sábado 21 de septiembre de 2019 - 12:00 AM

Liberan en Barrancabermeja especies silvestres que permanecieron en cautiverio

La Corporación Regional de Santander, CAS, dejó libres en tierras barranqueñas a ocho monos cariblancos y cuatro guacamayas que habían sido domesticados en diferentes zonas del departamento.
Escuchar este artículo

A pesar de los constantes trabajos que se realizan para concientizar a la población en la conservación de la naturaleza, aún existen personas que parecen estar empeñadas en hacerle daño y destruirla.

El Magdalena Medio es un lugar que sirve de hábitat para un sinnúmero de especies de plantas y animales, los cuales se han visto afectados por actividades como la deforestación, la pesca y la caza. En un proyecto denominado Vida Silvestre, el cual es coordinado por la Wildlife Conservation Society, WCS, se conoció que las especies que requieren mayor atención en esta zona del país son el paujil de pico azul, el manatí del Caribe, la marimonda del Magdalena (mono araña) y el bagre del Magdalena. Este último está teniendo un cuidado especial por estos días, pues hasta el 15 de octubre no se podrá pescar, almacenar o vender este tipo de pez porque se encuentra en temporada de reproducción y desove.

Sin embargo, la riqueza ecosistémica que tiene el Magdalena Medio hace que especies que estuvieron en cautiverio recobren su libertad aquí. Eso fue lo que sucedió con cuatro guacamayas y ocho monos cariblancos que habían sido recuperados por la CAS meses atrás y que después de haberles brindado la atención necesaria para poder volver a su territorio, fueron dejados en libertad en la Vereda Peroles, sector aledaño a la quebrada Vizcaína del municipio de Barrancabermeja.

Estos animales estuvieron los últimos 12 meses preparándose para la libertad en el centro de rehabilitación de fauna y flora de la Corporación Autónoma Regional de Santander ubicada en el municipio del Socorro. En el caso de las aves, allí se les brindó atención en los músculos de sus alas y se les dejó crecer el plumaje, mientras que los monos recibieron tratamiento para la recuperación corporal y pérdida de impronta.

La entidad manifestó su compromiso ante el cuidado y preservación de este tipo de especies, y lanzó un llamado a la comunidad para que no domestiquen este tipo de animales.

“Queremos recodarle a la comunidad y a todos los sectores aledaños a la serranía Yariguíes que la fauna hay que dejarla en su hábitat. Estos animalitos no se pueden usar en nuestras casas o fincas, ellos deben estar con toda su población”, manifestó Raúl Durán Parra, subdirector de autoridad ambiental de la CAS.

Ahora estos micos andan de ‘palo en palo’ disfrutando de su libertad, y las guacamayas adornando con sus radiantes colores el cielo, ese del que nunca se les debió haber privado.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad