viernes 07 de junio de 2019 - 12:00 AM

“El futuro de la pesca artesanal en Barrancabermeja es incierto”

La sedimentación, la mano del hombre, la intervención de empresas, incluso el uso de artes de pesca ilegal, han acabado con 600 hectáreas de espejos cenagosos.

Un panorama desalentador para la pesca artesanal en Barrancabermeja es el que avizoran las autoridades relacionadas con el gremio y dicho sector de la economía local.

“El futuro de la pesca artesanal en Barrancabermeja es negativo”, aseguró de manera tajante el coordinador de pesca de la Unidad Municipal de Asistencia Técnica Agropecuaria, Umata, Luis Felipe Lesmes Jiménez.

El profesional señaló que varias son las causas que ponen en riesgo la seguridad alimentaria de por lo menos 2.800 pescadores, pertenecientes a 26 asociaciones.

“Los impactos ambientales generados por los fenómenos de ‘El Niño’ y ‘La Niña’, los periodos de invierno descontrolados están ocasionando un significativo deterioro en los cuerpos de agua. Los cuerpos de agua se están sedimentando, y con ello vienen los procesos de desecación, terminan convirtiéndose en grandes islas de tierra, empiezan a desaparecer los cuerpos de agua.

“Uno de los ejemplos palpables sobre lo que estoy advirtiendo fue lo que sucedió hace dos meses en Ciénaga del Opón, donde la desecación hizo que se perdieran más de 20 hectáreas de espejo de agua, que quedaron completamente sedimentadas, y que prácticamente no se pueden recuperar porque están llenas de pasto y lodo”, indicó el médico veterinario.

Usufructo de los cauces

Pero en materia de factores adversos para la preservación de las especies y posterior actividad pesquera, la lista no para ahí, porque, el funcionario de la Umata reveló que “las grandes empresas están interviniendo los cauces para el usufructo particular”.

“Los grandes palmicultores construyen diques, intervienen los cauces de los caños y ciénagas para construir sistemas de riego para sus plantaciones”, denunció Lesmes Jiménez, quien también se refirió a los productores de búfalos.

“Estos ganaderos están utilizando los complejos cenagosos para meter búfalos, allí pastorearlos, suministrarles agua, pero estos animales lo que hacen es pisotear las riberas, generando sedimentación, convirtiendo áreas de ciénagas en grandes terraplenes”, explicó.

El médico veterinario señaló que tales afectaciones se están presentando particularmente en las ciénagas El Llanito, La Cira, Juan Esteban y del Opón.

Señaló que en Barrancabermeja se han perdido más de 600 hectáreas de espejos de agua, de las diferentes ciénagas, situación que tiene en riesgo de extinción a especies como el bagre y el bocachico.

Otros factores
Luis Lesmes señaló que la Hidroeléctrica Sogamoso también genera un fuerte impacto. Indicó que la represa mermó la capacidad de producción pesquera de la ciénaga El Llanito. “La gran cantidad de lodos que salen cuando son abiertas las compuertas llegan al cuerpo de agua, provocando altos niveles de sedimentación. También impacta las especies como el bocachico. La capacidad pesquera de la ciénaga El Llanito pasó del 90% al 25%. El pescado que está llegando no es de El Llanito, está llegando de Arauca, de Saravena”, explicó. Lesmes también endilgó al uso de las artes ilegales de pesca y al colapso del Pozo Lisama 158 culpa de la crisis que hoy viven los pescadores artesanales de Barrancabermeja.
José Osorio:
Pescador,
“La situación se está poniendo difícil para los pescadores, las especies se están acabando”.
Dilia Cogollo:
Coopesansilvestre,
“Le pedimos al Municipio que intervenga, porque dependemos de la pesca, son muchos los problemas”.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad