miércoles 06 de enero de 2010 - 10:00 AM

'No hay derecho tanta inmundicia'

Cansados de tanta inmundicia y, según mencionaron, de tanto incumplimiento gubernamental, los habitantes del barrio Floresta Baja cerraron ayer la salida de la avenida Circunvalar y se tomaron por su cuenta el caño que tantas arcadas les ha producido.

'No hay derecho que pagando tantos impuestos, tengamos que aguantarnos esta podredumbre', expresaron protegiendo sus narices del nauseabundo olor emanado por el caño Las Camelias. La fetidez se percibe a metros de distancia de las pocas aguas represadas, convertidas en un espesor de basuras y materia fecal. El problema, según la comunidad, es la falta de mantenimiento de las cribas instaladas por Ecopetrol detrás del Comando de la Policía.

Sin embargo, la Secretaría Local de Salud prefirió tomarse su tiempo antes de hacer señalamientos y emprendió un recorrido a lo largo del caño, para verificar de dónde proviene el foco de infección.

Entretanto, un delegado de la Secretaría de Infraestructura que dijo no estar autorizado para dar declaraciones públicas, aseguró a la comunidad que hoy a las 7:00 a.m., llegaría una cuadrilla para remover el material en descomposición.

El problema, contestaron los afectados, es que ayer también les prometieron lo mismo y nada que les cumplieron. Por lo tanto, anunciaron que si el Gobierno incumple nuevamente, volverán a encaminarse por las vías de hecho.


las causas

Jhon Pardo, coordinador de Seguridad Sanitaria y Ambiental, de la Secretaría Local de Salud, hizo ayer un recorrido a lo largo del caño, para establecer de dónde proviene el foco de infección. Sin embargo, dijo que es claro que la comunidad tiene parte de responsabilidad en la problemática, arrojando residuos sólidos. 'Es evidente que tenemos un problema de salud pública. El primer paso es coordinar las acciones a seguir con las entidades involucradas en el tema', expresó el funcionario.

 

LA VOZ DEL EXPERTO

¿Por qué se produce?

Jhon Pardo

Coordinador de Seguridad Sanitaria y Ambiental de la Secretaría Local de Salud

'El material que se encuentra en el caño está en estado de descomposición y  por ello  libera gases. Su nivel de toxicidad no afecta la salud. En época de verano, baja el nivel del agua y, por lo tanto, el caudal y su fuerza son mínimas para arrastrar los residuos'.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad