viernes 23 de octubre de 2009 - 10:00 AM

Hubo dos asesinatos en el lapso de 6 horas

La tragedia tocó ayer a la puerta de dos familias barranqueñas. El sicariato que se empecinó en robarle la tranquilidad a la ciudad, llegó en el término de seis horas, a las Comunas Cuatro y Tres, donde fueron asesinados con arma de fuego, dos hombres de 45 y 17 años, respectivamente.

El primer hecho violento ocurrió a las 8:00 a.m., en una tienda ubicada sobre la carrilera del barrio El Palmar, donde compraba lo necesario para el almuerzo Edison Moreno Mejía. Este hombre, de ocupación albañil y maestro de construcción, habría sido víctima de una amenaza que desde el pasado mes de enero se hizo constante contra él y su familia. Moreno Mejía recibió varios disparos en la cabeza. Alcanzó a ser trasladado al puesto de salud El Castillo, de allí por la gravedad de las heridas, fue remitido al Hospital Regional, a donde llegó sin signos vitales.

Posteriormente, cuando el reloj aún no marcaba las 2:00 p.m., pistoleros hicieron de las suyas en la cancha de fútbol del barrio Caminos de San Silvestre.

Allí, frente a la mirada atónita de un par de amigos que lo acompañaban a esa hora, fue asesinado Víctor Alfonso Vita Ortiz, joven de 17 años, quien hace apenas una semana le habría manifestado a su familia que se había enterado de que estaba incluido en una lista negra. La advertencia se habría hecho realidad.


estaba amenazado

Sobre el homicidio de Edison Moreno Mejía, su familia  denunció ayer a las afueras del Hospital Regional, que el día anterior, es decir, el miércoles al mediodía, un vecino le advirtió a su esposo que 'de mañana (ayer) no pasaba'. Esa sería, según la familia, la última de un sinnúmero de amenazas telefónicas y directas, que les habrían hecho a todos los miembros de la familia.

'La noche anterior estuvimos en la iglesia buscando ayuda de Dios porque ese hombre nos amenazaba desde hace mucho tiempo, con cuchillo y decía que tenía una pistola con la que nos iba a matar. Teníamos un proceso jurídico contra él, porque se metió conmigo, me pegó y me insultó, también hubo una pelea con mi hija la menor, desde ahí había una sed de venganza, yo le reclamé, también le pegó a mi hijo. Yo busqué ayuda por todas partes, de las autoridades, para que me respaldaran a mí y a mis hijos, porque nos llamaban todo el tiempo, nos decían que eran de Los Rastrojos, y decían que nos iban a matar, que iba a acabar con mi familia, pero hoy me doy cuenta que no hubo ayuda, que no hubo apoyo de nadie', dijo Rosaneris Gutiérrez.


estaba en una lista

Un hermano del menor Víctor Alfonso Vita Ortiz dijo que el joven había comentado hace aproximadamente una semana que se había enterado de que él hacía parte de una lista con los nombres de hombres y mujeres, al parecer todos jóvenes, a quienes presuntamente iban a matar. El hombre no conoce más detalles.

'Pues eso fue lo que llegó diciendo a la casa donde mi mamá allá en el 22 de Marzo, donde vivía con ella', dijo Ramón Vita, hermano.

Del joven se supo que no trabajaba, ni estudiaba y que se la pasaba en Caminos de San Silvestre, porque allí vivía su novia. Era uno de los menores de diez hermanos.

En el lugar del homicidio varios vecinos de ese sector manifestaron su preocupación ante la versión de la supuesta lista negra, todos comentaban lo mismo.


un herido en ‘paso nivel’

El miércoles a las 6:00 p.m. se registró, en el sector de ‘Paso Nivel’, un atentado contra un hombre de 57 años, identificado como José Ángel Molina, quien recibió un disparo en el glúteo, momentos en que se movilizaba a pie por ese sector. Hasta ayer el hombre se recuperaba de la herida en el Hospital Regional, donde permanecía estable.De la víctima de este atentado se conoció que vive con su mamá, una mujer de más de 80 años, en el barrio Caminos de San Silvestre.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad