domingo 25 de junio de 2023 - 12:00 AM

La comunidad que vive sobre una fuga de gas en Barrancabermeja: Dos explosiones y una mujer quemada

Esta no es la historia de una fuga de gas. Este es el relato del miedo de una humilde comunidad de Barrancabermeja que teme por su seguridad ante una emergencia por presencia de gas debajo del asentamiento donde viven. Este asentamiento suma dos explosiones y una mujer con graves quemaduras.

Comprometidos con la verdad

Sabemos que te apasiona estar bien informado y que quieres seguir conectado con el periodismo independiente, de calidad y las buenas historias. Por eso, te invitamos a considerar adquirir una suscripción digital.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Si tienes acceso a la suscripción digital pero no parece cargar correctamente el contenido, refresca tu acceso aquí.

Nuestra mejor noticia

En Vanguardia queremos que te mantengas bien informado. Te invitamos a considerar ser suscriptor digital y seguir conectado con el periodismo independiente y de calidad, investigaciones, buenas historias y todos nuestros contenidos.

¡Mira esta propuesta exclusiva para ti!

Beneficios
  • Acceso ilimitado a www.vanguardia.com y contenido EXCLUSIVO para suscriptores.
  • Versión digital del periódico impreso, acceso a las últimas 30 ediciones.
  • Boletín electrónico con recomendaciones de nuestros editores.
  • Sopa de letras y sudokus interactivos.
  • Videos, fotogalerías e infografías.
  • Mejor experiencia de lectura con menos publicidad.
  • Descuentos en productos y experiencias a través del Club Vital.
Suscríbete por 12 meses y te damos 15
OFERTA ESPECIAL
Precio regular: $179.500 Paga: $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso
OFERTA ESPECIAL
Paga 12 meses y te damos 15 Precio regular: $179.500 Por $118.800
Suscríbete
*No incluye periódico impreso

Ya tengo mi suscripción:

o ingresa

Ingresar

Olvidé mi contraseña

Límite de dispositivos diarios alcanzado

Has alcanzado el límite de dispositivos diarios desde los cuales acceder a nuestro contenido.

Extraviada por los vapores calurosos de la incertidumbre, que se mezclan con ese calor pegachento de Barrancabermeja, Lucía Ursola no oculta su miedo. La intranquilidad domina su mirada. Ella recuesta su delgado cuerpo de 66 años de edad en un armatoste de hierro oxidado, acomodado en el angosto patio de su casa, ubicada en el asentamiento humano Chupumdún.

Hace una mueca con su rostro, como si apuntara su desasosiego a la boca del pozo artesanal de agua de donde en los últimos 12 años, cuando llegó a estas tierras de vegetación espesa, muy cerca de la ciénaga de San Silvestre, saca el líquido para beber, preparar sus alimentos, bañarse y cumplir los demás oficios que demanda su hogar. La tapa del pozo tiene un diámetro de un metro aproximadamente. Casi el ancho de su patio. Un delgado moho cubre una parte de esa estructura gris, de donde emergen los más recientes infortunios para esta humilde comunidad.

- Ya no se puede abrir para sacar agua...

Lucía Ursola le da crédito a su peor pesadilla. Explica que vio cómo cuatro semanas atrás su vecina, María del Carmen Arias Pallares, de 36 años, fue tragada por una lengua de fuego que superó los dos metros de altura. Ella intentaba abrir el pozo artesanal de agua, que se ubica fuera de su rancho levantado en madera y latas.

- La vecina gritaba del dolor. Estaba quemada en los brazos y cara. Tengo miedo que ocurra otra explosión. No sabemos por qué hay gas en los pozos de agua...

$!La comunidad que vive sobre una fuga de gas en Barrancabermeja: Dos explosiones y una mujer quemada

Lucía Ursola, al igual que 250 personas más, residen en el asentamiento humano Chupumdún, ubicado en el corregimiento El Llanito, distante unos 15 minutos de Barrancabermeja, Santander. Esta comunidad de 28 casas, donde sus habitantes son empleados o subsisten de trabajos informales principalmente, carece de acueducto y alcantarillado, pero cuenta con energía eléctrica en sus viviendas.

Utilizan esta energía para activar pequeñas bombas de succión de agua que la mayoría de casas tiene para extraer el líquido de 28 pozos artesanales, cuya profundidad oscila entre los 8 y 50 metros. Esta invasión, con una historia de más de 20 años, se levantó en humildes casas, muy cerca al poliducto Payoa- Galán, en el tramo ubicado en el sector conocido como Campo Galán, que tiene una antigüedad de 50 años. Este tramo pertenece al contrato de Asociación Carare – Las Monas y a la línea de transferencia operada por la empresa PetroSantander, en asocio con Ecopetrol, y que va desde Campo Payoa, en Sabana de Torres, hasta la refinería de Barrancabermeja.

Lucía Ursola asegura que los problemas comenzaron en marzo pasado cuando en varias casas detectaron un fuerte olor a gas. Inmediatamente después, afirma, el agua que extraían del pozo empezó a registrar un mal sabor y color amarillento, viscoso y oscuro.

Aimeed Álvarez tiene 23 años. Es sobrina de Lucía Ursola y teme que las altas temperaturas que se registran en Barrancabermeja por estas semanas puedan generar una nueva emergencia en esta comunidad. Así se lo hizo saber a delegados de la Alcaldía Distrital, Ecopetrol, Procuraduría, Bomberos y la firma PetroSantander, en una audiencia realizada el pasado 14 de junio, donde se exploraban soluciones y respuestas al riesgo de vivir con pozos que contienen gas.

- Tenemos miedo de una nueva explosión. Hay momentos en que la casa se llena de olor a gas. Debemos salir a la calle. Hay que tener en cuenta que la temperatura está demasiada alta. No se necesita candela para que algo explote. En esta casa viven cuatro niños y una adulta mayor, mi tía. Nos piden que dejemos los pozos con la tapa abierta, pero es un riesgo para los niños...

Los primeros pobladores del asentamiento narran que adquirieron los lotes hace más de dos décadas por cerca de 200.000 pesos a un hombre que invadió este terreno. Ante la falta de agua, desde sus inicios se abrieron los pozos artesanales en la parte trasera de las casas. Con los años, las familias fueron creciendo y las viviendas se fueron ampliando de forma muy rudimentaria. En la actualidad muchas casas tienen sus pozos artesanales de agua, no solo en los patios, sino en cocinas e incluso en las habitaciones. Allí duermen varias personas, incluidos niños.

Es el caso de María Angélica Herrera Ávila, de 31 años, residente desde hace 13 años en Chupumdún. Fue madre hace una semana y la mayoría de su embarazo estuvo preocupada por la salud de su bebé. María Angélica afirma que inicialmente su pozo de agua estaba ubicado en el patio, pero a medida que fue creciendo su familia, se hizo necesario construir más habitaciones. Al punto que en el cuarto donde duerme quedó su pozo, de ocho metros de profundidad. La habitación es de paredes de ladrillo crudo. En el espacio reservado para el armario queda la boca del pozo del agua. Hace varias semanas detectaron registro de gas. Ella y su familia, afirma, siguen durmiendo allí.

María Angélica explica que entre febrero y marzo empezaron a percibir que el agua que extraían tenía un sabor y color extraño. Enseguida sus hijos de 9 y 12 años, al igual que ella, empezaron a experimentar dolores estomacales, seguidos de frecuentes casos de diarrea, e incluso vómito. Estos síntomas, para la fecha, asegura la mujer, se repitieron en otras familias de Chupumdún. Al principio, nadie le atribuía al agua estas dolencias.

$!La comunidad que vive sobre una fuga de gas en Barrancabermeja: Dos explosiones y una mujer quemada

- En marzo empezó un olor a gas que salía del pozo. Así nos tocaba dormir. No sé si estábamos acostumbrados a ese olor, pero después empezamos a experimentar mareos y dolores de cabeza. Semanas después vinieron a revisar y detectaron presencia de gas. No sabemos qué tipo de gas. Nadie lo sabe en el barrio. Pero todos estamos preocupados. Por ahora, no podemos sacar agua. Tampoco podemos encender las estufas o aparatos eléctricos cerca de los pozos...

¿Qué ocurre en Chupumdún?

Los problemas en Chupumdún comenzaron a registrarse, según Adelaida Ruiz Merchán, líder del asentamiento humano, desde el pasado 7 de marzo.

- Ese día se empezó a sentir un olor a gas. En mi casa salía del sifón del baño...

Un día después, el 8 de marzo, Filiberto Donado, un obrero de 51 años, salió de su casa en Chupumdún. Caminó unos 12 metros por un pasillo en cemento hasta su pozo artesanal de agua. Pasaban de las siete de la mañana. Unos dos metros atrás de la boca del pozo está el interruptor que enciende el motor de succión.

- Tan pronto activo el motor, ocurrió una explosión en el pozo. Las llamas alcanzaron los tres metros de altura. No me quemé ese día, porque el motor lo tengo retirado del pozo. El fuego se apagó hasta mediodía. Cuando llegaron a revisar las personas de PetroSantander identificaron que la explosión ocurrió por una fuga de gas de uno de sus tubos...

PetroSantander, mediante un comunicado oficial sobre esta explosión, explicó que ese día “se registró un incidente de fuga de gas en la vereda Campo Gala, sector Chupumdún, sobre el Poliducto Payoa-Galán. De forma oportuna y completa se reportó ante las autoridades ambientales competentes y fue activado el plan de contingencia para realizar control de la fuente y proceder con la suspensión del funcionamiento de este poliducto para realizar las respectivas adecuaciones”. De acuerdo con la información reportada por PetroSantander, se estimó que la fuga correspondió a un volumen de 300 pies cúbicos de gas. Esta cifra es comparable con el consumo mensual promedio de gas en un hogar de estrato 1 o 2.

La empresa operadora añadió que la contingencia fue atendida de manera inmediata mediante la “implementación de su Plan de Gestión de Riesgos y Desastres con el fin de contener la fuga y evitar afectaciones al medio ambiente o a las comunidades cercanas. El trabajo no solo implicó la mitigación de la emergencia, sino también la adopción de medidas de prevención durante los siguientes 25 días, para evitar cualquier otro tipo de fuga en el tramo del poliducto afectado. En su momento y, a raíz de la intervención que realizaron los expertos para arreglar el poliducto, las autoridades solicitaron a las comunidades que ventilaran los pozos artesanales de agua para que pudiera salir gas que hubiera podido quedar atrapado”.

$!La comunidad que vive sobre una fuga de gas en Barrancabermeja: Dos explosiones y una mujer quemada

Pero algunos miembros de la comunidad señalan que esta información no sería del todo exacta. Adela Ruiz Merchán, líder de la comunidad de Chupumdún, afirmó que debió radicar una carta el 21 de abril de 2023, es decir, 43 días después del incidente de la fuga de gas, para reclamar a PetroSantander que entregara a la comunidad información oficial sobre la fuga de gas del pasado 8 de marzo.

- El día siguiente a la explosión, el 9 de marzo, les dije a las personas de PetroSantander sobre el olor a gas en las casas, pero ellos no me prestaron atención. Luego en abril apareció grasa en el agua. Además, se sentía un mal olor. Presenté una carta a PetroSantander (21 de abril) donde les digo que no se informó a la comunidad de los daños causados, las consecuencias de la fuga de gas, tampoco se nos notificó las prevenciones que debíamos tener, o qué deberíamos hacer en caso de que se vuelva a registrar un nuevo incidente. En la carta les habló de las afectaciones a los pozos de agua de la comunidad...

Ante esta reclamaciones, PetroSantander informó mediante un comunicado que “a raíz de dos reclamaciones escritas radicadas por miembros de la comunidad de Campo Gala en abril de 2023, en las que se reportaban posibles daños a pozos artesanales de agua, el día 25 del mismo mes PetroSantander realizó un primer muestreo de aguas en los puntos referidos por quienes interpusieron el reclamo. El resultado del análisis de dichos puntos entregado por el laboratorio fue que no se evidenció contaminación por fenoles, grasas y/o aceites e hidrocarburos y en términos generales, los parámetros evaluados en las muestras de agua subterránea registraron concentraciones acordes y coherentes con el tipo de agua analizada (agua subterránea), así como las condiciones ambientales y características propias”.

Pero Adela Ruiz Merchán no es la única residente que denunció la presencia “de grasa” o una “sustancia aceitosa” en los pozos artesanales de agua en Chupumdún. Reynaldo Giménez, residente en el sector, tiene un pozo de 50 metros de profundidad, y desde hace tres meses afirma que los tubos que introduce en su pozo se impregnan de unas manchas negras.

- Eso es aceite. Ese aceite no aparecía antes. Nadie ha venido a preguntar por esto o a tomar una muestra de ese aceite. Solo registran la medición de gas y se van. Este pozo registra 100 % presencia de gas a menos de un metro de profundidad...

En tal sentido, Yuli Andrea Velásquez, ingeniera ambiental y presidenta de la Federación de Pescadores de Santander, Fedepesan, alertó sobre el riesgo de salud pública que tiene la comunidad de Chupumdún.

- Los expertos de PetroSantander y Ecopetrol no han identificado qué pasa. No saben de dónde proviene el gas. A esta situación se suma una posible contaminación del agua de los pozos. Nosotros tomamos unas muestras de aguas donde podemos identificar que hay presencia de metales pesados. Identificamos una alteración en el agua. La empresa (PetroSantander) afirma que no son representativas nuestras muestras. Que el proceso no es certificado. Pero estas muestras de agua se toman luego de una capacitación que nos hizo con el Instituto de Investigación de Recursos Biológicos Alexander von Humboldt, que patrocinó el mismo Ecopetrol. ¿Entonces?

La presidenta de Fedepesan siguió indagando. Precisamente el 24 de mayo pasado, Yuli Andrea Velásquez registró en un video que las quejas de tiempo atrás de la comunidad por una fuga de gas eran ciertas. En las imágenes se observa como se enciende un pozo de agua en Chupumdún, luego de que una persona arrojara fuego al interior del hoyo.

$!La comunidad que vive sobre una fuga de gas en Barrancabermeja: Dos explosiones y una mujer quemada

- El distrito de Barrancabermeja lo tiene todo, y parte de la comunidad no tiene agua potable. Cien años de explotación petrolera, pero sus comunidades no cuentan con el líquido preciado. Estas personas (de Chupumdún) viven un calvario día a día. Esta es una bomba de tiempo. Tenemos una grave alerta por la presencia de gas en los pozos de agua. – Alertó la presidenta de Fedepesan.

Al respecto, Ecopetrol y PetroSantander, en un comunicado firmado por ambas partes, informaron a Vanguardia que “el 25 de mayo de 2023 las comunidades del asentamiento Chupumdún alertaron a las autoridades y a los medios de comunicación sobre la posible presencia de gas en los pozos de agua artesanales de esa comunidad. Por lo anterior y en consideración al principio de colaboración, Ecopetrol procedió a implementar de forma oportuna el ‘Plan de Ayuda Mutua’ para la atención de emergencias, así como activó el Plan de Emergencia y Contingencia del campo Llanito, brindando apoyo a PetroSantander con el monitoreo de medición de atmósferas en los pozos identificados”.

A la fecha, la comunidad no tiene aún explicación de qué originó la primera fuga del gas del 8 de marzo pasado. Vanguardia les formuló por escrito esta pregunta tanto a los representantes de PetroSantander, como Ecopetrol. Ambas entidades no dieron respuesta a este cuestionamiento. Solo afirmaron que reportaron el incidente a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales.

Esta redacción le trasladó la pregunta a la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, quien respondió que PetroSantander le informó del incidente del pasado 8 de marzo y les entregó un reporte final de atención del evento, que incluía las medidas de reducción del riesgo como suspensión del funcionamiento del poliducto para realizar las respectivas adecuaciones, verificación del sitio, aislamiento de la zona y excavaciones para la corrección de la fuga.

No obstante, la Anla informó que dos días después de las denuncias y videos de la comunidad de Chupumdún y Fedepesan, “el 27 de mayo de 2023, PetroSantander realizó nuevamente un reporte inicial de contingencias por una posible fuga de gas en el mismo sector que había sido notificado el pasado 8 de marzo. En este reporte, informaron de una fuga correspondiente a 280 pies cúbicos de gas, indicando que no se registraron afectaciones a los recursos naturales e informando que el evento es de origen tecnológico (Operacional)”.

En la actualidad, PetroSantander activa un plan de atención a la comunidad. Desde el pasado primero de junio, a la fecha, entrega suministro de alimentos y agua potable de manera permanente. Además se “estudia la posibilidad de reubicarlos mientras se normaliza el uso de los pozos artesanales de agua”.

¡María se quema!

Tres días después del reporte a la Anla, el primero de junio pasado, habitantes de Chupumdún estaban reunidos con funcionarios de PetroSantander en el sector de Campo Galán. Reynaldo Giménez, residente en el sector, estaba presente.

- Ese día le dijimos al representante de PetroSantander que estábamos muy preocupados. Les expresamos: ‘ustedes están esperando que haya un quemado o un muerto’. Alguien insinuó que supuestamente queríamos dinero por los pozos...

Esta expresión: “dinero por los pozos”, no es nueva en esta comunidad. Janeth Alcira Plata, de 57 años, residente hace 10 años en Chupumdún, recuerda que hace ocho años, en el 2015, ocurrió un incidente similar que se resolvió, afirma, sellando los pozos, mientras sus propietarios recibieron dinero.

- En ese entonces olía a gas. Llegó la empresa. En el 2015 fueron 11 los pozos de agua con el problema. A mí me llamaron de la empresa. Que hablara con la comunidad para que aceptaran sellar esos pozos, luego de ventilarlos. A cambio nos reconocerían dinero. La comunidad dijo en ese entonces que sí. Nos pagaron cada pozo a $5.400.000. Cada propietario firmó un acta. Los pozos se sellaron. No recuerdo que nos informaran en ese entonces cuál fue a causa de esa contaminación...

Ese jueves primero de junio, al final de la reunión estuvo María del Carmen Arias Pallares, de 36 años. Acabada de dejar a su hijo de 8 años en el colegio, y de compartir un tinto con la abuela de sus hijos. Sabía de la reunión, pero no asistió desde el principio, solo llegó al final.

- Mi pozo no salió reportado como contaminado. Me dijeron que no tenía gas. Creo que fue bomberos quien lo revisó en ese entonces. Nunca pensé que el pozo tuviera problemas. Ese día llovió y yo estaba mojada. Mi hija entró a la casa y yo bajé al pozo de agua. Eso fue como a las diez de la mañana. Me agaché. Agarré las dos puntas de la tapa y la jalé duro. Cuando hice eso, salió un candelón. Una llamarada me agarró...

$!La comunidad que vive sobre una fuga de gas en Barrancabermeja: Dos explosiones y una mujer quemada

María del Carmen Arias Pallares cuando se levantó del piso gritó que le ardía la cara. Les pidió a sus vecinos que la ayudaran. Cuando le arrojaron agua, gritó más. Les dijo que ardía la piel. Fue llevada en un taxi al Hospital de Barrancabermeja y luego remitida al Pabellón de Quemados del Hospital Universitario de Santander por quemaduras graves de segundo grado en el 12 % de la superficie corporal. En la actualidad se recupera de una cirugía.

Ante el hecho, la comunidad de Chupumdún decidió bloquear por dos días la vía que comunica a El Llanito con Barrancabermeja. La protesta se levantó luego de que se acordara, con la mediación de la Procuraduría, una mesa de trabajo para atender la crisis en Chupumdún.

En un comunicado, Ecopetrol S.A. y PetroSantander informaron que gestionaron la atención en salud de María del Carmen Arias Pallares. “De manera paralela, un equipo interdisciplinario de Ecopetrol S.A. y PetroSantander han liderado un plan de acción para adelantar las investigaciones correspondientes, realizar la inspección y monitoreo de los pozos artesanales de agua, suspender el funcionamiento del poliducto y gasoductos para realizar las pruebas de presión, las cuales descartaron fugas. Se realiza además una inspección diaria rigurosa a cada uno de los 27 pozos artesanales de agua de esa comunidad desde el 1 de junio de 2023 y hasta la fecha. Igualmente se esperan los resultados de una nueva muestra de agua de los pozos...”.

Vanguardia le preguntó a Ecopetrol y a PetroSantander sobre cuál es la hipótesis de la presencia de gas en los pozos de agua. Ambas firmas no respondieron el interrogante. No obstante, esta redacción conoció que ante la Anla, PetroSantander informó tres posibles causas sobre lo que ocurre en esta comunidad.

“Uno, posible presencia de gas residual de la fuga que ocurrió el 8 de marzo de 2023 y que se concentró en algunos pozos artesanales de agua. Dos, posible fuga nueva que se esté presentando en otro punto cercano de la misma línea del proyecto de PetroSantander o que se esté presentando en tuberías de los otros proyectos que se encuentran en la misma ubicación. Tres, aguas residuales de la misma comunidad que se estén filtrando a los pozos de agua de su consumo y estén formando acumulación de gases producto de la descomposición de materia orgánica confinada en el área (sistema artesanal de conducción y almacenamiento de aguas residuales domésticas), generando biogás”, contiene el documento de la Anla.

Por ahora, no hay un dictamen técnico que explique de dónde proviene el gas que se encuentra en los pozos de agua del barrio Chupumdún. En una audiencia con la comunidad, el pasado 14 de junio, en presencia de la Procuraduría, Ecopetrol, la Alcaldía de Barrancabermeja y PetroSantander, se concluyó que sigue la búsqueda de la fuente de gas. En esa cita, un funcionario de Ecopetrol indicó que “de manera preliminar se identificó butano y propano en los pozos”. Sin embargo, una semana después, Ecopetrol se retractó de esa afirmación. Indicó que “no es posible entregar los resultados de las mediciones de gas en los pozos, ni asegurar la presencia de butano y propano...”.

Quien sí fue contundente fue el secretario del Interior de Barrancabermeja, Adith Rafael Romero Polanco, al explicar que en la actualidad las personas de Chupumdún tienen un alto riesgo de seguridad.

- Ya tuvimos una mujer quemada. Tenemos que evitar que vuelva a ocurrir...

Esta no es la historia de una fuga de gas. Este es el relato del miedo de una humilde comunidad de Barrancabermeja que teme por su seguridad ante una emergencia por presencia de gas debajo del asentamiento donde viven. Este asentamiento suma dos explosiones y una mujer con graves quemaduras.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Image

Periodista egresado de la Universidad Autónoma de Bucaramanga. Creo en el poder de la palabra. En escuchar a las personas. Soy cronista, de los que están convencidos que siempre se escribe, no solo cuando se está frente a un teclado y una pantalla. Me gusta narrar historias sometido al indescifrable poder de ellas. La fuerza de lo real. Hago podcast, donde junto voces para relatar esa realidad. Estoy convencido que siempre existimos, mientras alguien nos lea.

@juancarl00s

cgutierrez@vanguardia.com

Lea también
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad