miércoles 24 de abril de 2019 - 9:28 PM

Las hipótesis sobre la salida de Eastman, secretario de Presidencia

La figura del secretario general de la Presidencia de la República siempre se ha identificado como el hombre fuerte de la Casa de Nariño, incluso desde el gobierno de Virgilio Barco se hizo común que a esa posición se le relacionara como el ‘hombre del computador’.

Ese calificativo se dio porque es tradicional que dicho funcionario tenga claro cómo y quién se le entrega la participación en los cargos públicos.

Labor que le correspondió en estos primeros ocho meses del gobierno de Iván Duque a una figura que si bien no es muy pública sí tiene la experiencia de haber estado en tres gobiernos: Jorge Mario Eastman.

La política la trae en la sangre, pues es hijo del otro hombre fuerte del ‘turbayismo’ Jorge Mario Eastman, quien igualmente ocupó ese cargo durante parte del mandato de Julio César Turbay Ayala.

Eastman llegó a este cargo en agosto del año pasado por su cercanía a Iván Duque, son amigos cercanos y, además, porque en el pasado trabajó en los gobiernos de Andrés Pastrana y Álvaro Uribe.

El año pasado para las elecciones presidenciales, Eastman figuró luego de haber aceptado ser la fórmula a la vicepresidencia de Juan Carlos Pinzón, cuando el exministro de Defensa decidió recoger firmas, pero luego desistió de su postulación y se fue a hacer equipo con Germán Vargas.

Esa decisión llevó a Eastman a no seguir con Pinzón y unirse a Duque.

Relación con Duque

Eastman y Duque son amigos desde hace más de 15 años. Esa amistad llevó a que en estos meses le permitiera manejar el llamado ‘computador de Palacio’.

En esa posición y con la directriz de no dar ‘mermelada’ a los partidos lo que le impidió conformar una coalición sólida en el Congreso de paso se han hundido las intenciones de objetar la JEP y la reforma a la justicia, incluso la reforma tributaria aprobada fue muy diferente a la planteada por el Gobierno en un principio.

A esto se suman las discrepancias con los congresistas del Centro Democrático, incluso hasta con el propio Uribe Vélez, que llevaron a que saliera de la Secretaría General este miércoles.

A esa posición, de manera temporal llegará la funcionaria que más influencia tiene en la actualidad sobre Iván Duque, María Paula Correa, quien es además la persona que le maneja toda la agenda pública y privada del mandatario, incluso es tal su poder que, en ocasiones, ordena a algunos ministros.

Ese cambio tiene dos lecturas. La primera que Duque va a seguir por la misma línea, no buscar acuerdos con los partidos y seguir afianzándose con el Centro Democrático. Correa durante el gobierno de Uribe trabajó con él y se le considera cercana.

La otra opción es que realmente haya decidido abrir paso a algunos partidos, en especial los independientes como el liberalismo. En los ‘corrillos políticos’ se habla que ese partido estaría cercano y que se han dado algunos acercamientos en ese sentido.

El senador uribista John Harold Suárez sostuvo que los funcionarios que se tienen que quemar en algún momento y por eso considera que sí podría estar cercanos algunos cambios en el alto gobierno.

“Iván Duque fue senador de la República y siento que no es vergonzante de la clase política, pero no sectoriza la burocracia en la clase política. Yo siento que hay que hacer ajustes y eso no es malo... (los ministros) son ‘suiches’ y se tienen que quemar en un momento determinado”.

Aunque los cambios se ven cada vez más inminentes, por ahora es claro que los primeros que se cambiarían serían algunos ministros, en especial los que han tenido menos acercamiento con la clase política, entre ellos la ministra de Justicia, Gloria María Borrero.

Los movimientos en las Superintendencias y otros cargos del Estado no se darían en el corto plazo.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad