martes 16 de diciembre de 2008 - 9:11 PM

Gobierno logra imponer reforma política

Con 54 votos a favor y dos en contra, el Gobierno consiguió imponer sus mayorías en el Senado para aprobar, en cuarto debate, la reforma. El próximo año, el proyecto será sometido a otros cuatro debates.


El Senado aprobó que habrá silla vacía pero a partir de 2010, por lo que esta medida no servirá para castigar las cúrales contaminadas por la ‘parapólitica'.

Prácticamente, en tiempo de descuento, el Ministro del Interior, Fabio Valencia Cossio, consiguió los votos que le hacían falta para salvar la reforma política.

Convenció a casi el 90 por ciento de la bancada de gobierno para declarar improcedentes los 45 impedimentos que tenían amenazado el futuro de uno de los proyectos de mayor interés para el ejecutivo.

Por eso, la cara larga y de preocupación que Valencia Cossio no podía ocultar la semana anterior, desapareció minutos antes de las tres de la tarde de este lunes, momento en que la plenaria del Senado decidió -gracias a que la mayoría uribista impuso su voluntad- habilitar a todos los senadores para que participaran de la votación del proyecto.

Esta vez, el ministro del Interior no estuvo solo. Sirvió el regaño del presidente Álvaro Uribe para que Valencia, en el debate crucial de la reforma, tuviera el respaldo de los 'pesos pesados' del gabinete. El lobby, para quitar los temores de los impedimentos, también fue liderado por el canciller Jaime Bermúdez, y los ministros Andrés Felipe Arias, Juan Manuel Santos, Diego Palacio Betancourt, Oscar Iván Zuluaga y Andrés Uriel Gallego, principalmente.

El juego de Valencia Cossio

La carta que se jugó el ministro fueron dos sentencias de la Corte Constitucional que señalan que cuando se trate de actos legislativos (reforma a la Constitución) que "contemplen normas generales", no son procedentes los impedimentos.

Esa instrucción fue seguida al pie de la letra por la bancada de gobierno, pese a que el Partido Liberal alertó que la actual reforma política "también tiene normas particulares" que afectan o benefician a actuales integrantes del Congreso.

Los "orangutanes" de Cristo

Así lo señaló el senador Juan Fernando Cristo quien calificó de "orangutanes" los tres parágrafos transitorios incluidos en el texto del proyecto que establece, entre otros, que la sanción de la silla vacía solo será aplicada a las investigaciones que abra la Corte Suprema de Justicia después de junio de 2009.

Cristo advirtió que ese parágrafo le garantiza, a los congresistas que suplieron las vacantes dejadas por senadores o representantes detenidos por la ‘parapólitica’, mantenerse en el Congreso. "Ahí se demuestra el interés particular de quienes decidieron votar esta reforma".

Tal como lo aprobó el Senado, en adelante, no habrán suplencias en el Congreso salvo por faltas absolutas. Las investigaciones o detenciones a congresistas ya no serán consideradas faltas absolutas.

Otro de los "orangutanes" que denunció Cristo es que la reforma le concede la facultad al Presidente de la República de reglamentar las nuevas disposiciones de la reforma política en materia de financiación de campañas políticas. "Si eso se aprueba vamos camino del autoritarismo constitucional, el mismo camino que ha cogido el presidente Hugo Chávez en Venezuela".

Sin embargo, la plenaria del Senado decidió que será el Congreso y no el Ejecutivo el que reglamente las nuevas disposiciones.

Los liberales y el Polo Democrático le habían propuesto al gobierno y su bancada retirar esos polémicos parágrafos como condición para apoyar la reforma. Ese acuerdo, especialmente el planteado en torno a la silla vacía, fue descartado, por lo que el gobierno prefirió el camino de buscar los votos más renuentes, como en efecto sucedió.

Por esa razón los partidos de la oposición ratificaron su voto negativo frente a la reforma, porque a su juicio no cumple los propósitos de depurar el ejercicio de la política. Circunstancia que poco importó porque el gobierno ya tenía los votos de la mayoría uribista.

Cristo, en un claro mensaje al ministro del Interior, dijo que este proyecto "era un monumento a la impunidad y la corrupción". Hector Heli Rojas dejó constancia de que la decisión de aprobar la reforma "solo fue para salvar la cabeza del ministro Valencia Cossio".

Sin embargo, el senador Jose Dario Salazar (P. Conservador) coordinador de ponentes de la reforma, propuso que todos los reparos sean discutidos el próximo año, y en los otros cuatro debates del proyecto "se llegue a ese acuerdo político".

Nuevo giro de Cambio Radical

A pesar de que la bancada de Cambio Radical había promovido un acuerdo político en torno a la reforma, decisión que amenazó el futuro del proyecto, volvió a cambiar y acompañó al gobierno en la votación.

El senador Hector Heli Rojas acusó a esta bancada de beneficiar, con esta decisión, los intereses políticos de Germán Vargas Lleras, quien, según Rojas, quiere participar de una consulta interpartidista antes de las elecciones presidenciales de 2010. La reforma política incluye un artículo que la permite.

Los miembros de la bancada de Cambio Radical, aunque votaron para que se aprobaran los impedimentos, a diferencia del resto de la coalición, también ayudaron a que la reforma no se hundiera por falta de quórum.

El senador del Polo, Jaime Dussan, consideró que la reforma se salvó gracias al "carrusel" en el que los impedidos "se absolvieron mutuamente".

De esta forma, la reforma política superó el cuarto debate y este martes, en el último día de sesiones del Congreso, deberá ser conciliada con la Cámara de Representantes.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad