domingo 05 de abril de 2020 - 12:00 AM

Más de 200 campesinos perdieron sus cultivos por emergencia en el río Chicamocha

Se estima que los represamientos sean intervenidos este domingo y lunes. Más de 30 familias de Jordán siguen resguardadas en un albergue. Alcaldes y comunidad en general vigilan las 24 horas del día los movimientos del río Chicamocha.
Escuchar este artículo

La emergencia reportada en el río Chicamocha cumplió más de 8 días. Tras una semana de incertidumbre, cientos de familias de municipios como Jordán, Cepitá y Aratoca esperan impacientes una solución. Al cierre de esta edición ya había llegado maquinaria a la zona y se estima que durante el día de hoy comiencen a intervenir los puntos de mayor riesgo.

El director de Gestión del Riesgo Departamental, César García, dijo a Vanguardia que luego de hacer un sobrevuelo con autoridades departamentales entendieron que la emergencia se produjo luego de que material natural se desprendiera de la montaña, terminara en el río e impidiera el cauce natural del mismo. Este hecho produjo una emergencia en tres municipios del departamento y la evacuación total de Jordán. Cultivos y familias de veredas aledañas se vieron perjudicadas y temen que en cualquier momento el represamiento se desprenda y ocasione una tragedia de grandes magnitudes.

César García señaló que Unidad Nacional de Gestión del Riesgo ya había autorizado la intervención del río con maquinaria y a su vez solicitaron ayudas humanitarias para los dos municipios en donde los cultivos se vieron afectados. Este sábado los Alcaldes de Cepitá y Jordán confirmaron el arribo de una oruga 320 y una retroexcavadora pajarita.

El primer mandatario de Jordán, Arnulfo Castro Ferreira, dijo a este medio que han montado un circuito de vigilancia constante las 24 horas del día, para que él y la comunidad registren los cambios que pueda presentar la poceta de agua, barro y escombros naturales. “La represa sigue con su mismo tamaño, no ha bajado un centímetro. Ya con la llegada de la maquinaria es una tranquilidad, pues por lo menos se ve una luz ante tanto miedo”.

En su momento Castro Ferreira ordenó la evacuación de más de 80 familias. Hoy 30 de ellas siguen en un albergue provisional esperando ayudas por parte de los Gobiernos Departamental y Nacional.

Por su parte el Alcalde de Cepitá, Óscar Javier Rey Rey, señala que en su territorio el cauce del río corre con normalidad, aunque esto no ha ayudado a que la emergencia pase. “Afortunadamente estos días no ha llovido. La tarea debe empezar en que la maquinaria pueda llegar al punto principal ubicado en la vereda San Miguel. Para eso deben atravesar una carretera destruida a costa de las lluvias. Una vez empiecen a quitar los sedimentos, ya la emergencia habrá pasado”.

Añadió que más de 200 familias campesinas terminaron directamente perjudicadas por la situación. Cultivos de tabaco y melón desaparecieron arrastrados por el alud de tierra. Veredas como San Miguel, Chorreras, Embudo, Perico, entre otras, esperan ayudas del Gobierno para solventar sus necesidades económicas.

Autoridades aseguraron que el monitoreo al río será constante y se sigue manteniendo la alerta en la comunidad. Quedó prohibida la práctica de pesca y la intervención en temas de agricultura, en laderas del Chicamocha por lo menos hasta que pase la emergencia.

Elija a Vanguardia como su fuente de información preferida en Google Noticias aquí.
Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad