sábado 07 de marzo de 2020 - 12:00 AM

Por cambios en la altura de los sótanos, obras del edificio administrativo de la Empas cumplen 4 años suspendidas

Aunque sobre el papel, la ejecución del contrato de construcción del edificio administrativo de la Empas tardarían tan solo siete meses, hoy, cuatro años después, la obras se encuentran suspendidas y la estructura sin terminar.
Escuchar este artículo

En julio del 2015, Humberto González, gerente de la Empas para la fecha, firmó un contrato por valor superior a los $5 mil millones con la Unión Temporal Edificio Administrativo 2015, conformada por: Jesús Pedro Nel Serrano y Roberto Enrique Rodríguez, con el objeto de construir el edificio administrativo donde funcionaría la Empresa Pública de Alcantarillado de Santander.

Además: Contraloría pone la lupa sobre edificio de la Empas

Aunque en dicho contrato se estipulaba que la construcción de la obra, (que contemplaba dos sótanos y diez pisos de altura), solo tardaría siete meses para su ejecución; hoy, cinco años después, y un anticipo superior a los $2 mil millones, la infraestructura continúa a medio levantar.

Cambios a la estructura de la obra, los cuales no estaban contemplados en los planos originales, inconsistencias en la renovación de las licencias de construcción y posibles problemas de sismorresistencia de la edificación, hacen parte de las razones por las cuales desde el 10 de marzo del 2016, hace cuatro años, se declaró la suspensión de las obras y sin mayores soluciones a la vista.

Cambios estructurales

A pesar de que la construcción del edificio administrativo de la Empas inició sin mayores inconvenientes, todo cambió semanas después cuando al parecer el gerente de la Empas para esa época, Humberto Prada González y el exdirector de la Cdmb, Ludwing Arley Anaya, quienes habrían decidido modificar la estructura, reduciendo unos centímetros a las alturas de los sótanos del nuevo edificio, esto con el fin de que los parqueaderos quedaran a la par con los parqueaderos de la Cdmb.

Así quedó registrado en acta del 29 de octubre del 2015, cuando el responsable de la obra socializa las razones de los cambios a la estructura.

“Se tomó la decisión de modificar las alturas de entrepiso de los sótanos debido a una exigencia del Gerente de la Empas de la época y el Director de la Cdmb de la época. Dicha solicitud nos llegó por medio del supervisor del contrato, el ingeniero Jorge Alberto González Soto. Ellos nos pedían que las placas de los sótanos de la nueva sede de la Empas quedaran al mismo nivel de las placas de los parqueaderos de la Cdmb para poder hacer en el futuro una comunicación entre los parqueaderos de las dos edificaciones”, dicta bitácora de la obra.

Lea también: Cambios en la Empas también incluyen reformas a sus estatutos

Según el informe de peritaje realizado por la Sociedad Santandereana de Ingenieros, SSI, a la fallida construcción del edificio de la Empas, los cambios en las alturas de los sótanos afectan no solo el diseño original de la obra sino que cambia el nuevo de capacidad de parqueaderos a proveer, el índice de parqueo y sobre todo restringe el ingreso y salida de ciertos vehículos al edificio administrativo de la Empas.

“El cambio en los niveles de entrepisos de los sótanos 1 y 2 representa una afectación importante en la propuesta de desagüe de red de aguas lluvias y aguas servidas del proyecto, esto debido a que la tubería de evacuación requiere de una pendiente mínima del 1% (según lo planteado en el diseño), es decir aproximadamente 25 cm de altura deberá descolgar la tubería en su recorrido, que sumados al diámetro de la tubería, resultan ocupando aproximadamente 40 cm de la altura libre, dejando disponible para tránsito vehicular no más de 1,80 metros en el punto de salida hacia la calle 39. Estas alturas pueden considerarse funcionalmente deficientes para los niveles de estacionamiento teniendo en cuenta que las normativas vigentes exigen al menos 2.40m libres. Esto conlleva adicionalmente a tuberías de muy baja altura dispuestas permanentemente a la ocurrencia de un accidente”, señala el informe de la SSI.

Ante la gravedad de dichos cambios en la estructura de los sótanos, Nury Andrea Espinosa, quien recién asumía la gerencia de la Empas, ordenó en marzo del 2016 la suspensión de las obras del nuevo edificio administrativo.

Polémico cambio de licencia

Otra de las inconsistencias que se habría presentado en la construcción del edificio administrativo de la Empas, tiene que ver con la renovación de la licencia de construcción, ya que contrario a prorrogar el permiso, como lo es habitual en este tipo de procesos, el constructor decidió tramitar una nueva licencia, pero por “reforzamiento estructural”.

“Pasados los primeros 2 años de la Licencia de Construcción (Mayo de 2015), no se realizó la prórroga de la misma, como es habitual, sino que se decide tramitar una nueva licencia en modalidad de reforzamiento estructural, la cual fue aprobada por la Curaduría Urbana No. 2 de Bucaramanga el 4 de mayo de 2017. Esta nueva licencia no es la adecuada para el proyecto, ya que sustenta el reforzamiento de 64.20m2 equivalentes a la sección transversal de las columnas de todo el edificio, las cuales aún no están construidas. No fue posible determinar la razón por la cual se solicitó esta licencia, pues no se encontró registro alguno de dicha decisión en la documentación suministrada. Se recomienda de ser necesario elevar la consulta sobre la conveniencia de esta licencia ante la Secretaría de Planeación como máxima autoridad en el tema”, observa el peritaje de la Sociedad Santandereana de Ingenieros.

Le puede interesar: Persiste la puja Aguilar - Tavera por la gerencia de la Empas

Según Hernán Clavijo, gerente de Camacol Santander, Las licencias de construcción tienen unos plazos antes de su vencimiento: una primera vigencia, una prórroga y una revalidación (en caso en que por algún motivo no se haya podido terminar la obra, pero que esta tenga un avance de más del 50%).

Sobre el caso particular de lo sucedido con el cambio de licenciamiento para la construcción del edificio administrativo de la Empas, el Gerente señaló: “No conozco en detalle el caso del edificio que me menciona, pero basado en lo que usted me comenta, es posible que se haya tramitado una licencia de obra nueva (pensando en demoler un edificio existente y construir uno nuevo) y que posteriormente hayan decidido hacer el reforzamiento de un edificio existente”, explicó Hernán Clavijo.

“El titular de una licencia puede decidir no hacer uso de la misma y tramitar una nueva. Un ejemplo de esto es lo que sucede cuando hay un cambio de POT que hace que el lote tenga un mayor valor. El constructor puede no hacer uso de la licencia anterior para acogerse a la nueva norma”, agregó el Gerente de Camacol Santander.

Lea además: Declaran insubsistente a Nury Andrea Espinosa como gerente de la Empas

Posible daño fiscal

Por estas irregularidades contractuales, en el 2017 La Contraloría General de la República ordenó la apertura de un proceso de responsabilidad fiscal por más de $2.838 millones, aparentemente comprometidos en irregularidades evidenciadas en la construcción del edificio administrativo de la Empas.

Las preocupaciones del ente de control fiscal acerca de la sismo resistencia radican en la falta de seguimiento además de una fallida supervisión al avance de la obra, lo que llevó a “graves irregularidades evidenciadas” y que según la entidad provocaron un detrimento patrimonial por más de $2.838 millones.

“De conformidad con los informes rendidos por los profesionales de la Empas, las especificaciones técnicas y arquitectónicas inicialmente contempladas fueron cambiadas, sin que el contratista, así como tampoco el interventor ni el supervisor de la obra, lo impidieran”, afirmaba la Contraloría.

Sin embargo, al cierre de esta edición el ente de control fiscal no había emitido un informe final al respecto a dicha investigación en la Empas.

En contexto: El gobernador, Mauricio Aguilar y Didier Tavera habrían llegado a un acuerdo político para el manejo de la Cdmb y la Empas

Empas busca indemnización

En septiembre del 2017 la Empas demandó ante el Tribunal Administrativo de Santander a la Unión Temporal Edificio Administrativo 2015, encargada de la construcción del edificio administrativo. Así mismo, la controversia judicial también está dirigido contra el Consorcio Interventor RCG Santander, conformado por: Luis Alberto Carachoa y Siervo Antonio Gallo, encargados de la interventoría de la obra.

En la demanda, la Empas le solicita al magistrado Julio Edisson Ramos, que declare el “incumplimiento de las relaciones contractuales y las condenas relativas al resarcimiento de perjuicios habida cuenta que por tratarse de contratos de derecho privado y al no poderse declarar el incumplimiento de los contratos por parte de la Empas, es solo competencia del juez hacer dichas declaraciones”.

Según la Empresa de Alcantarillado, tanto el constructor como el interventor incumplieron con sus funciones contractuales y legales, al modificar estructural y arquitectónicamente el diseño original de la obra, sin ninguna justificación técnica.

Así mismo, la empresa de servicios públicos cuestiona el actuar del contratista al emitir una nueva licencia de construcción sin el conocimiento ni el aval de la Empas.

Por estos hechos, la Empas pide el pago de una indemnización cercana a los $2 mil millones producto del anticipo que la entidad el realizó al contratista e interventor por una obra defectuosa.

Además, la Empas le solicita al magistrado Ramos, que se hagan efectivas las pólizas de garantías sobre la fallida obra de construcción de su nuevo edificio administrativo.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad