viernes 13 de noviembre de 2009 - 10:00 AM

Polémica captura de vigilante

Jesús Edgar Quintero Álvarez, el hombre que desde hace cinco años ha prestado sus servicios como guarda de seguridad en las instalaciones de la Procuraduría de Barrancabermeja, fue capturado por unidades de la Sijín, como responsable de un delito que presuntamente no cometió. Así lo ratifican las pruebas y lo advirtió el Ministerio Público.

Las autoridades lo acusan de hurto calificado y agravado, en concurso heterogéneo con fabricación, tráfico y porte ilegal de armas de fuego; en concurso con lesiones personales dolosas. Él no alcanza a entender la magnitud de todos esos delitos, pero eso se resume en que fue involucrado en el hurto de $10 millones a una mujer, cometido el pasado siete de octubre, a las 10:15 a.m., aproximadamente.

Hasta ahí todo suena coherente, porque él, tras una denuncia y el inicio de una investigación, habría sido plenamente identificado, mediante un reconocimiento fotográfico, por la víctima. Jesús Edgar sería uno de los dos sujetos que abordaron a una mujer cuando se bajaba de un taxi, uno de ellos, que tenía bigote, le exigió el bolso donde estaba el dinero y tras golpearla con la cacha de arma de fuego huyó con el botín.

Sin embargo, lo que no se esperaban las autoridades y que fue hecho público en audiencia preliminar,  es que Jesús Edgar tiene todas las pruebas para demostrar su inocencia porque ese día estaba laborando, no se movió del edificio ubicado en el sector comercial. Además, su supervisor le pasó revista y estaba en el sitio de trabajo.

Por eso el mismo día de la captura le fue concedida la libertad, pero aún así, seguirá involucrado en el proceso.


¿cómo lo involucraron?

El hecho delictivo ocurrió el 7 de octubre, ese mismo día fue interpuesta la denuncia ante las autoridades. Al día siguiente la víctima se encontraba mercando en un almacén de cadena de la ciudad, y vio a una persona que también mercaba y que curiosamente llevaba bastantes cosas,  que asegura fue la que la robó, solo que ese día el hombre ya no tenía bigote. Ella lo siguió, le tomó la placa que llevaba en un chaleco de moto y dio a conocer ese dato a las autoridades.

Con esa información la placa fue verificada en la Inspección de Tránsito y Transporte donde se conoció el nombre del presunto delincuente. De ahí la investigación se hizo más ágil, logrando el 11 de noviembre capturarlo y verificar que efectivamente se trata de la persona que las víctimas reconocieron en el archivo de fotos de las autoridades. No había duda era él.


no es él

Sintió algo de temor pero estaba convencido de que todo le iba a salir bien porque él nunca ha robado a nadie. Por eso José Edgar Quintero Álvarez esperó el momento preciso para aclarar ante un Juez de Control de Garantías y la Fiscalía que en su trabajo, desde hace cinco años, no usa bigote, se lo impiden. Esa fue la primera prueba.

Además, el mismo Procurador Provincial de Barrancabermeja, Henry Zapata, aclaró que revisadas las planillas de seguridad de la entidad, 'hay constancia de que Jesús asumió puesto ese día desde las 6:00 a.m. hasta las 6:00 p.m., y que justo a la hora en que dicen se cometió el hurto él mismo diligenció el ingreso de unas personas a las oficinas. Además el supervisor de la empresa de vigilancia pasó por acá y no encontró ninguna novedad. Por eso podemos decir y estamos seguros de que es así, que él no tiene nada qué ver con ese hecho', dijo el Procurador.


ahora a limpiar su nombre

Desde la Procuraduría, en compañía del abogado de la defensa se van a hacer las diligencias respectivas para instaurar denuncia formal por falsa denuncia y calumnia en contra de la persona que acusó a Jesús.

Él por su parte, libre, en su cargo, y con la conciencia tranquila, espera que no haya represalias en su contra. 'Es que con tanta inseguridad donde amenazan y matan a cualquier persona, me da miedo que me pueda pasar algo por parte de grupos ilegales o de la misma afectada, más cuando ella me sindica', dice Jesús.

También hace algunas reflexiones. 'Me parece que lo que pasó fue injusto, que juzguen a una persona simplemente porque se le parece a alguien, sin tener certeza de fue la que hizo el delito. Pusieron en tela de juicio mi buen nombre, mi trabajo, mi vida, todo. No tengo duda de que hay alguien parecido a mi que está cometiendo delitos, pero de verdad que no soy yo', finaliza el hombre.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia Liberal no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia Liberal se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad