viernes 09 de octubre de 2020 - 9:50 AM

Los retrasos de la obra de más de $8 mil millones para evitar inundaciones en Puerto Wilches

Desde hace más de una década, las constantes inundaciones del río Magdalena han afectado a decenas de familias de Puerto Wilches en cada temporada de lluvias. Aunque desde hace más de dos años se destinaron recursos para una obra de mitigación, sigue inconclusa.
Escuchar este artículo

La Unidad de Gestión del Riesgo de Santander expresó su preocupación por el estado de la obra que se aprobó para evitar inundaciones en los corregimientos de Paturia y Chingalé. La idea era levantar un muro de contención para prevenir la afectación de unas 50 mil hectáreas.

El 6 de agosto de 2018 se dio el visto bueno a este proyecto por $8 mil 900 millones, que fueron aprobados en el OCAD de los Municipios Ribereños del Río Grande de la Magdalena y Canal del Dique para la rehabilitación y reconstrucción de obras de protección contra erosión e inundación. Para la interventoría se aprobaron $900 millones.

Los trabajos se iniciaron a través de un convenio con Cormagdalena el año pasado, pero la Administración Departamental no tiene evidencias de sus avances.

Por esta razón, el director de Gestión del Riesgo de Santander, Cesar García, solicitó a la Alcaldía de Puerto Wilches adelantar un Consejo Municipal para revisar el estado de la obra. “Nos preocupa porque ya estamos viviendo otra temporada de lluvias y queremos revisar si el impacto de esa obra realmente sirva para mitigar el riesgo y proteger la vida de las personas del sector”.

Esta reunión se convoca debido a que los residentes del sector siguen denunciando inundaciones y pérdida de terrenos. Además, advierten que la obra no estaría cumpliendo el propósito para la cual se diseñó.

Así avanzaban los trabajos en abril pasado:

¿Qué dice la Alcaldía de Puerto Wilches?

El alcalde de Puerto Wilches, Jairo Demis Toquica Aguilar, afirmó que la obra ha sido todo un desafío, pues la idea es construir un muro que permita cerrar una abertura de un poco más de medio kilómetro que se generó por la fuerza del río.

En primer lugar, se construyó un atraque que sirve como barrera para cortar el paso del agua. De esta forma se merma el flujo de agua para que dos kilómetros río arriba metros se pueda avanzar en la construcción del muro de contención real que permitiría cerrar el punto conocido como ‘el chorro de Paturia’.

$!Los retrasos de la obra de más de $8 mil millones para evitar inundaciones en Puerto Wilches

Sin embargo, actualmente se registra una alerta, pues el fuerte caudal que se registra por estos días generó daños en dicho atraque. El mandatario local señaló que el nivel del agua erosionó una de las puntas del atraque por donde se ha filtrado el agua.

Entre tanto, la construcción del muro de contención real no ha finalizado. La obra lleva una avance de un poco más de la mitad. “El proyecto busca frenar prácticamente un brazo del río (de unos 20 kilómetros). No es fácil, requiere un trabajo con especialistas en hidráulica. Es cierto que ha llevado bastante tiempo, pero se está realizando. Falta un 40 o 30% de la obra”, dijo Toquica.

El Alcalde de Puerto Wilches indicó que los retrasos en la obra se deben a las características del terreno y el clima. “Es una zona bastante húmeda y se ha dificultado el paso de las volquetas con el material. Ha sido un reto grandísimo”.

El agua que fluía por el ‘chorro de Paturia’ en cada temporada de lluvias inundaba unas 53 mil hectáreas en áreas de Puerto Wilches y Sabana de Torres. “En la región del río Magdalena se forman playas y e ‘islas’ por la sedimentación que van cambiando los brazos del río. La gente empieza a cultivar y varios años después el río empieza a erosionar naturalmente. Eso es lo que está pasando en el sector”, afirmó Toquica.

$!Los retrasos de la obra de más de $8 mil millones para evitar inundaciones en Puerto Wilches


Seguimiento a los caudales


En las últimas semanas las precipitaciones se han intensificado en Santander, debido a la segunda temporada de lluvias, que se extendería hasta noviembre. Por este motivo, el departamento continúa en alerta naranja. “Estamos haciendo monitoreos en varios sectores, especialmente hacia el sur de la región”, dijo García.


Las autoridades vigilan de cerca la situación del bajo Bolívar, el río Minero y el Carare – Opón en el sector de Cimitarra. Igualmente, se hace seguimiento al río Lebrija y Sogamoso.


Actualmente el embalse Topocoro está llenó en un 51,85%, que es un valor normal para esta época. Igualmente, el embalse del río Tona tampoco registra novedades.


En días pasados, los fuertes aguaceros generaron emergencias en San Gil por el colapso del sistema de alcantarillado. En Curití se reportaron granizadas que afectaron cultivos.


Cesar García recordó que los gobiernos locales deben mantener activados los planes de prevención y contingencia ante las posibles situaciones adversas. Igualmente, hizo un llamado para que el Invías preste especial atención a la vía entre Curos y Málaga, así como el sector de Pescadero, donde se ejecutan obras de mitigación por los daños sufridos por una avenida torrencial ocurrida en febrero pasado.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad