sábado 16 de noviembre de 2019 - 12:00 AM

El tormento de vivir en una zona de alto riesgo

Los Acacios II es una de las zonas de alto riesgo localizadas en Barrancabermeja, según datos oficiales. Las últimas semanas han sido un tormento para sus habitantes, que se niegan a salir, pese a las advertencias.
Escuchar este artículo

En Los Acacios II (Barrancabermeja) la lluvia suele convertirse en un infierno y eso sí que lo saben bien Yesid y Yudi del Carmen.

A estas dos personas las une el hecho de ser vecinos y el saber que conviven en una de las zonas que el Municipio tiene marcadas con una tachuela roja en el mapa, por tratarse no solo de un asentamiento humano, sino una de las zonas de alto riesgo existentes en la ciudad.

Esta semana ninguno de los dos ha pegado el ojo y lo peor de todo es que pese al inminente peligro y las advertencias de las autoridades de riesgo y desastres, dicen que allí seguirán porque sencillamente no tiene a dónde ir en este momento.

“Es la verdad, estas noches no hemos podido dormir; el agua se metió por todos lados. Anoche desde las 10.00 p.m. empezó el calvario. Hasta las tablas de un lado de la casa se llevó la lluvia. Todo está suelto”, dijo ayer Yesid García Flórez, un joven de 24 años, que se vino de Barranquilla hace dos años y hoy vive a los pies de Los Acacios con su mujer y una niña de apenas un año de nacida.

Él reconoce que están en riesgo, pero prefiere esperar a que cesen las lluvias y volver a parar su rancho, que pensar en salir.

Lea también: Se ‘socializó’ el ‘Global Plan Santander’ en el Puerto.

“Vine buscando una nueva vida, a mirar si sacaba las patas del barro, pero el barro cada día está más alto. El Municipio vino y tomó fotos, pero dijeron que no podían hacer nada más. Que por ser alto riesgo e invasión no pueden meter mano. No tengo a dónde ir”, agregó Yesid, mientras sacaba del lodo pedazos de lo que alguna vez fue una estufa.

“No vuelvo a pagar arriendo”

Yudi del Carmen Arias Mojica, cabeza de hogar de otra de las viviendas en riesgo, dice que prefiere el riesgo a tener que ir a pagar arriendo.

“No tengo donde pagar arriendo, no puedo trabajar porque debo responder por la casa, ya que el papá de mis hijos sufrió una trombosis y el menor está estudiando”.

“Acá conseguí un lote en 700 mil. Estoy acá porque necesito, solo Dios lo sabe. Pagaba 300 mil pesos mensuales, pero no pude más. Debía arriendo de casi tres meses”, agregó la mujer.

Sus últimas noches han sido “espantosas” reconoce: su esposo en cama y su hijo, que cursa cuarto primaria, tratando que sus cuadernos no se pierdan en el lodo.

Lea también: Coloridas sombrillas se instalaron en un barrio de Barracanbermeja para recibir la navidad.

“Sí nos da miedo vivir acá, porque cuando llueve esto es un infierno. Esta semana ha sido crítica. Pero aquí me quedo, para pagar arriendo no salgo más. Aquí no pago arriendo y le pido a Dios sabiduría y que nos cuide porque qué más hago. No tengo de otra”, puntualizó Yudi.

Ayuda de vecinos

Se estima que al igual que estas dos familias de Los Acacios, otras 45.000 viven en similares condiciones en Barrancabermeja.

Lo cierto es que el Municipio se muestra ‘maniatado’ sobre las acciones que puedan realizar en estas zonas.

“Pensamos en llevar ayudas humanitarias por tratarse de un asentamiento humano. Hay un talud muy pendiente y la recomendación es salir”, dijo Roberto Bernal, coordinador del Consejo Municipal de Riesgo.

Mientras tanto, son los vecinos los que hacen rifas y donaciones para ayudarles: “Recogimos $50.000 entre todos, pero eso les alcanza para muy poquito”, dijo Julis Beleño Quintero, de la Junta de Vivienda Los Acacios II.

VOCES DE LA COMUNIDAD
Yudi del Carmen Arias
Jefe de hogar
“Nosotros pagábamos arriendo, pero ahora me toca a mí sola y me tocó venirme a vivir acá como fuera, no tenía a dónde más ir”.
Yesid García
Soldador
“Ahorita es la gente la que nos está ayudando con la comida y lo que más se necesita. No tengo más para dónde coger”.
Julis Beleño Quintero:
Junta de Vivienda Los Acacios II
“Creo que el Municipio debe velar por el bienestar de esas familias. Yo soy líder, pero también soy habitante y no tenemos recursos para ayudarles”.
Mucho riesgo, pero poco se puede hacer
Según lo explicaron a este medio autoridades municipales, cuando recién comenzó la última temporada de lluvias del año, son 79 los asentamientos humanos que se localizan en Barrancabermeja.
El riesgo es mayor en algunos de ellos por la cercanía de taludes y por eso se ha pedido a sus habitantes salir de allí de manera voluntaria. Pocos lo han hecho.
Algunas de las invasiones que se encuentran en riesgo son:
Brisas del Vivero, Bendición de Dios, Mano de Dios, Renacer, Brisas del Poblado, Villarreal, El Diamante, Cielo Abierto, Villa del Tártaro, Morales, Villa de Dios, Altos de Israel y Los Acacios.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad