miércoles 15 de mayo de 2019 - 9:00 AM

Mujer denuncia continuas golpizas de su expareja y teme por su vida

La víctima recibió patadas y puños por todo su cuerpo hasta quedar inconsciente. Ahora pide justicia antes de que sea tarde.

El mandado que salió a hacer Sol María Murillo, en la tienda del barrio El Chicó, por poco le cuesta la vida pues su expareja le propinó una golpiza que la dejó inconsciente en el piso ante la mirada ‘indolente’ de algunos vecinos que no intervinieron para evitar el maltrato.

El agresivo sujeto se bajó del taxi que conducía para hacerle reclamo, al parecer porque la vio hablando con otra persona, y terminó atacándola cobardemente con patadas y puños.

A su alrededor algunas personas sacaron el celular para grabar y alentar la pelea, sin meterse a disolverla, aunque sí avisaron al cuadrante de la Policía.

“Iba para la tienda, me lo encontré, me agarró del cabello y me pegó sin piedad por todos lados. Yo traté de defenderme pero no pude con tanta fuerza que tenía.

Le decía que por qué me agredía si hace años que no vivíamos juntos. Hubo un momento que desistí y caí, no pude más”, relató Sol, quien debió ser atendida en el Hospital Regional del Magdalena Medio.

Teme por su vida

Fueron 18 años los que compartieron juntos y producto de ese amor que sintieron un día, tuvieron tres hijos (21, 15 y 11 años).

Sin embargo, según la víctima, el cariño se acabó hace cuatro años por las múltiples palizas que le daba su cónyuge.

“Yo lo he denunciado muchas veces y he llevado certificados médicos pues siempre voy luego de que me ha pegado. La última vez me dieron una orden de alejamiento, solo un papel que no ha servido de nada.

Por favor no dejen que me mate, pues mis hijos me necesitan y me siento sola con las autoridades. Ya de nuevo fui a poner el denuncio por lo que me hizo esta vez.

Ese hombre lo que está es enfermo y requiere un tratamiento psicológico para que entienda que no soy de su propiedad y que lo nuestro ya terminó...”

A responder

La patrulla del sector capturó al taxista identificado como Edwin Arenas, de 40 años, por el delito de lesiones personales y lo condujo a la estación del Muelle.

Ayer en la tarde aguardaba en la sala de la Fiscalía para definir su situación judicial mediante una audiencia, donde un juez decidirá si lo vuelve a dejar en libertad.

“El detenido señaló que la señora estaba tomando con otro tipo en la tienda y era su mujer por eso se cegó de celos. Ya dice estar arrepentido”, afirmó una fuente judicial.

Vale la pena recordar que los supuestos celos no justifican el maltrato ni eximen al agresor de su responsabilidad. Además, esta versión fue desmentida por la víctima, quien señaló que solo había ido a comprar una pastilla para el dolor de cabeza.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad