sábado 23 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

El valor por servir permanece intacto en Las Damas Rosadas de Bucaramanga

Desde 1961 un grupo de mujeres con especial sensibilidad humanitaria se unió para ayudar a los enfermos que llegaban a la Clínica San Luis de Bucaramanga. Con un trabajo incansable, las Damas Rosadas han demostrado por más de 55 años cómo un corazón solidario puede transformar vidas. La campaña Santander sin límites destaca hoy el trabajo de esta organización sin ánimo de lucro.
Escuchar este artículo

en la calle 33 con carrera 28 del barrio La Aurora de Bucaramanga está el Albergue de las Damas Rosadas. En esa casa, personas provenientes de zonas rurales que llegan a la ciudad para algún trámite médico, pueden encontrar un asilo y comida, entre otras atenciones que ofrece el voluntariado.

Llegamos allí para conocer la labor social que realizan estas mujeres. En un primer vistazo se pueden apreciar habitaciones confortables, un patio rodeado de bello jardín, un salón de reuniones, la enfermería, la cocina y un amplio pasillo donde están los comedores.

Las labores del día empiezan desde muy temprano en la cocina para preparar los almuerzos que se sirven a la 1:00 de la tarde a unas 50 personas que llegan a diario al hogar.

En el recorrido por las instalaciones Rosa de Gómez, una de las Damas Rosadas, expresa que el oratorio es el espacio más especial que tiene la casa. Hace una pausa y luego una sonrisa radiante se dibuja en su rostro. “Él nos ilumina y nos hace milagros de verdad en situaciones en que casi no podemos contra ellas”, agrega esta voluntaria.

Momentos después llega Gladys Bautista, la presidenta de la Asociación. Ella es la única de las fundadoras que aún se encuentra activa. “De más de 60 mujeres que estábamos en un inicio, ya solo quedamos 35 voluntarias. Estamos convocando mujeres jóvenes porque ya muchas de nosotras estamos en reserva”, dice entre risas.

Gladys nos lleva por todo el hogar y nos orienta hacia donde está el almacén de ropa usada. Enseñando las prendas, precisa que “todo está en muy buena calidad”.

Camisas elegantes, pantalones, ropa para niños, hasta vestidos de bautizo, primera comunión y de matrimonio, se encuentran en muy buen estado. Cualquier prenda se puede adquirir por un valor que oscila entre $3.000 y $20.000.

“El ropero de segunda es auspiciado por donaciones de personas generosas. Este es uno de los medios por los cuales se sostiene el albergue”, comenta Gladys Bautista, mientras nos dirige hacia una droguería pequeña, pero bien equipada.

“A quienes tienen los recursos se les dan los medicamentos a un precio bajo, pero también hay personas que no tienen cómo pagar, entonces les ayudamos con las fórmulas médicas”.

Ahora es Olga Lucía de Muñoz, otra Dama Rosada, quien nos cuenta sobre la tradicional ‘Cena rosada’, uno de los eventos más importantes que realiza la Asociación.

“Es una actividad que se hace anualmente en el Club del Comercio para recoger fondos, pero también es motivo para integrarnos. Hemos cultivado en nosotras habilidades como el canto y la coreografía, lo que nos ha permitido conformar un grupo musical”, dice muy entusiasmada. “Nos sentimos muy satisfechas de poder desempeñar otras actividades que refuerzan nuestra vida y nos dan más sentido”, agrega.

Y entre todos los logros que hay por contar a lo largo de casi 60 años de continuo trabajo social, Rosita comenta sobre la gestión que ella realizó para crear junto con otras voluntarias, el Instituto de Adaptación Laboral en Santander, Ideales.

“Para el año de 1973 empezamos a trabajar con población en condición de discapacidad. Viendo la enorme dificultad que tienen estas personas por encontrar igualdad de oportunidades, las hemos orientado para que puedan vincularse a una actividad laboral y tener un proyecto de vida”, explica.

Es así como cada año, aproximadamente 60 jóvenes pueden acceder a educación con atención psicológica y terapéutica para prepararse integralmente, de forma que al final de los cursos se pueden postular a diferentes empleos.

“La labor con Ideales nos llevó a obtener hace cuatro años un importante vínculo con una empresa norteamericana en la que ya varios de nuestros alumnos se encuentran activos trabajando”, relata Rosita.

Luego de unos minutos seguimos el recorrido. Estamos cerca de las habitaciones. Gladys nos explica que los pacientes solo dan un aporte mínimo que cubre lo de tres o cinco días de hospedaje. Incluso a muchos ellas les ayudan con el pasaje de regreso a sus lugares de origen.

“Las obras que el Señor ama, de alguna manera, logran sostenerse. No ha habido un solo día en que las puertas de la casa no estén abiertas porque no tengamos nada qué ofrecer”, dice con contundencia esta mujer al concluir el recorrido.

El origen

“Un grupo de mujeres nos acercábamos al corazón del enfermo y de sus familias sumidas en el dolor para darles un consuelo, también les ayudábamos con la orientación sobre la terminología médica y los procedimientos que muchos de ellos no entendían”, cuenta Gladys Bautista sobre origen de las Damas Rosadas.

¿Y el nombre tiene que ver con su ropa, que siempre es de ese color? preguntamos. “La gente nos empezó a llamar de esa manera y finalmente lo aceptamos con mucho cariño y conformamos oficialmente la Asociación de Damas Rosadas de Bucaramanga”.

Estas obras sociales fueron el primer movimiento de voluntariado hospitalario de salud que se creó en la ciudad y oriente colombiano.

“Por aquella época era desolador ver como muchas personas tenían que pasar sus noches en el Parque Romero porque no tenían los recursos para pagar un hospedaje. Esa necesidad tan sentida fue lo que motivó a crear el Albergue para auxiliar a las comunidades vulnerables de la región”, relata entusiasmada.

Fue así como ella y otras 39 mujeres unieron esfuerzos para ofrecer sus servicios a pacientes del entonces Hospital San Juan de Dios y del Psiquiátrico San Camilo. Con esmero se consolidaron hasta ser parte de la Asociación Colombiana de Voluntariado Hospitalario y de Salud.

“La plenitud y el sentido de vida que se encuentra es muy grande, eso es lo que nos ha motivado a ser Damas Rosadas”, afirma la Presidenta de la Asociación.

título recuadro
xxxxx
xxx
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por

Etiquetas

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad