martes 16 de marzo de 2010 - 10:00 AM

¿Qué falló en la Registraduría?

Lo que pasó con la Registraduría y el conteo de votos en las elecciones del domingo era algo que se preveía.

Hubo improvisación en el nombramiento de supernumerarios encargados de velar por el conteo de votos; falló el software de transmisión de datos; los jurados no estaban familiarizados con los formatos; aumentaron los votantes, los candidatos pero no la logística humana; en fin, fue una cadena de fallas que se evidenciaron en que aún no hay certeza alguna sobre ganadores de la consulta conservadora. En un análisis realizado por Vanguardia Liberal con expertos de la Registraduría –que pidieron la reserva de identidad– quedó en evidencia que los problemas fueron en todo el país y que empezaron con la selección de los contratistas para el conteo de votos, pues siendo la primera y la más importante actividad del proceso, los responsables fueron subcontratistas de la empresa de telecomunicaciones encargada de la transmisión de datos, según afirmaron las fuentes.

'La empresa tiene experiencia pero no en el conteo de votos y además, bajo el esquema anterior, la contratación del preconteo la hacia directamente la Registraduría con los contratistas, había también una responsabilidad directa', afirmaron las fuentes.

De hecho, las fallas quedaron en evidencia durante los tres simulacros que realizó la Registraduría en todo el país y de las falencias, el Registrador Nacional habría sido advertido por sus funcionarios.


El concepto de un experto

Álvaro Navas Cadena, ingeniero de sistemas y presidente de Sistemas y Computadores, la empresa que por décadas manejó las elecciones en Santander con óptimos resultados, coin-

cidió con las fuentes de la Registraduría en que 'si bien la empresa contratada tiene experiencia en telecomunicaciones, no la tiene en el manejo informático de datos'.

Además –añadió– la contratación fue hecha con tres meses de anterioridad al certamen electoral, lo que significa muy poco tiempo para la preparación de una jornada tan importante para el país como la de escoger Congreso, Parlamento Andino, consultas internas y además la de la Costa Caribe.

La segunda falla,  en concepto de Navas, es que no se entrenó suficientemente bien a los jurados.

'Nosotros en la máxima elección que hicimos contamos 60 mil candidatos, fue a tiempo y eso se hizo con los mismos 500 mil jurados que le sirvieron al país en estas elecciones, entonces se preguntará uno ¿cómo es que hace unos años el jurado actuó eficientemente y ahora no?

'No es la cantidad de jurados, no es excusa el volumen, el número de mesas creció y no se le puede imputar a ellos, todo crece y todo el mundo debe actuar eficientemente, pero no hubo capacitación del jurado y no tenían ni idea a quién entregarle capacitación', reiteró el Presidente de Sistemas y Computadores.

En conclusión de los expertos, dos aspectos fallaron: la tecnología, porque el software no funcionó ni para trasmitir consolidados y además, hubo imprevisión en la logística humana.

Pero ahí no se detiene la cuestión. El Presidente de Sistemas y Computadores advirtió que lo preocupante, porque en el escrutinio –proceso posterior al conteo de votos– las comisiones escrutadoras van a afrontar todos los componentes anteriores y quienes las componen, no son expertos en informática. 'Creo que el problema va a ser mayor', concluyó.


síntesis

Las fallas


1 El formulario de cuentavotos y el E-14 es un acta con más hojas, números y casillas y los jurados no se familiarizaron mucho con ellas.

2 En las elecciones de 2006, cuando se eligió Congreso, la Registraduría dispuso  un receptor de datos por cada 12 mesas. En 2010, con un 30% más de candidatos, con 3 millones de ciudadanos más en el censo, se destinó un receptor por cada 18 mesas.

3 Pese a que en las elecciones del 14 de marzo se gastaron $266.773 millones, faltaron recursos para la capacitación de jurados.

4 No hubo ‘Plan B’ para superar las fallas en la consolidación de datos.

5 Hubo problemas con el censo electoral. Una cantidad de inscritos finalmente no fueron incorporados y a última hora accedieron al censo, denunciaron fuentes de la Registraduría.

6 Nombraron supernumerarios por 10 días, que supuestamente se posesionaron  el día antes de las elecciones y no tuvieron tiempo de capacitarse.

7 Diez días antes de las elecciones, le habrían advertido al Registrador de las fallas en las líneas telefónicas y en los softwares de preconteo.

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad