viernes 06 de enero de 2023 - 12:00 AM

Patio Bonito protestó por la falta de agua

Compartir

La comunidad de la vereda Patio Bonito, en Barrancabermeja, protestó en la mañana del pasado jueves, cuando habitantes bloquearon el acceso al relleno sanitario que opera la empresa Veolia, por el incumplimiento en la entrega de agua potable por parte de las autoridades.

“No nos han traído agua, la última vez que trajeron fue desde el pasado 29 de diciembre y ya no tenemos cómo tener líquido y estamos sufriendo en medio de este verano”, dijo Imelda arias, habitante de la vereda.

Durante estos días la comunidad se ha visto en serias dificultades, pues los dos carrotanques que suministran agua a las familias de la vereda tres veces a la semana, no han llegado a la zona y por las demoras, no tienen cómo satisfacer sus necesidades básicas.

“Normalmente nos suministran agua en carrotanques tres veces a la semana, esta vez nos dieron agua el 29 de diciembre y no volvieron y ya estamos en una emergencia por esa situación”, manifestó Claudia Moreno, habitante de Patio Bonito.

El bloqueo del acceso al relleno sanitario generó el represamiento de los carros recolectores de basuras. Según Luis Manuel Toro, secretario del Interior de Barrancabermeja, se adelantan las acciones urgentes para superar la emergencia. “Tuvimos un cambio de año, un nuevo año y una nueva etapa presupuestal; ya llegó el carro de bomberos y ya estamos solucionando para volver al suministro de agua a la comunidad y lograr que se desbloquee el ingreso al basurero”, dijo el funcionario.

Con basurero y sin agua

Las cerca de cuarenta familias que residen en la vereda Patio Bonito tienen como vecino al relleno sanitario, que inicialmente era de Rediba y ahora está en manos de Veolia. Desde su construcción, los habitantes de esta zona aseguran que han tenido que soportar los malos olores, las afectaciones en salud y, lo más grave, dicen que con su operación se acabaron las seis fuentes de agua que nutrían a la vereda.

“Lo que más nos afecta es el agua; la fuente de carne para nosotros eran los caños, porque sacábamos los pescados, pero ahora ya no se puede. Yo pedí un acueducto y nos trajeron un basurero”, dice Himelda, lideresa social.

El relleno sanitario fue construido cerca a la ciénaga San Silvestre, un área ambiental protegida; con el aval de la Corporación Autónoma Regional de Santander (CAS) que concedió el permiso para que allí se depositaran las basuras de Barrancabermeja, pese a que ambientalistas advertían que se estaba violando la norma que impide la construcción de rellenos sanitarios a menos de 1.000 metros de áreas pobladas.

Dos años después, el fallo de una tutela (sentencia T-227 de 2017), le dio la razón a los defensores del medio ambiente y amparó los derechos de los pobladores; al ratificar que errores en la operación del basurero, generaron “una contaminación directa al suelo y demás recursos y componentes subterráneos por percolación y filtración de lixiviados”, indica en el fallo constitucional.

Por lo tanto, la alta Corte, requirió a la alcaldía municipal para que garantizara el acceso al agua de los pobladores de la vereda, mientras se ampliaban las medidas de compensación social establecidas en la licencia ambiental, las cuales contemplan, como mínimo que se garantice a la escuela y a las viviendas aledañas al proyecto el acceso a agua potable, el tratamiento de aguas residuales domésticas, así como de ventilación, entre otros.

“En ese fallo se les ordenó suministrar agua potable a la comunidad hasta que se definiera el tema del acueducto; y se le ordena a la empresa, la construcción de un acueducto veredal por la contaminación generada a las fuentes hídricas; y desde esa época no lo han construido”, explicó el abogado Leonardo Granados.

Explicó que la solución a esta problemática es la extensión del acueducto del corregimiento La Fortuna, para poder surtir a esta población, sin embargo, han pasado los años y la solución no ha llegado; lo que mantiene viviendo a las familias en medio de los malos olores y sin el preciado líquido.

“Iban a hacer un acueducto veredal fallido de una fuente que no garantiza caudal los 12 meses del año, lo que se está pidiendo es la extensión del acueducto de la Fortuna y que ellos tengan agua 24/7 porque ellos fueron responsables de la contaminación por lixiviados. Esto lo debió exigir la alcaldía y no lo ha hecho, ha habido negligencia”, sostuvo el abogado Leonardo Granados.

Por tal motivo, explicó el abogado, que se interpuso un incidente de desacato “por no cumplir con lo que se ha ordenado”.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí y únase a nuestro canal de Whastapp acá.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Publicidad
Noticias del día
Publicidad
Tendencias
Publicidad
Publicidad