lunes 09 de marzo de 2009 - 10:00 AM

La explosión de una granada acabó con la vida de dos personas

Un espantoso crimen pasional se registró en horas de la madrugada de ayer, cuando un hombre, cegado por los celos, decidió terminar con su vida y la de su ex cónyuge, al accionar una granada que tenía hacia cuatro meses.

Este episodio tuvo como epicentro la calle 47 del barrio Arenal, y ocurrió a la 1:30 de la madrugada del domingo.

En aquel lugar quedaron los cuerpos sin vida de Yuris Marcela Pérez Osorio, de 17 años de edad, y Fredys Samonero Córdoba, de 36, luego de que este último accionara una granada de fragmentación.

La trágica historia de la pareja, estuvo signada por episodios de violencia intrafamiliar y celos.

Según familiares de Yuris, como consecuencia de las agresiones cometidas por Fredys, un mes antes de los hechos la joven había decidido dejar el hogar en el que vivía con el hombre.

De nada valió el arrepentimiento, ni el propósito de enmienda del hombre. Yuri se negó a continuar su relación, especialmente porque los celos se acrecentaban cuando la veía  con otros muchachos de su edad.

Precisamente, la noche de su muerte, Yuri se encontraba en un establecimiento público llamado ‘La Vanesa’ junto a su hermano y una amiga. Hata allí llegó Freddys convenciéndola para que sostuvieran un diálogo.

A pocos metros, bajo el árbol que se encuentra a la entrada de la escuela, y luego de sostener una discusión, el hombre le quitó el seguro a la granada, ocasionando la fuerte explosión, que hizo volar pedazos de sus cuerpos hasta 10 metros del lugar.

'Cuando él le pegaba, ella se iba, y al poco tiempo andaba rogándole para que volvieran. Nosotros no le guardamos rencor porque ambos murieron, además era pescador como todos nosotros', afirmó Roberto Pérez, padre de Yuri.

Según fuentes familiares, el occiso acostumbraba a perseguir a la joven, y algunas veces se le escuchaba decir que si no era para él, no era para nadie. La joven muerta era la mayor de cuatro hermanos, y había estudiado hasta el grado octavo en el colegio Intecoba hasta el año 2006, cuando decidió hacer vida conyugal. La madre de la joven recordó las palabras que le dijo cuando salió de su casa: 'No te demores, mira que yo siempre voy a estar pendiente de ti'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad