martes 02 de diciembre de 2008 - 10:00 AM

Yopal: una correría por el corazón de la Orinoquia

En el mapa mental de muchos viajeros no existe la Orinoquia colombiana. Sin embargo, el aporte interinstitucional por hacer de esta extensa área un destino turístico ha logrado, poco a poco, que la mirada del viajero se proyecte a las llanuras orientales del país.

El espíritu llanero anclado a la tierra, extensas haciendas atiborradas de ganado, el sol calcando cada día un soberbio atardecer y la naturaleza ofreciendo la mejor gala de su fauna y flora, son algunas de las privilegiadas características de los departamentos de la Orinoquia.

Casanare, el mayor productor de petróleo del país, actividad que le ha permitido un vertiginoso crecimiento económico, hace parte de la propuesta turística de los llanos colombianos.

Festivales, innumerables sitios para apreciar la extensa biodiversidad o hacer ecoturismo, así como muestras gastronómicas y culturales tan peculiares como espléndidas, se suman a las posibilidades que ofrecen los casanareños a sus visitantes.

Yopal, su capital, se erige como epicentro, otros dicen que como corazón de las actividades turísticas y comerciales, quizá haciendo alusión a su nombre, que se deriva del vocablo indígena achagua 'yopo', que significa corazón.

Lo cierto es que la amplia oferta hotelera y de transporte, sus plazas coloniales, la cercanía a los balnearios, paradores turísticos y restaurantes, así como la calidez de sus 26º centígrados, hacen aun más atractivo el recorrido por la tierra de la mamona, el arpa y las danzas zapateadas.

Para ver y disfrutar

Yopal está a 387 kilómetros de Bogotá, algo así como seis horas por vía terrestre; desde la capital colombiana también hay varias aerolíneas que llegan a la capital de Casanare.   
 
La proximidad de Yopal con las aguas del río Cravo Sur ha permitido crear un escenario ideal para los deportes náuticos y la pesca. A la lista de atractivos se suman La Calaboza y La Aguatoca, que conjugan  cascadas y piscinas naturales, sitios ideales para el ecoturismo y la observación de fauna y flora.

Desde La Calaboza, por ejemplo, se puede realizar un emocionante recorrido por el río Cravo Sur, que tiene caudales rápidos para practicar el rafting Allí también hay la posibilidad de realizar parapente, caminatas ecológicas y cabalgatas.

Si el interés es caminar, descansar y meditar inmerso en la naturaleza está el Parque Ecológico Iguana, donde los sentidos se regocijan al apreciar hermosos paisajes de ríos y montañas.  

Otros de los lugares naturales que ofrecen varias propuestas son los garceros, donde decenas de garzas y corocoras llegan en busca de su hábitat natural. Allí reposan todos los días cuando la tarde cae, y con su blanco plumaje tupen la vegetación ofreciendo un atípico paisaje.

Visitar Yopal y no recorrer alguno de los garceros es cerrar los ojos a un bello espectáculo. La naturaleza ofrece estas opciones: El Garcero del corregimiento Tacarimena;  Garceros El Tiestal y Sirivana, y los del corregimiento Tilodirán, como El Porfín, Buenos Aires, El Camping y El Arenal.

Las costumbres, otro atractivo

Como parte de esos atractivos que en Yopal no se visten de naturaleza está el Museo del Hombre Llanero, ubicado en la finca Tabarí; que conjuga los símbolos de la cultura y costumbres del Llano. El Museo de la Ganadería, por su parte, permite conocer sobre esta arraigada actividad y sus más características herramientas.  

Otro de los lugares recomendado por los yopaleños es la Virgen de Manare, patrona de Casanare, cuya imagen está ubicada en el cerro El Venado. El lugar es visitado de forma masiva, especialmente por feligreses y deportistas cada Semana Santa. Al llegar a la cumbre los peregrinos observan una enorme imagen de la virgen.

Y si desea traer más que fotografías y recuerdos en el corazón, visite los lugares de artesanías. En Yopal  priman los artículos elaborados en cuero, cerámica, palma y madera, que hacen parte de la tradición del Llano. Sombreros, ponchos, aperos, sogas, rejos para ganadería, llaveros, figuras de animales e incluso instrumentos musicales en madera, como arpas, bandolas y cuatros, están a la orden del día.  

Para cerrar esta pintoresca correría incluya en su agenda la visita a una subasta de ganado y a los molinos de arroz, con lo cual ratificará la pujanza, hospitalidad y crecimiento económico de Yopal, el corazón del Llano.

La cultura y el folclor estarán de fiesta

Entre el 5 y 8 de diciembre próximo se celebrará el festival cultural y folclórico 'Yopal Turística y Cultural 2008', evento con el cual se busca promover la llamada industria sin chimenea y rescatar las tradiciones culturales de esta región de la Orinoquia.

Lo mejor de la gastronomía, música, folclore, espectáculos y artesanías entre otras actividades, se une para hacer de este evento el mejor festival del Llano.

Los grupos musicales típicos llaneros, conformados por grandes y chicos con arpas, maracas, cuatros y otros instrumentos llaneros, las danzas de la región, los himnos del folclor, las expresiones artesanales  expuestas en múltiples formas, harán que los visitantes al festival vivan la experiencia del real llano colombiano.

'Para Yopal, la cultura  es un icono importante que representa nuestro respeto por las tradiciones, el folclor típico de la región y una ventana abierta que nos muestra al país y al mundo entero', expresa  Lilian Fernanda Salcedo Restrepo, alcaldesa de Yopal. 

 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad