sábado 31 de octubre de 2009 - 10:00 AM

30 extorsiones carcelarias son denunciadas cada día

De manera 'exagerada' se incrementaron las extorsiones carcelarias en Barrancabermeja. Así lo dieron a conocer las autoridades del Departamento de Policía del Magdalena Medio, quienes a través del Gaula, estarían recepcionando a diario aproximadamente 30 denuncias de ciudadanos que sienten la presión de personas inescrupulosas que, vía telefónica, les exigen mínimas o máximas cuantías de dinero en efectivo o a través de tarjetas prepago.

Para las autoridades este fenómeno, que demuestra que desde las cárceles de Santander y el país los reos no dejan de comunicarse con el mundo exterior para seguir delinquiendo, no es más que una clase de terrorismo psicólogico que viene surtiendo efecto en un municipio históricamente golpeado por la violencia, donde la ciudadana todavía siente el temor de denunciar. Aún así, en los últimos dos meses el contacto con las personas competentes para investigar se ha incrementado, sin embargo, se teme que el problema todavía lo mantenga en reserva el 70% de las víctimas, es decir, no más del 30% estarían poniendo en conocimiento de las autoridades lo que les está pasando. Esto con el agravante de que cuando lo hacen lamentablemente ya han entregado el dinero exigido.


Amenazas

En principio el fenómeno empezó a comerciantes, luego, al ver que tuvo efecto se extendió a tenderos, prenderías, tiendas, distribuidoras y demás establecimientos relativamente pequeños. Las autoridades identificaron que están escogiendo gremios por días.

En todos los casos utilizan amenazas de asesinato. A los gremios les exigen tarjetas prepago o cuantías mínimas.

Ante el evidente lucro el fenómeno ya se trasladó al gremio de contratistas, en esos casos las exigencias no son las mismas, son de $30 millones a $40 millones.

El terrorismo psicológico radica en que los delincuentes no conocen a sus víctimas pero sí se valen de estrategias para que caigan. Algunas de ellas son: se hacen pasar como funcionarios de la Alcaldía o la Dian para sacar información; se hacen pasar como cabecillas; llaman a los comerciantes a cotizar productos; utilizan empresas de mensajería, entre otras.

Pagar no acaba con el problema, al contrario lo agrava y ayuda a financiar la estrategia ilegal.


Es exagerado

La situación pareciera ser demasiado preocupante pero lo importante es actuar. La obligación de la comunidad es denunciar y de las autoridades investigar, por eso, se informó que a través de investigación técnica el Gaula ya logró detectar algunos números desde los cuales los delincuentes se están comunicando con sus víctimas. Identifíquelos y haga lo oportuno, si a través de ellos recibe alguna llamada: 310 890 82 84, llamadas que provienen desde la cárcel del Tolima y 320 333 33 ** (los últimos dos números los cambian), esas llamadas salen desde Bucaramanga. Una de las personas que se pone en contacto con las víctimas, quienes se asegura en su mayoría son ubicadas por directorio telefónico, se hace llamar Oscar Marín y dice ser comandante autodefensa de la nueva generación.

Todas las extorsiones provienen supuestamente de las bandas Los Rastrojos, Los Botalones, Las Autodefensas, La Nueva Generación y Las Águilas Negras.

En principio dicen que son el segundo cabecilla después cuando la persona ya ha pagado y vuelven a llamar dice que son el primer cabecilla para pedir más plata.

Se precisó que ya se están adelantando procesos con la Fiscalía Especializada para vincular a algunas personas ya identificadas por el delito de extorsión.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad