jueves 16 de mayo de 2019 - 12:00 AM

Mujer resultó herida en la cara por una bala perdida

Una ráfaga de tiros escuchó a lo lejos María Yeni Hincapié, de 42 años, cuando estaba cruzando el patio de su casa ubicada en el barrio La Paz.

A su mente de inmediato llegó el recuerdo de las detonaciones de pólvora en los festejos navideños pero un fuerte dolor en su pómulo derecho la trajo a la realidad.

De su mejilla empezó a brotar sangre y una vez se puso la mano en el rostro sintió un agujero que le traspasaba el cachete. Llenándose de valor, evitó llorar y le pidió ayuda a su esposo, sin alarmar a su hijo de 6 años ni a su nieta de 5, quienes estaban presentes en la casa.

“Yo si escuché los disparos pero pensé que era pólvora. De un momento a otro sentí el quemonazo en la cara y el dolor que cada vez era más fuerte.

Pensé que me habían pegado una pedrada pues en la casa de los vecinos hay un palo de mangos”, relató María.

Con calma la pareja de esposos se dirigió a la clínica La Magdalena para que le limpiaran lo que pensaban era un golpe simple. Una vez los médicos la revisaron se dieron cuenta que tenía incrustada una ojiva, al parecer calibre 38.

“Es una nueva oportunidad que me dio Dios; la de no morir a pesar de haber recibido un balazo en la cara. Ahora quiero salir más, disfrutar el tiempo que me quede porque la vida es muy corta.

Doy gracias al cielo que no fueron mi hijo o mi nieta a los que hirieron y pido a la Policía hacer más presencia para evitar que ocurra otra vez esta situación”, dijo ayer mientras sostenía en su mano la bala, esperando un turno en la Fiscalía.

Por su parte, las autoridades se encuentran investigando de dónde salió el proyectil y quién es el responsable para que pague por las lesiones causadas.

Por ahora solo le queda a María reposar durante cuatro días, que fue el tiempo que le dieron de incapacidad mientras lleva en su cara la marca que la bala perdida le dejó y por la que exige justicia.

Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad