miércoles 04 de febrero de 2015 - 12:01 AM

Santísimo, a devolver dinero y a cambiar de nombre

El Tribunal Administrativo de Santander ordenó a la Corporación Panachi devolverle al departamento los $3.525 millones que costó la escultura, cambiar el nombre del ecoparque por estar “íntimamente” ligado a una religión, y prohibió la realización de actos públicos en el proyecto, así como su inauguración, hasta tanto no se cumplan esos requisitos.

El Tribunal Administrativo de Santander, en decisión de segunda instancia, falló a favor de los denunciantes la acción popular interpuesta por el abogado Alejandro Alvarado y un grupo de juristas del departamento que argumentaba que la construcción del Ecoparque Cerro del Santísimo violaba el principio laico del Estado.

La determinación, que se conoce tres años después de iniciado el pleito, revocó la decisión de primera instancia y señaló que con la construcción del Cristo de 33 metros la Gobernación de Santander desconoció la obligación constitucional que tienen los entes estatales de mantenerse neutrales frente a las manifestaciones religiosas, y estableció que vulneró los principios de moralidad administrativa y función pública.

En este sentido, el Tribunal ordenó a la Corporación Panachi, administradora del proyecto, devolver a las arcas del departamento los $3.525 millones que costó la escultura.

Ese dinero deberá pagarse “con el 30% de los ingresos percibidos por la entrada del público” en periodos trimestrales.

Adicionalmente, el administrador de justicia, que emitió la decisión con ponencia de la magistrada Solange Blanco, ordenó a la Gobernación de Santander cambiar el nombre del proyecto turístico por considerar que el término ‘Santísimo’ está “intimamente unido a una corriente religiosa”.

“Deben buscarse palabras que vinculadas con el proyecto turístico no den un tratamiento preferente a ese o a otro credo en particular”, reza un aparte del fallo.

Sin embargo, las consideraciones del Tribunal Administrativo de Santander fueron más y se le ordenó a la administración de Richard Aguilar Villa abstenerse de realizar cualquier acto público en el proyecto, así como inaugurarlo hasta tanto no se cumpla con el cambio de nombre y se realicen todos los trámites para que se restituya el dinero al departamento.

Los argumentos

Dentro de las consideraciones que se tuvieron en cuenta para emitir el fallo definitivo en el proceso contra el Cerro del Santísimo, estuvieron el reconocimiento de la escultura como la representación de la figura de un Cristo y las consecuencias que se derivan de esa destinación de recursos.

Aunque en diferentes procesos que se habían adelantado contra el Santísimo, incluso uno emitido por la Corte Constitucional la semana pasada, se habló de que la escultura obedecía a una interpretacion de un “ser superior por parte el artista”, el Tribunal señaló que no es así .

Precisamente y aunque la Gobernación de Santander también había asegurado que ‘Santísimo’ era el acrónimo de ‘Sant’ que significaba Santander e ísimo, que era el superlativo,por lo que el nombre se entendía como ‘Santandereanísimo’, en el fallo de segunda instancia se determinó que la figura es religiosa.

Para llegar a esa conclusión, el Tribunal utilizó la definición oficial de Santísimo que significa ‘Cristo en la Eucaristía’, tomó como referencia la hoja de vida del escultor Juan José Cobos, quien se especializa en obras de arte católicas y explicó que “desde su génesis” el proyecto estuvo pensado para hacer un monumento a Cristo, lo que desvirtuó el carácter de universalidad de la obra, otro de los argumentos de la Gobernación.

“(Escoger a Cristo) altera la convivencia respetuosa y la igualdad de derecho de todas las religiones que debe prohijar el Estado”, señala el fallo.

Aunque en el fallo de primera instancia, el juez consideró que el monumento era una obra secundaria del complejo turístico, para el Tribunal esa apreciación se aleja de la realidad en vista de que desde el nombre hasta la estructuración del parque está enfocado en la escultura religiosa, que es la principal atracción.

En este sentido, el administrador de justicia también consideró que se violó el derecho a la moralidad administrativa y cuestionó el hecho de que a través de “referencias escuetas” la Gobernación de Santander “tratara de negar lo evidente” y es que la figura es un Cristo.

En el fallo también se determinó que se violó el derecho colectivo a la defensa del patrimonio público, en vista de que aunque el proceso contractual cumplió todos los requisitos de ley, la escultura no podía ser construida con recursos del Estado por favorecer a una religión en particular.

El Tribunal compulsó copias a la Fiscalía y la Procuraduría para que investiguen la posibles faltas en las que incurrieron servidores públicos con esta contratación.

Juan Manuel Charry

miembro de la constituyente del 91

Tenemos una jurisdicción constitucional semidifusa, todos los jueces tienen competencias constitucionales para tutelas y la máxima autoridad en la Corte Constitucional, pero hay otras acciones en las que la máxima autoridad es el Consejo de Estado, como por ejemplo la acción popular. Debido a que aún se puede pedir una revisión, el Consejo de Estado podría unificar jurisprudencia.

Eventualemnte podría haber una diferencia de interpretaciones entre la jurisdiccion administrativa y los pronunciamientos de laCorte Constitucional. Sin embargo, aquí se debe decir que prevalece la decisión del juez que tenga la competencia, en este caso el Tribunal.

Mariela Vega

Exconsejera de estado

Considero que difícilmente se da un choue de trenes entre la jurisdicción administrativa y constitucional, porque en el caso de la tutela la Corte tomó una decisión pero fue de forma y en torno a un solo derecho. Por su parte, el Tribunal con la acción popular tuvo que hacer una revisión profunda de las implicaciones colectivas porque eso es lo que se estaba demandando. Aunque el fallo puede ir a revisión en un recurso extraordinario, esto solo sucede si pasa algo sorprendente en el proceso.

Considero que aquí prevalece la decisión del Tribunal Administrativo porque es el juez natural y porque el fallo, que desconozco, tuvo que tocar temas que la tutela, por su naturaleza, no tuvo en cuenta.

Reacciones

Alejandro Alvarado
Accionante

Como actores estamos satisfechos con la decisión, creemos que se ha fallado en derecho, que este es un fallo histórico porque demuestra que la Gobernación ha mentido sistemáticamente durante estos tres años. Retomamos la confianza en la administración de justicia.

Jhon Franco
Abogado de Panachi
Ante lo inexplicable del fallo tendremos que interponer tutela contra dicha decisión porque el Tribunal ignoró su deber de actualización jurídica que le imponía conocer que por sentencia de la Corte Constitucional, se dijo que esa escultura no lesiona en nada el pluralismo religioso en Colombia.

Jorge Cespedes
Jurídico de la Gobernación

El departamento es respetuoso de las acciones judiciales. Por haberse configurado unavía de hecho actuará en conformidad de la Constitución y la ley se instaurará una acción de tutela para que sea el Consejo de estado y la Corte Constitucional la que vuelva a conocer del tema. 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad