miércoles 29 de abril de 2009 - 10:00 AM

La gripe porcina sigue su avance en el mundo

La gripe porcina, causa probable de la muerte de 152 personas en México, prosiguió su avance con los primeros casos confirmados en Costa Rica, Israel y Nueva Zelanda, mientras la OMS indicó que la situación es 'muy seria', aunque aún es posible evitar una pandemia.

En México, epicentro de la enfermedad, tres nuevas víctimas elevaron a 152 los decesos probablemente causados por el virus 20 de ellos confirmados, según el ministro de Salud, José Angel Córdova.

Pero la cantidad de casos de posible contagio a estudio de las autoridades mexicanas supera los 1.600.

La OMS presentó un balance menos alarmista, con 79 casos de gripe porcina estrictamente confirmados en todo el mundo.

Pero advirtió que 'en esta época en la que las personas viajan en avión muy rapidamente por todo el mundo, no hay ninguna región en la que el virus no podría extenderse'.

Con 66 personas convalecientes de gripe porcina, Estados Unidos es el segundo país más afectado. Y las autoridades sanitarias estadounidenses indicaron que es probable que aparezcan muertos por esta causa en el país.

En Canadá fueron confirmados cinco nuevos casos, llevando a trece el total en el país. Otras 20 personas se estaban sometiendo a exámenes para confirmar diagnósticos.

Tres casos confirmados han sido diagnosticados en Nueva Zelanda, dos en Gran Bretaña y otros dos en España.

En Israel, dos hombres se convirtieron en los primeros casos confirmados en el país, mientras que una costarricense de 21 años que regresó a San José hace tres días desde México se convirtió en la primera persona en Centroamérica en contraer el mal.

glosario

•    ¿Qué es la gripe porcina? El virus H1N1 de la gripe porcina es una combinación inédita de cepas porcinas, aviarias y humanas, que se transmite entre seres humanos y parece afectar especialmente a los jóvenes, pero se desconoce su origen exacto.

El miedo y el aislamiento sacuden a los mexicanos

jhon a. Rodríguez C. / ESPECIAL/ VANGUARDIA LIBERAL
MÉXICO D.F.

El temor deambula en las calles de la Ciudad de México, desde el viernes pasado, cuando las autoridades declararon el estado de alerta por el reciente brote de influenza porcina.  

Al menos 20 millones de capitalinos y residentes del estado de México se despertaron con la noticia del cierre de todas las guarderías, escuelas e institutos en todos los niveles académicos del Distrito Federal.

La radio, la televisión e internet comenzaron, así, con el registro de lo que se convirtió en una pesadilla para millones de mexicanos y extranjeros, quienes han visto sus jornadas trastornadas en este país, debido a  la inminente amenaza de ser contagiados a través de un simple saludo de mano, un beso o el contacto directo con alguien infectado.  

Por consiguiente, el día siguiente, el jefe del gobierno del Distrito federal, Marcelo Ebrard, consciente de que se está en el peor momento de la epidemia, extremó las disposiciones para evitar la propagación de la enfermedad y ordenó la cancelación de eventos culturales y sociales.

El pasado fin de semana, las calles de Ciudad de México, estaban vacías, los centros comerciales sin mayor estrépito y los restaurantes sin clientela.

El fútbol profesional también se afectó y se ordenó la realización de todos los partidos a puerta cerrada.

También la celebración de misas, reuniones y eventos en espacios abiertos se limitó o se canceló.

Desinformación


En las calles, el metro (que transporta cuatro millones de personas diariamente), en los parques y demás recintos es común observar el uso generalizado de tapabocas.

En la población se siente desconfianza por la más mínima muestra de un síntoma en público.  

Sin embargo, teniendo en cuenta que México, dentro de los países afectados, es donde se continúan presentando muertes, el riesgo aumenta si se comprende que la información acerca de un evidente brote fue ofrecida un poco tarde y se analiza las altas carencias que develan los servicios de salud para un país con 103 millones de habitantes.

El miedo ha generado, igualmente, un ambiente de desinformación e incertidumbre, visible en las largas filas que abarrotan hospitales y centros de salud preventiva, donde miles de personas quieren saber sin o no portadores del nuevo virus.  

Algunos se quejan por el mal servicio de algunos hospitales públicos, otros por el cobro de servicios que el Gobierno ha dicho será gratuito en establecimientos de todo tipo y la gran mayoría, entre ellos, niños, jóvenes, adultos y ancianos, se han dedicado al encierro y el aislamiento voluntario.

El Consejo Nacional de Salud delegado por el presidente, Felipe Calderón, se reúne varias veces al día para dar un nuevo informe de la situación.

Marcelo Ebrard, jefe de Gobierno capitalino, dijo ayer que ante la resolución de la Organización Mundial de Salud (OMS), de ubicar el virus en etapa cuatro, preveía el cierre del metro, la paralización de todas las actividades económicas y el aislamiento total.  

Los juzgados se están cerrando, la bolsa de valores está a la baja y la población teme que las consecuencias sean peores con el paso de los días.
Sociedad mexicana en 'pánico psicológico'

Vanguardia Liberal se comunicó ayer con el mexicano, Mariano Holguín Huerta, de 27 años de edad, residente en la ciudad de San Luis Potosí y quien trabaja en el poder judicial.

Vía internet Holguín Huerta respondió a interrogantes sobre la situación que viven los mexicanos a raíz de los casos de gripe porcina en esa nación.

V.L.: ¿Qué tanto le modificó la vida la presencia del virus de la gripa porcina?   
'La modificación es sustancial. Muchos comercios están cerrados. Todos los lugares que pueden representar aglomeraciones se han cerrado. Hay lugares donde hay poca afluencia como centros comerciales y tiendas de autoservicio. Incluso las calles peatonales se ven vacías. De igual forma todos los centros escolares han cerrado sus puertas. Hay una escasez en productos farmacéuticos para prevenir la gripa'.

V.L.: ¿Es verdad que existe pánico de parte de los mexicanos por el contagio?  
'Lamentablemente sí. El 90% de la gente usa su cubre boca, poca gente sale a la calle, la ciudad se encuentra en algunos sectores paralizada. La afectación es sustancial, al grado que se está generando un pánico psicológico'.

V.L.: ¿La población es consciente de los grave de la enfermedad?  
'En su gran mayoría sí, hay todavía algunos que piensan que son cuestiones políticas o económicas. Todo porque estamos en épocas electorales'.

V.L.: ¿En qué le cambio la vida a usted la gripa porcina?
'En mucho, cancelaron un evento deportivo al cual tenía programado participar. También debo estar pendiente de la gente a mi cargo, sobre todo en una dependencia pública donde concurre una cantidad considerable de gente'.
 

¿Tiene miedo de contagiarse?
'Sí, porque es una temporada en que los cambios de temperatura hacen que la gente sea propensa a contraer gripe'.

Autoridades de EU quieren cambiar nombre de 'gripe porcina'


Las autoridades estadounidenses indicaron que estudian la posibilidad de cambiar el nombre de la 'gripe porcina', alegando que algunos países están prohibiendo la importación de cerdo proveniente de América del Norte por ignorancia sobre la enfermedad.

'No es una crisis de origen alimentario. Es importante no usar el término gripe porcina y es necesario transmitir el mensaje de que consumir cerdo no provoca el mal', indicó el secretario de Agricultura, Tom Vilsack.

'Estamos muy preocupados por la seguridad, pero también por el impacto económico', agregó.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad