viernes 03 de diciembre de 2021 - 4:55 PM

Un Uribe desata pelea por la lista al Senado en partido de Álvaro Uribe

Pese a los intentos diplomáticos del expresidente Álvaro Uribe de limar asperezas en sus filas congresionales de cara a las elecciones de marzo próximo, en el seno de su colectividad la tormenta no cesa. Incluso, tiene visos de subir de decibeles.
Escuchar este artículo

El más reciente capítulo de esta historia de pujas internas, que terminan con heridas –a veces difíciles de subsanar–, lo están escribiendo la senadora María Fernanda Cabal y el excandidato a la Alcaldía de Bogotá, Miguel Uribe.

Tal y como lo anticipó EL COLOMBIANO, Uribe quiere aterrizar en el Centro Democrático para encabezar la lista a Senado, algo que acordó directamente con el expresidente y líder máximo del partido.

No obstante, su nombre no ha caído bien en las toldas uribista. Y hay dos razones: la primera es que la última vez que se midió a urnas quedó de cuarto entre cuatro candidatos a la Alcaldía de Bogotá, en 2019, con 426.625 votos (el 13,56 % de la votación total de esa jornada); y, la segunda, es que no tiene tradición dentro del partido, con la que sí cuentan congresistas actuales como la misma Cabal o la antioqueña Paola Holguín, quienes también han esbozado la posibilidad de ser cabeza de lista de la colectividad.

De hecho, este viernes la misma Cabal aseguró que si la intención del partido es captar votantes en Bogotá, donde Miguel Uribe podría tener más incidencia, pues –a su juicio– sería mejor que encabezara la lista a la Cámara en la capital.

Puede leer: Sin lista única al senado, Humberto de la Calle no será candidato

“Yo le tengo mucho respeto a Miguel Uribe, me parece magnífico que quiera entrar aquí, pero no es un buen ejemplo una cabeza de lista que haya votado por el sí (en el plebiscito de 2016), que venga del Partido Liberal y de Cambio Radical, porque eso no puede ser”, aseguró Cabal.

Cabal, además, planteó que darle prioridad a Uribe sobre otros militantes de vieja data del Centro Democrático es castigar a estos últimos.

De hecho, aún está por verse el papel que jugarán los otros precandidatos sobre los que se impuso Óscar Iván Zuluaga en las encuestas no exentas de polémica que realizó la colectividad.

Paloma Valencia, por ejemplo, aún no sabe si volverá al Congreso, y Rafael Nieto y Alirio Barrera analizan su viabilidad para entrar en esa carrera. Pero, de hacerlo, han hecho saber que buscarían un trato mejor que el del recién aterrizado Miguel Uribe.

No obstante, este último aguardó para salir a responder públicamente a esta controversia al menos 48 horas, de acuerdo con fuentes cercanas a su entorno consultadas por EL COLOMBIANO, para evitar que se acrecentara la división que estalló en el uribismo que con su nombre y aterrizaje en las listas al Congreso.

“Es legítimo lo que María Fernanda está diciendo, su aspiración es legítima y la respeto profundamente, porque ella y muchos otros congresistas han hecho una excelente labor y es legítimo que quieran aspirar a estar en la cabeza de lista”, fue el ramo de olivo que le lanzó Uribe a Cabal.

De paso, en declaración a Semana, aclaró que decidió votar por el no en el plebiscito del 2016, contrario a lo dicho por Cabal. Y advirtió que, pese a la controversia, es al expresidente Uribe a quien le toca resolver quién ocupará el primer lugar de la lista al Senado.

Miguel Uribe aprovechó para decir que, si al final se deciden por él, lo hará con responsabilidad, pero que también apoyará a quien quede si es una persona distinta a él.

Pero, en todo caso, ha dejado claro que sí quiere estar al lado del jefe máximo del Centro Democrático: “El expresidente Álvaro Uribe ha combatido la delincuencia toda su vida desde la legalidad, y a quienes derrotó hoy lo acusan desde sus privilegios”.

En toda esta discusión, es el expresidente Uribe quien tiene una tarea dura que resolver llamando al orden a sus filas. Y ya comenzó cuando, a mitad de semana, se reunió en privado con Cabal para intentar limar la polémica que se generó cuando quedó de segunda, detrás de Zuluaga, en la encuesta para elegir candidato (ver ¿Qué sigue?).

Lea también: Esto es lo que debe saber sobre las elecciones de Consejos de Juventud

En todo caso Uribe, como siempre sucede en época electoral, tiene claro cuál es su enemigo a vencer: “El camino del odio de clases no es el nuestro; el nuestro es el de la economía fraternal”. Un mensaje tácito a lo que representa, según su visión política, la aspiración de Gustavo Petro.

Pero si persiste en darle la cabeza de lista a Miguel Uribe tiene que comenzar por hacerle campaña interna para que sea aceptado. O, tal cual le han aconsejado también como alternativa, que lo imponga como máximo líder de su colectividad.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Suscríbete
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad