domingo 19 de julio de 2009 - 10:00 AM

Pistoleros asesinaron dos jóvenes el viernes en la noche

La noche del viernes fue trágica para dos familias barranqueras. Sufrieron en carne propia el accionar de los pistoleros,  que cumplieron con su objetivo de cegarle la vida a dos personas, quienes esta misma semana habrían manifestado amenazas en su contra.

En sectores diferentes pero casi a la misma hora, entre las 9:00 y 10:00 p.m., la delincuencia acabó con la vida de dos jóvenes de 19 y 29 años en las comunas Seis y Cuatro del Puerto Petrolero.

El primer homicidio se registró en inmediaciones de la empresa Ferticol, donde fue asesinado Joiner Alexander Barrera Cifuentes, de 19 años de edad.

Al parecer, el joven caminaba por el oscuro sector con rumbo a su casa, cuando fue interceptado por dos hombres que desde una motocicleta le dispararon en repetidas oportunidades. Se conoció de manera extraoficial, que el muchacho padecía problemas mentales y estaba próximo a ser internado en un centro de rehabilitación.

Bala en El cerro


El segundo hecho violento fue perpetrado en el barrio El Cerro, al interior del billar ‘La Sede’, donde perdió la vida Vladimir Urrinza Rueda, de 29 años de edad, soltero y conocido en el sector como ‘Ñato’.

Urrinza trabajaba en el billar al que habría llegado, a bordo de un taxi, un hombre que luego de ingresar, pedir un cigarrillo y esperar unos cuantos segundos, le propinó al parecer cinco disparos en la cabeza y salió con rumbo desconocido.

'La gente dice que vieron llegar a un hombre que entró al billar y se paró en la puerta. Vladimir estaba arreglando las bolas en la mesa, cuando se escucharon los disparos, le disparó por detrás', dijo una familiar de la víctima.

Estaba amenazado

La familia de Vladimir Urrinza Rueda, comentó a esta redacción, que el hombre había recibido amenazas de muerte el pasado sábado, momentos en que laboraba en el billar. Al parecer tuvo un problema, por una mujer, con un joven del mismo barrio, que terminó en agresiones físicas y verbales.

'Fue un vecino que le alcanzó a decir que le iba a mandar a hacer la vuelta, que eso no se quedaba así. Él me alcanzó a decir el lunes: mamá si me matan ya sabe quién fue.

La gente comentaba eso en todo el barrio. También me dijeron que esta semana había pasado varias veces una moto por la cuadra con dos tipos que miraban para la casa. Yo nunca me imaginé que a mi hijo le iban a hacer eso y él ni desconfió ni tuvo miedo', manifestó Gloria Urrinza, madre de la víctima.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad