martes 02 de junio de 2020 - 12:00 AM

Reapertura: entre la alegría y la preocupación

Los inquilinos del Centro Popular Comercial madrugaron ayer con optimismo, tal como lo hicieron hace 12 años cuando recibieron sus locales. Retornaron de un parón largo por el coronavirus y hubo caras largas, pero también optimismo.
Escuchar este artículo

La preocupación de María Miriam Jaimes es la misma que la de sus 200 compañeros de actividad mercantil alojados en el Centro Popular Comercial, quienes ayer retornaron de un parón de más de dos meses por culpa de la pandemia del coronavirus.

Estaban radiantes, parecían compañeros de colegio cuando regresan de vacaciones, pero en el fondo la palabra ‘deudas’ opacaba la sonrisa y se convertía en la piedra en el zapato, en el cuaderno atrasado de ‘álgebra’ de este retorno a sus negocios.

María Miriam contó los días desde que le dijeron que debía cerrar su negocio porque un virus proveniente de China ya había hecho escala en Colombia.

“Fueron 72 días en los que estuve apartada de mi negocio. Nunca llegué a imaginarlo. Ninguno aquí llegó a pensar eso, porque el tal virus ese se veía como algo lejano.

Ya volvimos y estamos dispuestos a empezar, aunque uno sabe que las deudas crecieron en estos dos meses largos y ninguna platica llegó. Es como empezar, prácticamente, empezar de cero”, señaló María Miriam Jaimes, mientras desempolvaba su mercancía, compuesta de zapatos y chanclas.

Efectivamente, ayer el CPC le volvió a dar vida y color al comercio de Barrancabermeja, con la reapertura de sus instalaciones.

El gigante comercial, compuesto de dos fases, fue rodeado de vallas metálicas y solo dos puertas están habilitadas para su acceso, en las cuales los visitantes e incluso inquilinos deben llenar un registro y aprobar pruebas de buena salud.

“La idea es que la gente empiece a venir paulatinamente, porque tenemos un aforo del 30% solamente en las fases comerciales y del 50% en los parqueaderos.

Todos nuestros comerciantes están aptos para abrir sus locales, pero hay que cumplir una serie de protocolos de manera rigurosa”, dijo Carlos Iván Aranza Del Risco, administrador del CPC.

Según explicó el funcionario, las plazoletas de comidas son las únicas que no abrirán, sin embargo, los restaurantes despacharán sus platos a domicilio.

Acerca de las pérdidas económicas que dejaron estos más de 70 días de inactividad comercial, Aranza fue sincero.

“Es un tema incalculable, porque no podemos hacer un cálculo. Además la situación sigue de manera irregular”, indicó el Administrador.

En la ciudad los demás centros comerciales y miles de negocios de toda índole empezaron ayer de nuevo. Cerca de 20.000 emplos volvieron a su rutina (ver recuadro).

Vigilan la reactivación
El propio alcalde Alfonso Eljach lideró ayer los operativos de control para verificar que las empresas que abrieron de nuevo sus puertas lo estén haciendo bajo los más rigurosos protocolos de bioseguridad, tanto para clientes como para empleados.
“Hoy empezamos una etapa muy importante donde el empleo resurge en nuestra querida Barrancabermeja, pero es muy importante la responsabilidad conjunta, tanto de las autoridades como de todos los barranqueños. Hemos autorizado más de 1.200 empresas y son 18.000 trabajadores que ya están desde el día de hoy activos. Así que tenemos un movimiento importante de reactivación económica pero también del cuidado de la salud”, dijo el mandatario distrital.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad