domingo 02 de junio de 2019 - 12:00 AM

¿Qué va a pasar con las invasiones en Barrancabermeja?

La falta de control por parte de Administraciones Municipales en los años 90 y la primera década de los 2000 generó la multiplicación de las invasiones y asentamientos humanos. Ahora que se está construyendo el nuevo POT, la Alcaldía habla de intervenciones y reubicaciones.

El 21 de octubre de 2018, en el asentamiento humano Altos de Bellavista murieron nueve personas, cinco niños y cuatro adultos, cuando un deslizamiento de tierra causado por las fuertes lluvias cayó sobre sus viviendas.

La tragedia que enlutó a los barranqueños fue un campanazo de alerta para las autoridades locales, las cuales desde ese mismo instante se pusieron en la tarea de establecer acciones para evitar que se sigan multiplicando las invasiones, en especial, las que se construyen en zonal de alto riesgo de deslizamientos e inundaciones.

Antecedentes

La ciudad de Barrancabermeja a través de los años se ha convertido en un centro de atracción de población flotante, como lo demuestra el análisis sobre huella urbana, que la Administración Municipal elaboró para ser incluido en el diagnóstico del nuevo Plan de Ordenamiento Territorial, POT.

Sucesos como la llegada de la industria petrolera, con la Tropical Oil Company en 1917, luego la reversión de la Concesión de Mares en 1951, las diferentes ampliaciones hechas a la refinería, y el desplazamiento forzado por el conflicto armado, han duplicado el área urbana de la ciudad, en muchos de los casos de manera informal, por los procesos de autoconstrucción que se han generado, y de manera ilegal e irregular, por las invasiones que se han construido.

Y fue así como con el tiempo, aseguró la Secretaría de Planeación Municipal, la ciudad se quedó sin áreas urbanas disponibles para nuevos desarrollos de vivienda, de manera segura.

“En área urbana actual no las hay. Ésta se encuentra delimitada al norte y sur por el complejo cenagoso de humedales, y al occidente por el río Magdalena. Lo que quedan son los bajos que llevan las aguas de escorrentía, y humedales urbanos como el de El Castillo, con una fuerte presencia de invasiones, especialmente en el sector de El Arenal, que se desarrolló entre los años de 1983 y 1991. Allí se han desencadenado condiciones de riesgo por inundación del río Magdalena, remoción en masa y deterioro de los ecosistemas naturales.

“Consciente de todo lo anterior, el primer paso adelantado por la Administración Municipal, en 2016, fue la identificación precisa de los asentamientos humanos plasmados en los mapas oficiales que fueron incluidos en el diseño y formulación del nuevo POT, y la caracterización en materia de condiciones ambientales, de vulnerabilidad, y riesgo, que permitan avanzar en el proceso de planeación, para que los gobiernos futuros puedan focalizar de manera precisa y eficaz los recursos que se deben ejecutar en las áreas en condición de riesgo, puedan determinar las condiciones de mitigación, o para que definitivamente puedan optar por la reubicación de asentamientos humanos”, advirtió a Vanguardia Elizabeth Lobo, jefe de la Oficina Asesora de Planeación Local.

Reubicación

La Alcaldía de Barrancabermeja informó que en el casco urbano hay 77 asentamientos humanos, donde están construidas aproximadamente 20.000 casas, y viven cerca de 74.000 personas.

Sin embargo, el Municipio señaló que del total de viviendas, 6.300 deben ser reubicadas por estar en zonas de alto riesgo por deslizamientos, remoción de masas, inundaciones, y afectaciones ambientales. Allí viven cerca de 22.700 personas.

“El plan para abordar la temática de los asentamientos no se puede limitar exclusivamente a su reubicación, lo cual no tendría viabilidad técnica, política, social, económica, y ambiental. La Ley 388 de 1997 establece que no se deben construir viviendas en suelos de protección. El objetivo debe ser la identificación de las áreas de vivienda segura”, según explicó Lobo.

Igualmente la funcionaria agregó que “en la actualidad se encuentran en evaluación 182 lotes urbanizables, y la ampliación del suelo de expansión urbana que se tiene establecido dentro de la formulación del nuevo POT, dado que producto del análisis técnico elaborado para esta formulación se identificaron cuáles son las restricciones que tienen estos suelos, ya sea por servidumbres eléctricas, de hidrocarburos, títulos mineros, que reducen el área en la que se puede hacer un desarrollo seguro de viviendas que suplan el déficit actual”.

En riesgo
En la ciudad de Barrancabermeja las áreas en condición de riesgo por deslizamiento se encuentran en las Comunas 6 y 7, en zonas inestables de altas pendientes, que pueden alcanzar hasta los 20 metros de altura. Algunos de los asentamientos con amenaza alta de deslizamientos son Yariama II, Las Palmas, Ciudadela Educativa, Los Acacios, 9 de Agosto, 3 de Octubre II, Brisas del Vivero, Brisas de Villarelys, Bendición de Dios, Manzanares, Oro Negro II, Kennedy, y Brisas del Poblado.
“Las condiciones de los terrenos en Barrancabermeja no son propicias para la ocurrencia de deslizamientos. Es la mano del hombre la que ha generado la desestabilización de los taludes, en tal caso se generan condiciones de riesgo alto”, explicó la jefe de la Oficina Asesora de Planeación de la Alcaldía, Elizabeth Lobo.
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad