jueves 16 de mayo de 2019 - 12:00 AM

“La muerte de la señora no fue por negligencia médica”: Hospital del Socorro

Tras el cierre de la UCI en el Hospital del Socorro son varias las dificultades que han tenido que atravesar los funcionarios de la institución. Muchas se atribuyen a señalamientos a través de las redes sociales.

Ante las acusaciones que han recaído sobre el Hospital Regional Manuela Beltrán, especialmente sobre Ariel Alfonso Jiménez Escobar, gerente, suscitadas en redes sociales, donde señalan que por una supuesta negligencia en la atención a una paciente de 80 años, esta había perdido la vida, directivos y junta médica entregaron declaraciones a medios de comunicación.

“Se trata de una serie de afirmaciones peligrosas que nacieron de la irresponsabilidad de personas al servicio público y comunidad en general, al momento de hacer un juicio. El presidente del Concejo del Socorro, Yesid Guinand, señaló que: “Las decisiones administrativas improvisadas matan más gente que las balas de la guerrilla. Por un aparente capricho ya murió una persona, ¿cuántas más deben morir?”, mencionó el corporado. Estamos dando la cara precisamente para darle fin a una acusación tan grave como esta. A la persona se le dio todo el tratamiento correspondiente, todo lo que necesitaba”, dijo el Gerente de la institución.

Cuadro clínico

Juan Pablo Azar, anestesiólogo, aseguró que el Hospital Regional Manuela Beltrán no es responsable del deceso de la mujer: “La recibimos remitida del Hospital de San Gil, se determinó que ingresó por una patología quirúrgica y se le brindaron todos los protocolos nacionales e internacionales. Una paciente de 80 años que tenía varias enfermedades adicionales a la que requería consulta, que se trataba de una enfermedad abdominal severa derivada a una hernia atrapada en la pared abdominal que necesitaba de cirugía. Al momento del ingreso los órganos no recibían suficiente sangre, necesitaba ayuda de respirador, presión arterial baja, una falla renal y todo esto por supuesto necesita soporte de órganos”.

El profesional narró que la paciente fue operada de urgencia pese a un riesgo de morbilidad de 96%. La intervención tuvo una duración de 1 hora y necesita ser traslada a una unidad de cuidados intensivos: “El médico tratante elevó la solicitud de UCI a la EPS Medimás, quien es la responsable de la paciente. Mientras se realiza el trámite presenta un paro cardiorrespiratorio, se informa de la prioridad y nos dicen que había sido remitida al Hospital Universitario de Santander, en Bucaramanga”.

Juan Pablo Azar manifestó que todo se trató de una serie de errores y falta de comunicación entre el Hospital de San Gil, la EPS y la UCI San Gabriel del Socorro, puesto que la paciente al momento de llegar al Regional Manuela Beltrán, ya tenía orden de ser recibida en la unidad de cuidados intensivos del lugar; la UCI lo sabía pero no lo informó al Hospital. “Por parte del Manuela Beltrán no encontramos ninguna inoperancia o negligencia en la atención de la señora. Todo lo contrario pues brindamos atención de muy buena fe de acuerdo a la solicitud, la urgencia y lo que requería la paciente”.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad