tenía experiencia de ningún tipo en educación y en esa medida no era idóneo para desempeñarse en ese cargo.

De hecho, para ese entonces se conoció que el cargo en el que inicialmente iba a ser nombrado Villate era el de director del Instituto de Deportes de Santander, Indersantander, debido a su experiencia como dirigente de clubes deportivos; no obstante, según versiones entregadas en 2012 por el mismo gobernador, Richard Aguilar, esa designación no se dio debido a que “tras un análisis jurídico de sus hojas de vida y de las funciones de los cargos, se encuentra una incompatibilidad e inhabilidad”.

Sin embargo, los cuestionamientos fueron más y estuvieron relacionados con las relaciones políticas de Villate Jessen, quien en el cuatrienio anterior llegó a la Asamblea de Santander luego de que Doris Vega, esposa de Luis Alberto Gil, renunciara a la curul para lanzarse al Senado.

El nombramiento de Villate fue señalado de ser el de una cuota que venía designada a Opción Ciudadana, en ese entonces Partido de Integración Nacional, PIN, como parte de la participación burocrática que habían acordado con la administración de Richard Aguilar.

“Considero que el ex diputado y abogado Villate puede asumir con lujo de detalles la cartera de Educación”, aseguró Aguilar cuando anunció el nuevo nombramiento en la cartera de educación.

Tras desempeñarse hasta 2013 como Secretario de Educación, Villate volvió a la Asamblea de Santander en junio de 2014 luego de la renuncia de Jorge García a la curul, quien le ganó el pulso electoral en los comicios de 2011.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad