miércoles 29 de abril de 2009 - 10:00 AM

'La manipulación constitucional en beneficio de una sola persona choca'

¿Cómo modificar la manera de gobernar en el presente siglo? ¿Cómo hacerlo sin abusar del poder y sin perpetuar a nadie en él? Estas son algunas de las preguntas que responde el libro ‘Hacia una Revolución de la Gobernanza’ de autoría del politólogo y académico francés Pierre Calame, quien a su paso por Colombia habló de temas sensibles como la reelección presidencial y el diálogo de paz con la guerrilla.

En diálogo con Colprensa, Calame se atrevió a hacer una radiografía de la situación colombiana y habló sobre la manera en que se podría mejorar el panorama actual.

‘Hacia una Revolución de la Gobernanza’ se lanzó la semana pasada al mismo tiempo en seis países de Latinoamérica, es la primera obra del autor francés y ya es considerado por varios expertos como el libro político recomendado en la actualidad.

preguntas y respuestas

¿Cuáles son los ejes centrales de la gobernabilidad, según lo plasma en su libro?
Lo primero que hay que hacer es mirar cómo se manejan las sociedades del siglo XXI. No podemos quedarnos en la democracia participativa, hay que analizar las necesidades generales de la sociedad, asegurar el modo de vida digno y pensar que estamos en un mundo globalizado.

Es decir, ¿hay que dejar de considerar la democracia participativa como la única manera de gobernar?
Exacto. En muchos países, sobre todo de Latinoamérica, la democracia sustancial es únicamente el voto. Hay que encontrar métodos para que la gente se le mida a nuevos desafíos, para que entienda que tiene derecho a exigir y a reclamar y no sólo el deber de asistir a unos comicios (...) es vital trabajar y pensar en territorios, no sólo en Estado.

¿Cómo cree que se maneja este concepto en Colombia?
En este país el mayor problema es que se confunde la gobernanza con los temas de paz. Aquí ese parece ser el único tema de discusión, dejando de lado las necesidades colectivas, las del pueblo.

¿Cómo romper ese ‘círculo vicioso’?
La mejor manera es dejar de solucionar los conflictos a través de la violencia. Hay que dejar de mirarse entre sí como enemigos. Se debe romper el espiral de violencia y construir un pacto social.

REELECCIÓN

Dentro de esa mirada que usted hace a América Latina, ¿qué opina sobre las reelecciones presidenciales?
La gobernanza es más que hablar de personas. El Estado debe garantizar de cualquier forma la continuidad de las estrategias.

¿Es decir que lo que se debe proteger son las políticas de gobierno, mas no perpetuar a una persona en el poder?
Eso es muy claro. Hay que organizarse para mantener estrategias a largo plazo, ese es el éxito de cualquier nación. Lo que este y cualquier país debe entender es que hay que evitar la figura del hombre providencial, considerado como la única solución a los problemas.

¿La reelección le hace daño a la democracia?
Sí, eso es pensar más en el bienestar singular antes que en el colectivo.

¿Pero cómo mantener una misma línea política con diferentes personas al frente?
Para lograrlo hay que dejar a un lado el juego político, la envidia interpartidista. Si todos pensamos en lo que realmente necesita la Nación, será muy fácil hablar el mismo idioma. Recuerde que no hay que idealizar a nadie.

¿Ese es el problema, que se idealiza a ciertos mandatarios?
Hay una grave tendencia a privilegiar a personajes autoritarios y a la vez carismáticos. Eso pasa en casi en toda Latinoamérica.

¿Por qué ese fenómeno?
Porque no se mira hacia el exterior, hay que recolectar experiencias lejanas para aplicarlas y aprender de los errores de los demás.

¿Vale la pena modificar la Constitución en beneficio de una sola persona?
Eso nunca. La manipulación constitucional para uno solo, choca mucho. Además hay que recordar que gobernar no es únicamente acudir a la democracia participativa, hay que pensar en términos globales sobre todo en países pequeños como Colombia. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad