martes 07 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Familia Yukpa entró a engrosar el asentamiento indígena barranqueño

Desterrados por terratenientes, una familia completa de indígenas recorrió cientos de kilómetros para llegar al Puerto Petrolero, donde claman por ayuda del gobierno.
Escuchar este artículo

Los trece miembros de una familia indígena, de la etnia Yukpa, caminaron, se transportaron en carros y en busetas, desde la Serranía del Perijá, con el único objetivo de buscar apoyo, comenzar una nueva vida, y por qué no, regresar a la tierra de sus ancestros, en zona rural del municipio de Codazzi, Cesar.

Fueron dos meses y diez días los que este grupo de personas, siete adultos y seis niños, anduvo por carreteras y montañas del oriente y centro del país, para por fin llegar a su destino.

Al Puerto Petrolero llegaron la madrugada del domingo, pernoctaron en los andenes de la Avenida del Ferrocarril, cerca al cuartel general del Cuerpo de Bomberos de Barrancabermeja.

El lunes se trasladaron al parque de la carrera 11 con calle 52.

Allí donde se erige el monumento a la raza Yariguíes, se apostaron. En un colchón que una alma caritativa les regaló descansaban los seis menores, quienes sonríen a pesar de la adversidad.

Los adultos se dedicaron a explicarle a todo el que pasaba por el lugar, las penurias y la razón por la cual abandonaron su territorio, para enfrentarse a las dificultades que el desplazamiento les genera día a día.

El grupo lo lidera Jaider Franco Peñalosa, de 27 años, quien a pesar de no ser el mayor del clan, es el único que conoce el idioma español, porque el resto de su familia solo habla la lengua nativa: la yukpa - japrería.

Jaider solo se la pasa invocando a Pah, el dios del universo; pero también a Wicho, el dios Sol; les pide que los ayude a sobrevivir en la ‘selva de cemento’, a donde fueron a parar.

“Nos venimos porque no teníamos tierras dónde trabajar. Después de la cosecha tenemos que salir de las tierras de los patronos y nos quedamos sin nada”, manifestó.

“Penas nequina”, que en lengua yukpa significa “nos desplazamos, porque no tenemos tierras”, manifestó Jaider; luego dijo “hech hayda Covierno”, pidiendo al gobierno una ayuda.

Respuesta de la Alcaldía

El coordinador del programa de atención a la población étnica de la Secretaría de Desarrollo Económico y Social, Hugo Plata, advirtió que el Municipio ejecuta un programa de atención a la población indígena.

“Se encuentra para ejecución un proyecto en el que se invertirán $186 millones. Se realizará una caracterización de estas comunidades asentadas en Barrancabermeja, un evento de exaltación y reconocimiento de las mismas, se les hará asesoría psicosocial y jurídica, serán apoyadas 10 unidades productivas”, explicó el funcionario.

dato
En Barrancabermeja están registradas 390 personas, integrantes de las comunidades indígenas Zenú, Wayú, Inga, y ahora Yukpa.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad