domingo 09 de agosto de 2009 - 10:00 AM

'Mi reto es darle partida de defunción a las Farc'

Llena de fuerza, decisión y convencida de la importancia que puede tener su presencia en las próximas elecciones presidenciales de 2010, retornó a la arena política la ex embajadora en el Reino Unido, Noemí Sanín.

Aunque aún no tiene nada claro en materia de mecánica electoral, afirma que no renunciará a sus convicciones y que 'tome el camino que tome', primará el bien del país. Sanín insiste en la necesidad de preservar el concepto de seguridad democrática y asegura que a los violentos 'no se les puede dar ventaja'.

Preguntas y respuestas

Usted aspiró dos veces antes a la Presidencia de la República. Sus ideas y propuestas son conocidas y han tenido respaldo. ¿Qué novedad tendría hoy una campaña suya para atraer nuevos electores?
'En las dos campañas anteriores es mucho lo que se ha ganado y mucho lo que se ha aprendido. Voy a ofrecer una visión de país en la que sea posible llevar al desarrollo a las próximas generaciones. El trabajo que se ha hecho con la seguridad democrática es fundamental y debemos continuar avanzando en el tema. También debemos ahora dedicarle mucho esfuerzo a la calidad de vida, inclusión social, economía y muy importante, la modernización de Colombia'.

 Ya ha criticado usted la que llama 'bipolaridad' del Partido Conservador. No es claro si una aspiración suya se haría por ese partido, por otro o por un movimiento ciudadano independiente. ¿No cree que esa indefinición podría causarle daño al esquema democrático colombiano?
'Falta un año para las elecciones, lo ideal sería tener campañas de 4 ó 5 meses como ocurre en casi todas partes del mundo. Mi candidatura va a ser nacional, ojalá también del partido Conservador, y espero que se sumen muchas y diversas fuerzas sociales'.

¿Su proyecto político se identifica más con las plataformas ideológicas de ‘La U’ o con las del Partido Conservador?
'Buena parte de las propuestas económicas y sociales de las campañas políticas que he adelantado, conservan vigencia. Estoy en el proceso de adecuarlas a las circunstancias actuales del país. La Seguridad Democrática debe hacer parte de una política de Estado y por tanto en su ejecución tendrán que coincidir todos los partidos y candidatos'.

‘Lucho’ Garzón, a nombre de los llamados 'quíntuples', la invitó a formar parte de ese experimento político. ¿Le suena esa idea?
'Estoy dedicada a buscarle solución a los problemas y a garantizar que lo que se ha hecho con la seguridad no retroceda. Los temas de mecánica política, todavía no los tengo totalmente resueltos. Soy admiradora de ‘Lucho’, me encanta como trabaja y su bacanería. Quiero y admiro profundamente a Mockus. Sergio Fajardo me acompañó en la campaña del 98 y cuando pienso en Peñalosa, pienso en modernidad, en desarrollo. Un grupo de personas espectacular. Trabajaremos juntos en política o en mi gobierno'. Tengo mucha admiración por los ‘quíntuples’, el país necesita de todos y cada uno de ellos en un proceso de inclusión. Espero que más adelante desde el Gobierno se sumen en el proyecto de seguir sacando adelante al país'.

¿Le gustan esas opiniones que dicen que una mujer debe llegar a la Presidencia de Colombia porque todos los hombres que han estado allí no han hecho un buen trabajo?
'Todas las generalizaciones son equivocadas y los planteamientos exclusivamente de género son excluyentes e incompletos. De lo que sí estoy segura, es que en Colombia y en cualquier parte del mundo, la mujer está preparada para asumir cualquier tipo de liderazgo (…) decir que todos los Presidentes por ser hombres son malos, es absurdo e injusto'.

La política de Seguridad Democrática ha sido el mayor logro del presidente Uribe. Pero luego de siete años aún no controla totalmente a la guerrilla ni a las bandas emergentes, mientras crecen el narcotráfico y la delincuencia común, ¿cómo tendría éxito en esos frentes un gobierno que prolongue esa Seguridad Democrática?

'Como lo he dicho, la Seguridad Democrática es como un tratamiento con antibiótico, no se debe dejar a mitad de camino porque los violentos retornarían con más fuerza. El verdadero reto que estoy dispuesta a asumir como presidenta, es el de darle partida de defunción a las Farc, a las estructuras paramilitares que se resistan a la desmovilización y a las bandas de ‘narcos’ o de delincuentes.
A quienes insistan en sus mecanismos de violencia, vamos a seguir atacándolas con toda la fuerza del Estado, con toda la legitimidad y con el apoyo de las Fuerzas Armadas y de la Policía, con una política de inclusión social muy profunda para que no encuentren caldo de cultivo'.

Usted dice que aspirará a la Presidencia de la República en 2010, con o sin Álvaro Uribe como candidato. ¿Eso marca la diferencia frente a otros candidatos de peso como Andrés Felipe Arias y Juan Manuel Santos?
'Tengo la determinación de servirle al país y de convocar a los colombianos para avanzar. Lo importante es tener la firmeza para consolidar y profundizar lo conquistado durante el Gobierno del presidente Uribe (…) mi propósito es llegar a la Presidencia, quiero dar la batalla, tengo el carácter suficiente para estar en la contienda y presentarme en las elecciones'.

Observadores advierten que el ex presidente Andrés Pastrana está moviendo la maquina-ria conservadora para aplazar la consulta interna de ese partido para favorecerla. ¿Ese comentario le merece alguna opinión?
'El presidente Pastrana y muchísima gente conservadora, piensa que sería suicida hacer la consulta el 27 de septiembre. Estoy segura que el comentario del ex presidente Pastrana se deriva de su experiencia política. Nadie puede negar que él tiene olfato y lo demostró ganando las elecciones, y eso el Partido Conservador lo sabe perfectamente'.

¿Teme que su candidatura pudiera verse afectada por las críticas que la señalan como una dirigente que ha dado varias ‘volteretas’ partidistas?
'Las dos campañas políticas que he adelantado, las he hecho como independiente. Le voy a confesar, he venido reflexionando profundamente en nuestra democracia y en los estados que mejor funcionan, y definitivamente opino que para avanzar en materia de desarrollo, de modernización y de seguridad, es necesario institucionalizar y profundizar en la construcción de partidos del siglo XXI.
Ojalá pueda hacer mi gobierno con el apoyo de un partido fuerte, y si resultare imposible, desde el gobierno adoptaré las medidas que conduzcan a fortalecer los partidos y daré a la oposición todas las garantías.
Ahora bien, mi vocación es servir al país y así lo he hecho tanto desde el sector privado, como en distintos gobiernos, como ministra de Comunicaciones en el Gobierno del Presidente Betancur; como ministra de Relaciones Exteriores y embajadora en Venezuela, en el Gobierno del presidente Gaviria.
Cuando Uribe ganó las elecciones, acepté seguir sirviendo como Embajadora en España y en el Reino Unido. Si eso se califica como oportunismo, lo seré siempre y cada vez que tenga la oportunidad de trabajar por los colombianos, siempre y cuando el Gobierno para el cual trabaje coincida con mis convicciones'.

Usted ha sido Canciller y Embajadora en Caracas, Madrid y Londres. ¿En la Presidencia, cómo cambiaría esa relación difícil con los gobiernos de Ecuador y Venezuela? y ¿cómo modificaría ese tratamiento hostil para los colombianos cuando queremos ir a Europa, México o Estados Unidos?
'Los colombianos, ecuatorianos y venezolanos estamos destinados irrevocablemente a ser vecinos y las fronteras deben ser factores de unión y no de división. Por lo tanto, se impondrá una solución donde todos juntos con unos acuerdos internacionales, cooperemos contra el terrorismo y los grupos de narcotraficantes y delincuentes.
De otro lado, la imagen de Colombia día a día mejora. Con la crisis económica que atraviesa el mundo, el turismo es un factor fundamental para estimular la economía. En la medida en que nosotros dejemos de ser una amenaza, como nos consideraron por mucho tiempo, se nos irán abriendo las posibilidades para viajar con mayor facilidad y confianza'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad