martes 11 de mayo de 2010 - 10:00 AM

'Convertimos el ‘rumbón’ en un proyecto productivo'

Olinda Bermúdez representa una de las seis familias del barrio Buenavista que hace un mes decidieron unirse para crear un proyecto productivo en lo que antes era un ‘rumbón’ más del sector.

Olinda es desplazada hace 10 años de la vereda La Colorada, jurisdicción de Barrancabermeja. Junto a su esposo y sus cuatro hijos viajó a la ciudad con el propósito de vivir de lo que mejor sabe hacer: pescar.

'Mi esposo y yo estamos acostumbrados al campo, pero nos tocó venir a la ciudad contra nuestra voluntad, entonces decidimos unirnos al programa 'Rumbones Productivos', afirmó Olinda.

Luego de más de un mes de trabajo y capacitación, las seis familias recibirán la próxima semana 2 mil alevinos para llenar dos tanques que ellos mismos ayudaron a construir.

'Nosotros todos los días venimos y limpiamos la maleza y estamos pendientes de los tanques, para cuando lleguen los peces', explicó Olinda.

Otro de los participantes en el proyecto, Jairo Ramírez dice que lo que se pretende es que el proyecto productivo de piscicultura se convierta en una fuente de ingresos extra.

'El ‘pensado’ es seguir adelante con la cría de peces y poner otros dos tanques para duplicar la producción', señaló Ramírez.


¿Cómo funciona el proyecto?

El ingeniero agrónomo Nelson Álvarez Roa, coordinador del proyecto Rumbones Productivos, afirma que el objetivo es generar seguridad alimentaria en las poblaciones vulnerables de Barrancabermeja.

Para ello se contactó con los presidentes de juntas de acción comunal, para identificar las familias en condición de desplazamiento o en condiciones especiales de pobreza.

'La familia es capacitada por parte del Sena para iniciar con el proyecto productivo. Además se realiza un estudio de las condiciones socio-económicas en las que vive y se le asignan unas tareas relacionadas con el cultivo que va a sembrar', explicó Álvarez.

Según el funcionario, cada proyecto requiere de 20 minutos diarios de dedicación y con ello se asegura que lo que antes se consideraba un rumbón sea visto como un espacio generador de alimentos que, o pueden servir para el consumo diario o bien pueden ser comercializados.

'En esta primera prueba del proyecto queremos lograr que una familia que estén sembrando en su rumbón se una con otra del mismo barrio e intercambien productos', concluyó Álvarez.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad