jueves 07 de mayo de 2009 - 10:00 AM

Ambulantes reclaman control total del comercio informal

Con escepticismo los 30 vendedores de frutas y aguacate que comercializan sus productos en los vehículos de carga denominados 'zorras', se trasladaron ayer a la rampa de la calle 14 de San Gil.

No obstante, la mayoría de los vendedores señalaron no estar satisfechos con la medida, toda vez que consideran que la nueva ubicación afectará considerablemente las ventas.

Gregorio Mojica Montero, uno de los vendedores, señaló que la norma no le parece buena, 'pero hay que acatarla porque es algo que ya viene por fuerza mayor para la recuperación del espacio público'.

Otros por su parte advirtieron que si bien en esta oportunidad están dispuestos a acatar la exigencia, reclaman que la medida de control sea para todos los vendedores ambulantes del municipio, ya que de lo contrario amenazan con salirse del lugar designado.

Como se recuerda, la Administración Municipal acordó de manera mancomunada con los representantes de las llamadas 'zorras', su traslado hacia la rampa de la calle 14, en procura del respeto por el espacio público.

En este sentido, a partir de ayer, quienes infrinjan la norma, serán objeto del decomiso de sus productos.

Eso sí, si bien a dichos vendedores les está prohibido circular por el centro histórico de San Gil, pueden hacerlo en los barrios periféricos de manera transitoria y no estacionaria.

Publicado por
Lea también
Publicidad
Comentarios
Comente con Facebook
Vanguardia no se hace responsable por las opiniones emitidas en este espacio. Los comentarios que aquí se publican son responsabilidad del usuario que los ha escrito. Vanguardia se reserva el derecho de eliminar aquellos que utilicen un lenguaje soez, que ataquen a otras personas o sean publicidad de cualquier tipo.
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad
Publicidad