viernes 04 de enero de 2019 - 12:01 AM

Lamentan la muerte de un joven en Puerto Olaya

Una familia que llegó hace tres semanas al corregimiento Puerto Olaya, de Cimitarra, Santander, tuvo que vestirse de negro por la partida de uno de los suyos. Un joven de 19 años de edad, quien saltó a las aguas del Magdalena por un balón y nunca volvieron a oír su voz.
Escuchar este artículo

Una familia del corregimiento de Puerto Olaya, en el municipio de Cimitarra, Santander, llora la muerte de uno de sus miembros, quien fue arrastrado por la corriente del río Magdalena.

Con escasos 19 años de edad, Hans Agudelo dedicaba parte de su tiempo libre a jugar a la pelota en una amplia playa que la temporada de sequía diseñó en su caserío.

Ese es el plan que las vacaciones ofrece a decenas de niños en esa zona del Magdalena Medio.

Y fue precisamente en uno de estos ratos de esparcimiento en el cual el destino quiso que la pelota que llenaba de felicidad las tardes libres se convirtiera en el gancho de la tragedia.

“Eran varios los niños que estaban jugando ahí en esa playa. Ellos llegaron y armaron su plan ahí, porque eso es una zona amplia.

En una de esas jugadas el balón se fue al agua y ese muchacho, Hans Agudelo, con otros, saltaron a coger el balón porque era de los más grandes, sin embargo, no pudo salir”, señaló Édgar Agudelo, líder de la Defensa Civil de Puerto Olaya.

Salvaron a tres

Según narró a Vanguardia Liberal el socorrista Agudelo, quien contribuyó en las labores de búsqueda y rescate del cuerpo del joven que desapareció con la corriente, hace apenas tres semanas que la víctima y su familia habían llegado a vivir a Puerto Olaya.

“Ellos no sabía nadar bien y cuando se dieron cuenta ya estaban era en lo hondo.

La gente alcanzó a tirar unos lazos y sacaron a los más pequeños, pero el mayor de ellos no pudo coger un balón que lanzaron para que pudiera flotar”, dijo Édgar Agudelo.

Dos días de búsqueda

Una vez se conoció la noticia de la desaparición del joven Hans Agudelo, las autoridades de la zona, pescadores y familiares activaron un plan de rescate del cuerpo.

Esta labor tuvo resultado el pasado martes, cuando fue ubicado el cuerpo sin vida del joven en la ribera del Magdalena.

“Fue hallado un kilómetro abajo. El muchacho estaba en pantaloneta y estaba algo descompuesto y como aquí cerca no hay forense se envió el cuerpo para Bucaramanga.

El entierro fue en Puerto Berrío. Hace poco habían montado una cafetería en Puerto Olaya y les ayudaba a los papás ahí en eso”, puntualizó Édgar Agudelo, de la Defensa Civil.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad