domingo 22 de marzo de 2009 - 10:00 AM

Invasores protagonizaron asonada en Puerto Wilches

Algunos habitantes de Puerto Wilches protagonizaron el viernes una asonada contra la casa del alcalde del municipio, Nelson Pinzón,  luego de que uniformados de la Policía se hicieron presentes para cumplir la orden de desalojo en una invasión.

A las 10:00 a.m. llegó un escuadrón de uniformados, con el propósito de iniciar el desalojo.

Sin embargo, cuando la comunidad residente en la invasión, que tiene el nombre provisional de ‘Nueva Esperanza’, se percató de que el Alcalde no llegó al lugar, y que  había abandonado la localidad, expresó su furia contra su vivienda.

'El Alcalde fue permisivo con la gente de la invasión. Hace cuatro meses les dijo que podían construir, y ahora les mandó los antimotines', afirmó un habitante de la zona, quien prefirió la reserva de su identidad.

Sin embargo, la problemática de las invasiones, tiene su origen en los damnificados de la pasada ola invernal.

La comunidad se queja porque el terreno propuesto por el burgomaestre Pinzón para reubicar las familias, está localizado en un predio que dista 3 km del casco urbano.

'Hay tres asentamientos humanos. Estamos decididos a ser reubicados, pero en tierra firme, no en un terreno en el que no hay alcantarillado ni agua potable.

En las viviendas hay mujeres embarazadas y niños. No entendemos esta reacción ante un pueblo que sigue amenazado por el río', dijo Claudia Carrasquilla, líder comunal de Puerto Wilches.

La Policía interviene


Pese a la solicitud de desalojo hecha por la Alcaldía, cuando la Policía  iba a realizar el procedimiento no se encontraba presente ningún órgano veedor de la ciudadanía.

Ni la Defensoría, ni la Personería acudieron al sitio para avalar el procedimiento que  pretendían realizar los 400 hombres del Esmad (Escuadrón Móvil Antidisturbios), por lo cual los uniformados congregados a 100 metros de la zona se vieron impedidos para realizarlo.

Más difícil de controlar fue el posterior enfrentamiento con la comunidad. Además del ingreso de ciudadanos dentro de la casa del Alcalde, que destruyeron electrodomésticos y muebles, una camioneta de la Policía fue atacada por la turba.

A las 11:30 a.m., se generó una violenta pedrea, que fue disuelta por la Policía mediante el uso de gas lacrimógeno, retornando la calma al municipio, aproximadamente a la 1:00 p.m.

Con heridas y contusiones en la frente resultaron un teniente del Esmad, dos policías, un mayor, y hasta el cura del pueblo.

Por el momento las autoridades no han decretado ninguna medida especial. 

Vea además en la edición impresa

  • La comunidad está tranquila

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad