jueves 28 de febrero de 2019 - 12:00 AM

Anualmente talan 200 hectáreas de bosques en Barrancabermeja

La deforestación ha hecho que especies nativas como el cedro caobo, el abarco, el caracolí y los guayacanes desaparezcan.

Seriamente amenazado se encuentra el pulmón ambiental de Barrancabermeja, porque como lo advirtió la Secretaría Local de Medio Ambiante, la deforestación es significativa.

El próximo domingo 3 de marzo se celebra el Día Mundial de la Vida Silvestre, sin embargo, el panorama en materia de respeto y preservación del manto vegetal y los bosques es un poco desalentador en el Puerto Petrolero.

Juan Epifanio Mendoza Caicedo, ingeniero ambiental y técnico operativo de la Secretaría de Medio Ambiente, reveló que en el Puerto Petrolero cada año son taladas en promedio 200 hectáreas de bosques nativos.

“Son bosques que existían, bien sea primarios, secundarios o terciarios, que ya se habían recuperado, pero que la gente los intervino nuevamente.

“La incidencia de deforestación en Barrancabermeja está bastante marcada”, aseguró el funcionario.

Mendoza Caicedo indicó que los sectores que más deforestan en la ciudad son el petrolero, palmero, y ganadero.

“Existe mucho cultivo de palma africana, la industria petrolera, y la ganadería extensiva han influido mucho en la deforestación en Barrancabermeja. Sin embargo es el palmero el que más influye en la deforestación, porque además de introducir un monocultivo en el sector agrícola, donde no existía eso, tiene que utilizar químicos para su mantenimiento, y el químico influye mucho en no dejar crecer las otras especies”, explicó el ingeniero ambiental.

En vía de extinción

Frente a la nociva intervención de la mano del hombre, la Secretaría de Medio Ambiente adelanta tareas para la recuperación de las hectáreas de bosques nativos deforestadas, que permitan mantener el equilibrio de la vida silvestre y conservar especies en vía de extinción.

“Venimos reforestando muchísimo, que es una forma de recuperar los espacios. Reforestamos con especies que incluso ya se han perdido como el cedro caobo, el abarco, el caracolí y los guayacanes en los predios que se han comprado. En este momento estamos reforestando con especies que son nativas de la región que nos permiten el equilibrio y el crecimiento de la fauna nuevamente”, manifestó el funcionario.

Señaló que a pesar de ser especies vedadas de intervención por parte de la Corporación Autónoma Regional de Santander, CAS, su tala ha sido indiscriminada en Barrancabermeja.

“Estas especies son apreciadas por su calidad. Solo si la CAS otorga permiso de aprovechamiento, se puede intervenir”, advirtió.

No solo las plantas

Por otro lado, el ingeniero ambiental invitó a la comunidad a tomar conciencia acerca de los beneficios que la conservación de especies en vía de extinción tiene, no solo para Barrancaberja, sino para la humanidad.

“La guagua, el armadillo, el ñeque, el mico tití, el mono cotudo, tenemos que tratar de conservarlos porque si no van a desaparecer del mapa. La gente los toma como mascotas y no se deben sacar del hábitat natural, ya que son transmisoras de enfermedades, así no lo creamos”, dijo Mendoza Caicedo.

70.000 hectáreas de bosques fueron declaradas por la CAS como reserva forestal, ubicadas en el corredor ecológico San Vicente de Chucurí - Barrancabermeja. La reserva forestal protege a través del Caño Zarzal a la Ciénaga San Silvestre. Para proteger la reserva el Municipio a comprado 18 predios, que corresponden a 1.300 hectáreas. “Estás hectáreas el Municipio ya las tiene reforestadas con bosques nativos de la región. Pero además de comprar los predios y reforestarlos, el Municipio realizó el aislamiento, o cercado de los mismos, para evitar que particulares ingresen a aprovecharse. Todas las especies en vía de extinción se han venido introduciendo nuevamente con el objetivo recuperar los bosques que han venido talando”, destacó Juan Epifanio Mendoza Caicedo, funcionario de la Secretaría de Medio Ambiente de Barrancabermeja.

“El medio ambiente es maltratado por los seres humanos. No nos importa talar, contaminar. No tenemos buen aíre. Nos falta más cultura ciudadana”.

“La tala de árboles afecta. Entre más se deforeste, más calor se siente. Las comunidades se ven afectadas porque son el pulmón de la naturaleza”.

Compra de predios para reforestar
¿Qué piensan los barranqueños de la tala indiscriminada de bosques nativos?
Javier Gutiérrez, habitante
Lourde Arenis, servicios varios
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad