domingo 16 de septiembre de 2012 - 12:00 AM

Reflexiones Cotidianas, DENUNCIE EL ACOSO ESCOLAR

El acoso escolar, bullying o matoneo es una situación de acoso, intimidación o victimización en la que el alumno es atacado por un compañero o grupo de compañeros. con actos de agresión psicológica y/o física, repetitivos, prolongados en el tiempo, para satisfacer a los agresores y además, se evidencia un desbalance de poder entre víctima y agresor.
Escuchar este artículo

Las victimas por lo general son niños tímidos, serios, juiciosos y la mayoría de las veces algo sensibles o vulnerables. Los agresores tienen comportamientos desafiantes y disociales y que en la medida en que afianzan su poderío aumentan la gravedad de la agresión, muy posiblemente convirtiéndose en adultos antisociales.
Ejemplos de acoso que puede sufrir su hijo son: amenazarlo porque saca buenas calificaciones o entrega sus tareas a tiempo; obligarlo a entregar dinero diariamente, burlarse de él en público, dañarle sus objetos, obligarlo a hacer alguna maldad a un profesor o a otro compañero, obligarlos a delinquir o consumir drogas, darles golpizas y violarlo sexualmente.
Por lo general, los niños se asustan mucho porque no tienen el apoyo de sus compañeros ni de docentes y, finalmente, porque si sospechan que la victima ha hablado con un profesor o con sus padres le darán severas golpizas o los amenazan que lo matan a él, a sus hermanos o a sus padres.
Este es un problema mundial que ha afectado a todo Colombia, se presenta en colegios privados y oficiales, desde los grados iniciales de básica primaria y aumentando el número de victimas entre los estudiantes de 5° grado en adelante. Se ha conocido, de casos de estudiantes que han muerto en manos de los matoneadores.
Observe si la motivación de su hijo por el estudio disminuye, se enferma o trata de evitar ir al colegio. Observe si está triste, aislado de sus compañeros, si tiene trastornos en el sueño como insomnio, duerme mucho o tiene pesadillas. Revise si aparece con raspones o moretones; revise si los útiles escolares están rotos.
Asegúrele a su hijo de que él será protegido a toda costa, porque primero está su vida y su salud mental y física, que juntos como familia resolverán los problemas. Investigue de otros casos e infórmese bien para establecer la gravedad del matoneo, lo que han hecho los docentes y directivos de la institución. Si el caso es grave, es probable que lo mejor sea retirar al niño de la institución, pero ponga la denuncia amparado en los artículos 86, inciso tercero, y 241 numeral noveno de la Constitución Política; los artículos 31 a 36 del Decreto 2591 de 1991 y los artículos 42 al 45 de la Ley de infancia y adolescencia 1098 de 2006.  Pida ayuda al ICBF en las líneas gratuitas 018000918080 y 018000112440.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad