martes 03 de febrero de 2015 - 2:51 PM

Tribunal Administrativo de Santander ordena cambiar nombre del proyecto El Santísimo

El Tribunal expuso que es necesario buscar un nombre diferente que identifique realmente el carácter cultural y la grandeza del pueblo santandereano, sin asociar el complejo turístico con religión alguna en especial.

La acción popular, interpuesta en septiembre de 2013, argumentaba la vulneración de los principios de la moralidad administrativa y del patrimonio público, por lo que buscaba detener la ejecución del proyecto, actos, obras, trámites y demás actividades tendientes a la construcción.

Además, los demandantes (Omar Alejandro Alvarado Bedoya como representante de cinco actores populares) pedían restituir al departamento el dinero entregado al contratista Juan José Cobos Roa, a la Unión Temporal de Ingenieros contratistas del Oriente y la Unión Temporal Cable Aéreo el Santísimo, encargados de la obra.

Como respuesta a ello, el Tribunal, en segunda instancia y con ponencia de la magistrada Solange Blanco Villamizar, falló a favor de los demandantes y revocó la sentencia proferida el 12 de agosto de 2014 por el Juez Tercero Oral del Circuito Judicial Administrativo de Bucaramanga, que denegó las pretensiones de la acción popular interpuesta.

Reconociendo entonces que la obra ya está en su etapa de finalización, el Tribunal explica en la sentencia que no es posible acceder a las pretensiones de los demandantes que buscaban detener la obra, pero sí es viable y cambiar el nombre del proyecto para impedir que tenga una connotación con el estado laico, pues, argumenta, “el término ‘El Santísimo’ resulta íntimamente unido a una corriente religiosa”.

Con esto el fallo sugiere que se busquen “palabras vinculadas al proyecto turístico que no den un tratamiento preferente a un credo en particular”.

¿Qué más ordena el Tribunal?

Además de cambiarle el nombre al complejo turístico, el Tribunal Administrativo de Santander fue enfático al recalcar que deberá regresar la inversión de $3 mil 525 millones 775 mil al patrimonio de Departamento.

De igual manera, el órgano jurídico señala que hasta tanto no se cumplan cada una de las anteriores determinaciones, no se podrá inaugurar la obra o dar apertura al público.

Gobernación de Santander responde

Al respecto, Jorge Céspedes Camacho, jefe de la Oficina Jurídica de Santander, manifestó que el Ecoparque Cerro del Santísimo, así como el Acuaparque Nacional del Chicamocha, fueron proyectos planteados en el ‘Plan Nacional de Desarrollo’, para incentivar la gestión pública del turismo en el ámbito regional y nacional.

Por lo anterior, el funcionario trajo a colación el pronunciamiento de la Corte Constitucional (sentencia T- 139 del 13 de marzo de 2014), en respuesta a otra tutela, “en la cual se reafirmó que el Ecoparque respetaba el ordenamiento colombiano”.

Céspedes Camacho recordó que dicho fallo expone: “…para esta Sala la actuación del Gobernador no desconoce el principio de laicidad antes referido, en la medida que el proyecto encargado, más exactamente, la elaboración de una escultura alegórica a un ser superior...).

Y agrega, al referirse al monumento del Santísimo, que “no está representando a una religión específica, ni mucho menos se persigue establecer una religión oficial en la región estableciendo una religión oficial del Estado colombiano. No es una invitación a la realización de actos o ritos oficiales de una religión en particular. No tiene una finalidad religiosa. Por el contrario, como se evidenció en el contrato, lo que se busca con el proyecto es la promoción del turismo en el Departamento y de la cultura de sus habitantes”.

“En consecuencia, si a la entrega de la escultura, la cual, como quedó establecido en el contrato de obra, debe ser representativa de una figura etérea y universal para todos los credos y pensamientos, el Departamento estima que la obra encargada cumple con las especificaciones y la calidad artística exigidas, no puede ninguna autoridad, ni ciudadano oponerse a su exhibición. Y será bajo la formación de un criterio libre y personal, que cada espectador valorará la escultura”, manifestó el Jefe de la Oficina Jurídica de Santander.

¿Qué dicen los demandantes?

El abogado Omar Alejandro Alvarado, representante de los cinco demandantes que presentaron la acción popular, manifestó a Vangaurdia.com la satisfacción por este fallo y los recursos que le quedan a la Gobernación.

“Este es un fallo en derecho y como actores populares, desde el ejercicio, creemos que Santander debe tener otro rumbo y lo público debe ser manejado con ética y responsabilidad”, dijo Alvarado.

Según el jurista, a la Gobernación de Santander le quedan pocas acciones jurídicas. “Sólo le queda una solicitud especial de revisión ante el Consejo de Estado y una acción de tutela contra la providencia judicial, pero creemos que se deben cumplir este fallo, que es en segunda instancia, y no desgastar  más a la justicia”.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad