sábado 11 de julio de 2009 - 10:00 AM

Cinco restos de víctimas de desaparición forzada fueron entregados a sus familias

Terminó la búsqueda, la angustia y la desesperanza para cinco familias del Magdalena Medio, que  hace varios años perdieron a un ser querido por culpa del conflicto armado.

La Fiscalía General de la Nación entregó ayer en Barrancabermeja los restos óseos, plenamente identificados, de Jesús Hernández Moreno, de 28 años; Alexis Ávila Sánchez, de 22 años; Carlos Mario Sossa Calle, de 14 años; Félix Tarsicio Rivera Menco, de 78 años y Liliana Patricia González Torres, de 16 años. Así terminó la espera. Ya tienen los restos de sus seres amados, pero ahora empieza otro proceso: el del duelo, el mismo que venía siendo postergado, en su mayoría desde el 2002, porque no había noticias, respuestas concretas, ni claridad sobre los hechos que involucraron la desaparición forzada y posterior asesinato de estas personas. Los testimonios y las escenas en el salón Orito, del Club Infantas, fueron desgarradoras, como la historia contada por Jesús María Hernández, a quien la última vez que vio a su hijo, que llevaba su mismo nombre, fue hace siete años, cuando lo despidió una mañana lluviosa en la puerta de su casa.

Él salió a trabajar y nunca volvió. Las lágrimas no se pudieron contener.'Le doy gracias a Dios porque ya estoy tranquilo, él era un buen hijo, ya descansé y ahora podré darle sepultura', dijo el hombre aferrado al ataúd en la que le entregaron los restos de su hijo.

Restos entregados

Jesús Hernández Moreno, tenía 28 años, desapareció el 1° de septiembre de 2002 en Bucaramanga.
Alexis Ávila Sánchez, tenía 22 años, desapareció el 22 de mayo de 2005 en Puerto Boyacá.
Carlos Mario Sossa Calle, tenía 14 años, desapareció el 21 de febrero de 2002, en Puerto Parra.
Félix Tarsicio Rivera Menco, tenía 78 años, desapareció el 24 de junio de 2007, en Barrancabermeja.
Liliana Patricia González Torres, tenía 16 años, desapareció el 29 de septiembre de 2002.

Opine

Hernán Ávila Reina
Padre de Alexis Ávila Sánchez

'Un año después de que desapareció tuve noticias de él, fueron a la casa a avisarme que lo habían matado en Puerto Boyacá. Nos dijeron que había tenido un encuentro con el Ejército, me hicieron creer que era guerrillero, pero yo sé que era un muchacho sano y juicioso. La verdad nunca conocí una información real de la muerte de él. Tengo remordimiento porque perdí a mi hijo'.

Jairo Rivera Fernández
Hijo de Félix Tarsicio Rivera Menco

'Gracias a Dios terminó este ciclo. A él lo enterraron como NN porque había dicho que la forma como fue encontrado no era clara. También nos dijeron que había fallecido de muerte natural y yo sé que no fue así. Pero bueno se dieron las pruebas y nos aclararon que mi padre no murió de manera natural porque lo encontraron desnudo un kilómetro más allá del Retén a 300 metros adentro en un laguna'.


 

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad