sábado 25 de febrero de 2012 - 8:19 PM

Un contratista de la Alcaldía de Bucaramanga se confiesa

Sobrecostos, falsedad documental y hechos ficticios, son algunos de los elementos que acompañaron la firma del contrato que la Alcaldía de Moreno Galvis firmó con una fundación, para dictar talleres de creación de adornos navideños a madres cabeza de familia. Así se fraguó otra presunta estafa al municipio.
Escuchar este artículo

Germán Ríos Moreno, representante legal de la Fundación Colombia Mejor, Fundacolme, le confesó a la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal que falsificó y adulteró los soportes de un contrato por valor de $15 millones que su organización suscribió con la Secretaría de Desarrollo Social de Bucaramanga, el pasado 27 de diciembre.

“Fui a una tienda y a una litografía para que me regalaran facturas y luego llenarlas con los valores que necesitaba y ajustar todo a los gastos que había pasado como propuesta a la Alcaldía...”, aseguró Ríos Moreno.

Se trata del contrato N° 526 firmado por la entonces secretaria encargada de  Desarrollo y hoy Directora de Tránsito, Elvia Liliana Sarmiento Osma. Este contrato debía ser ejecutado del 28 al 30 de diciembre pasado, y en él Fundacolme se obligaba a “convocar a 50 madres cabeza de familia de la Comuna 4 de Bucaramanga”, con el fin de “llevar a cabo talleres en la elaboración, comercialización y venta de artículos navideños”.

Adornos navideños después de Navidad

Es bastante curioso que la Alcaldía de Héctor Moreno Galvis firmara un contrato para dar capacitación en la realización de adornos navideños cuatro días después de Navidad. Más aún cuando uno de los propósitos del contrato era lograr que las madres vendieran sus artículos navideños como una labor de “emprendimiento empresarial”. Difícil imaginar una venta exitosa de arreglos navideños entre el 28 y el 30 de diciembre.  

Al respecto, Germán Ríos Moreno confesó que el contrato se ejecutó antes de firmarse, esto es, del 19 al 23 de diciembre, invirtiendo recursos propios bajo la promesa de la Alcaldía de que “…ese contrato era para mí”. El contrato se firmó cuatro días después de terminada la capacitación.

 “Este contrato no lo quiso firmar Ariel García (anterior Secretario de Desarrollo)”, recordó Ríos Moreno. “Cuando llegó Elvia Liliana Sarmiento a la Secretaría, de una vez lo aprobó. Por eso las fechas de ejecución no corresponden con las que aparecen en los documentos”, narró.

Aunque el contrato especifica que la capacitación debía ser para 50 mujeres, Ríos Moreno le aseguró a Vanguardia Liberal que a los talleres sólo asistieron 28 mujeres.

“El contrato realmente costó $7millones”

Germán Ríos Moreno también le relató en detalle a la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal, cómo hizo para maquillar los gastos reportados a la Alcaldía de Bucaramanga.

“Cuando compré las cosas que se necesitaban, no pedí facturas. Entonces fui a una lonchería, una tienda del barrio, y pedí que me regalaran una factura, luego la llené con los gastos que necesitaba. Jamás uno se gasta $1 millón 200 mil en los refrigerios, tal como aparece en el contrato”, señaló el representante legal de  Fundacolme.

De hecho, en el informe final entregado a la Alcaldía para liquidar el contrato, aparece relacionada la compra de 500 refrigerios para las asistentes al taller, cifra que, como lo admite el contratista, no corresponde a la realidad.

No obstante, estos no fueron los únicos sobrecostos que se reportaron. Ríos  Moreno narra cómo llegó a una litografía para que le consiguieran facturas y así justificar los montos que había pasado en su propuesta al municipio.

“Como no sabía qué hacer con las facturas, fui a donde un amigo cercano que tiene una litografía, él me dio las de un negocio y yo las ajusté a lo que necesitaba”.

Otra de las inconsistencias del contrato se refiere al coordinador de la capacitación, que se ganó $1 millón por un trabajo cuya función nunca fue clara.

“Él fue en algunos momentos a remplazarme cuando yo tenía algo qué  hacer. Por eso le pagué $1 millón”, explicó el representante legal de Fundacolme.

Pero falta aún más. Ríos Moreno asegura además que infló los valores destinados a comprar materiales de almacén, el alquiler de equipos de apoyo audiovisual y papelería, al punto que admitió que los valores reales están muy por debajo del valor referenciado.

“Estimo que en promedio se gastaron un poco menos de $7 millones en la ejecución del contrato. Yo me quedé con $4 (millones) más o menos, porque el resto eran impuestos que debíamos pagar...”, explicó.

No obstante, la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal pudo establecer que, según acta de liquidación del contrato, solo se pagaron $600 mil por caja de previsión social y estampilla procultura.

Según el reporte financiero de esta fundación, otro de los grandes montos pagados correspondió al tallerista encargado de enseñarles a las madres cabeza de familia la elaboración de los artículos navideños. En total, el municipio desembolsó $1 millón y medio para pagarle por sus servicios, realizados en menos de una semana.

La Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal se comunicó con Elvia Liliana Sarmiento Osma, quien dijo que no se referirá a los contratos de la Secretaría de Desarrollo Social de la Alcaldía de Bucaramanga.

¿Otra fundación sin sede?

Pese a que el Certificado de Constitución y Gerencia expedido por la Cámara de Comercio de Bucaramanga registra como dirección de notificación judicial de la Fundación Colombia Mejor, la calle 35 No. 18-20, oficina 202, la Unidad Investigativa de Vanguardia Liberal comprobó que allí no funciona tal fundación.

Esa dirección corresponde a la Fundación Amigos de Santander, FAS, otra de las implicadas en el ‘carrusel de contratos’ de la alcaldía de Héctor Moreno Galvis.

“Conozco al representante legal de la Fundación Colombia Mejor. Aparece este domicilio, porque una vez (Germán Ríos Moreno) me pidió el favor de que le prestara la dirección. Eso fue hace un año. Pero nosotros no tenemos nada qué ver con lo que hacen allá”, aseguró Hermes Anaya Jaimes, representante legal de FAS.

Al respecto,  Ríos Moreno explicó: “La dirección es esa porque fue necesaria para un contrato en el que nos exigían sede en el centro”. No obstante, el representante legal no pudo especificar el lugar en el que funciona actualmente Fundacolme.

Edil y contratista del municipio

Germán Ríos Moreno fue elegido edil de la Comuna 4 de Bucaramanga por el Partido Conservador, el pasado 30 de octubre.

Esta circunstancia le impedía además celebrar contratos con entidades públicas del municipio, pues así lo establece el numeral segundo del artículo 126 de la Ley 136 de 1994, que consagra el régimen de incompatibilidades para los miembros de las juntas administradoras locales.

Igualmente, para algunos expertos consultados, la entonces secretaria de Desarrollo, Elvia Liliana Sarmiento Osma, hoy Directora de Tránsito, también habría incurrido en falta disciplinaria, pues el parágrafo del mismo artículo 126 establece: “El funcionario municipal que celebre con un miembro de la Junta Administradora Local un contrato o acepte que actúe como gestor en nombre propio o de terceros, en contravención a lo dispuesto en el presente artículo, incurrirá en causal de mala conducta”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad