martes 06 de abril de 2021 - 12:00 AM

Un año del COVID en El Puerto:

El 6 de abril de 2020 se confirmó el primer caso positivos del virus en el distrito. Hoy el COVID-19 se ha llevado a 462 barranqueños y ha contagiado a más de 14.000 personas. El impacto económico y social ha sido incalculable, en una ciudad que aún lucha con la enfermedad.
Escuchar este artículo

De un día para otro la vida cambió para todos. La pandemia por el COVID-19 es, tal vez, la experiencia más difícil que han tenido que atravesar las generaciones recientes a nivel mundial.

En Barrancabermeja, el virus que a finales de 2019 se veía tan lejano, tocó a la puerta el 6 de abril de 2020, cuando fue confirmado el primer caso en la ciudad por parte del Ministerio de Salud en Juan Manuel Fonseca, un trabajador de Ecopetrol de 49 años, que infortunadamente falleció al día siguiente.

De ahí en adelante, el contagio no ha hecho otra cosa que crecer y hasta ayer le había arrebatado la vida a 462 barranqueños.

De salvador a salvado

Una de las imágenes más desgarradoras y temidas que ha dejado la pandemia es la de los pacientes luchando por su vida en una Unidad de Cuidados Intensivos. Sin embargo, esas experiencias a veces tienen finales felices y se convierten en la esperanza en medio de la incertidumbre.

Tal vez de las más sonadas en la ciudad fue la del subcomandante del Cuerpo de Bomberos Voluntarios de Barrancabermeja, Valentín Rojas Ortiz.

El paramédico de 56 años nunca imaginó que en la misma ambulancia que durante 40 años ha salvado la vida de cientos de barranqueños fuera a ser trasladado hasta una clínica para salvar la suya.

“En Bomberos guardamos los más estrictos protocolos de bioseguridad. Desafortunadamente, no sé cómo me pude contagiar y el día 9 de enero me realizo la prueba y salgo positivo”, relató Rojas Ortiz.

Luego de unos días en su casa las complicaciones respiratorias lo obligaron a pedir la ambulancia de Bomberos, para que sus mismos compañeros de trabajo lo trasladaran hasta la Clínica San Nicolás.

De ahí lo enviaron a una UCI del Hospital Regional, estuvo 30 días ahí y 4 días más en hospitalización.

“Eso es una tortura, es algo difícil de comprender. Cuando desperté pensé que solo habían pasado 3 o 4 días, uno pierde la noción del tiempo”, dijo.

Mientras estuvo en esa fase crítica, las oraciones de su esposa, sus dos hijos, su nieto y sus compañeros de Bomberos lo mantuvieron en pie. No tener comorbilidades o enfermedades de base también lo salvó, según le dicen los médicos.

“Afortunadamente, me tocó esto para ver la vida de otra forma. Hay que entender que Dios es el motor de la vida, sí hay esperanza mientras estemos bajo su manto”, agregó.

También le sorprende que haya tanta gente en la calle que todavía no se cuida y pide encarecidamente a los ciudadanos que cumplan las tres reglas del autocuidado: tapabocas, antibacterial y distanciamiento social.

“Esto es una realidad, cuando le tocan la familia es cuando uno toma conciencia. Cuando salí de UCI quedé que no podía sostener el cuerpo, se me afectaron los nervios de un brazo y aún presento problemas respiratorios. Hay que cuidarnos”, acotó.

La tasa de letalidad del virus en Barrancabermeja es del 3,1%, similar a la de Bucaramanga (3,15%) y Girón (3,49%).
fechas claves de la pandemia
2020
17 de marzo: la Alcaldía decreta toque de queda nocturno.
24 de marzo: la Alcaldía decreta el primer Pico y Cédula para hacer compras esenciales.
6 de abril: se confirma el primer caso de COVID en Barrancabermeja.
27 de abril: se inaugura el laboratorio de biología molecular para el procesamiento de pruebas en Policlínica.
18 de mayo: Inicia la búsqueda activa de casos positivos.
20 de junio: Alcaldía confirmó el primer contagio masivo en el Batallón Nueva Granada.
12 de agosto: inician los 12 días por la Vida para tratar de frenar el contagio.
19 de septiembre: inicia la estrategia PRASS en Barrancabermeja.
21 de septiembre: el Aeropuerto Yariguíes abre sus puertas a los viajeros.
2021
14 de enero: Barrancabermeja reporta ocupación UCI del 80%, la más alta hasta el momento.
2 de marzo: la vacunación contra el COVID-19 llega al distrito.
Coletazo’ para la economía
Las consecuencias de la pandemia se sintieron con fuerza en el sector comercial y empresarial del distrito. Las cifras dadas por la Cámara de Comercio de Barrancabermeja así lo demuestran.
En Barrancabermeja el 2020 trajo la mayor caída de empresas activas en los últimos 4 años, superando incluso la crisis de 2016 generada por la disminución en los precios del petróleo. En cifras, el distrito cerró el año pasado con 660 empresas activas menos que en 2019.
“La afectación por temas de pandemia ha sido muy notoria, una caída del tejido empresarial del 8% es bastante e indica que las empresas no están siendo capaces de sostenerse financieramente y no están pudiendo cumplir con la cantidad de empleos que venían generando”, dijo Pilar Adriana Contreras, directora de la CCB.
La situación afectó más a unos sectores que a otros. En el Puerto Petrolero el más golpeado fue el de alojamiento y ventas de comida y bebida, que reportó una disminución en el número de empresas del 20,2%.
“Hemos venido trabajado con los emprendimientos formales e informales que requieren apoyo y con las empresas que están en funcionamiento, toda la parte de reactivación económica. Esto ha sido en aspectos como orientación a cómo acceder a las medidas de alivio decretadas por el Gobierno Nacional y hemos desarrollado capacitaciones virtuales en diversos temas”, indicó la Directiva.
Prass, la estrategia ‘salvavidas’ del Puerto
Carlos Marulanda es el médico epidemiólogo barranqueño que lleva un año luchando de frente contra el virus y fue quien implementó en la ciudad la estrategia para salir a las calles a buscar los pacientes positivos, sintomáticos y asintomáticos, para tratar de frenar la cadena de contagio.
Una vez llega el virus a Barrancabermeja, ¿cuál fue su estrategia para detener el contagio?
Cuando comenzamos a realizar el PMU (Puesto de Mando Unificado) y a mí me colocan como el Jefe Operativo de la pandemia por COVID-19 todavía no teníamos ningún caso registrado y lo que hacíamos era buscarlos. Creamos un proyecto que se llama ‘Búsqueda centinela’ para ir hasta donde pacientes con síntomas como fiebre, fatiga, dolor de garganta y que hubieran viajado al extranjero. Buscamos personas que tuvieran enfermedades como Epoc, Asma o VIH.
¿Cómo fue el procedimiento para el primer caso positivo en Barrancabermeja?
El primer caso fue confirmado el 6 de abril, la persona estuvo en Bucaramanga en una clínica, luego se regresa a Barrancabermeja y comienza a presentar síntomas característicos de la enfermedad. Primero es atendido aquí, luego lo trasladan a Bucaramanga donde toman la prueba y sale positivo. Ante eso, nosotros hacemos el cerco epidemiológico para saber con quién estuvo, logramos tomarle prueba a varios de sus compañeros, detectamos a 3 personas a quienes también hicimos cerco epidemiológico. Así logramos cortar la cadena de contagio.
Si se cortó la cadena de contagio, ¿qué pasó para que se dispararan los casos en la ciudad?
Luego del primer contagio tuvimos un silencio epidemiológico, en donde no tuvimos ningún caso. Seguimos buscando los pacientes, pero hubo la reapertura económica, en la que se implementó las medidas de bioseguridad pero también la desobediencia social. Comenzamos a confirmar muchos más casos y en el proyecto de Búsqueda centinela se comenzaron a presentar casos donde dijimos que se iban a presentar.
¿Entonces cuál fue el alcance real de la estrategia de búsqueda centinela?
La idea de buscar y cercar los casos nos ayudó a que no tuviéramos en Barrancabermeja el colapso del sistema de salud como tal. Hemos logrado que el servicio no se colapse, claro que los compañeros que están trabajando en las clínicas y en las UCI les ha tocado difícil, pero realizar la búsqueda activa me permite cortar cadena de contagio para la transmisión del virus.
En medio de esta situación tan adversa, ¿qué aspectos califica como positivos al momento de enfrentar la pandemia?
El Secretario de Salud (Luis Fernando Castro) sabía las implicaciones y es muy conocedor del tema. Él buscó ventiladores mecánicos y buscó la apertura de las UCI y junto al señor Alcalde gestionaron para que pudiéramos tener esos equipos, porque Barrancabermeja no tenía la infraestructura que se ha estado fortaleciendo. Eso aumentó la capacidad para no colapsar la situación, las clínicas empezaron a contratar personal de salud capacitado como terapeutas respiratorios, especialistas. Entonces, se fortaleció la red.
Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Lea también
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad