jueves 09 de abril de 2009 - 10:00 AM

Comerciantes buscan hacerle quite a la crisis

Hace nueve meses el río Magdalena se llevó el terreno en el que 36 comerciantes de Puerto Águila trabajaban.

Hoy, el mismo río que se les llevó todo, es el que les da de comer, ya que después de la tragedia ninguna entidad les extendió la mano. No se volvieron pescadores ni comerciantes, ahora trabajan como promotores de turismo en su propia asociación: La Asociación de Turismo y Comercio de Puerto Águila, que ya cuenta con el aval del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo y el respectivo registro ante la Cámara de Comercio de Barrancabermeja.

Trabajan desde las 7:00 a.m., con un improvisado puesto en el sector del muelle entre carteles fosforescentes, y ellos mismos se turnan el micrófono y el megáfono con el que además de promocionar las bondades del recorrido turístico que realizan, invitan a los visitantes a proteger y a no llenar de basuras la artería más grande del país.

'Trabajamos sábados, domingos y festivos, pero con lo de la Semana Santa vamos a trabajar todos los días', afirma Amanda Páez Rodríguez, una veleña que hace 22 años está radicada en Barrancabermeja y que es la cabeza visible de la asociación.

Por el momento, la asociación trabaja de la mano con la Corporación Mixta de Turismo, en las casetas promocionales.

Las metas


Para estos comerciantes, que antes tenían sus cafeterías, talleres de carros y ventas de pan, ahora dentro de la metas está tener sus propias chalupas y contar con el apoyo de la Alcaldía.

Ellos necesitan el respaldo para que entidades bancarias les giren un crédito que no sólo les ayude a conseguir los vehículos, si no además, les permita adquirir un predio  cerca de a la ciénaga Sal Silvestre, que les cuesta $50 millones para levantar un hotel y así completar un paquete turístico.

El paquete incluiría servicios de comida en un restaurante que están tratando de montar en el barrio Galán.

El recorrido


Entre 10 y 15 personas se suben por este recorrido en chalupa que alcanza a durar hasta 20 minutos y que sale desde el muelle, hasta caño Cardales, más arriba de Puente Sogamoso y va hasta el Puente a Yondó. El precio: $5 mil, claro está que los niños menores de 10 años viajan gratis.

Durante el corrido que realizan 3 embarcaciones prestadas por Transportes San Pablo, viaja un guía turístico, quien hace una reseña del porqué del nombre de la asociación, del cuidado que se tiene que tener para conservar el caño Cardales y describe algunas de las obras más grandes de infraestructura de Colombia, la Refinería de Barrancabermeja y el puente que comunica a Yondó.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad